miércoles, 20 de septiembre de 2017

Diseñando el siglo XXII 3

Para la nave de ataque mazarite de Fallen hero (ENT, 1.23) se hicieron diversos diseños, pero finalmente para construida a partir de las alas superiores de los pájaros de guerra romulanos de la clase D’deridex. Doug Drexler dijo que la nave fue un rompecabezas, construido a partir de las cajas de maquetas de AMT/Ertl. El mismo modelo fue reutilizado para la nave illyrian de Damage (ENT, 3.19), en cuyo guión solo se indicaba que era ligeramente más pequeña que la clase NX.




El personal de producción se refería a esta nave como destructor arkoniano, a pesar que en el capítulo Dawn (ENT, 2.13) se identificaba como “nave militar”. Este modelo sería reciclada para los xindi-arbóreos en The council (ENT, 3.22) y posteriormente para los tellarites en United (ENT, 4.13).




Los cruceros de batalla andorianos, vistos por primera vez en Cease fire (ENT, 2.15), fue diseñada por John Eaves que no tenía ninguna referencia, a pesar que esta raza había aparecido ya en Journey to Babel (ST, 2.15) de 1967, inspirándose en un elementos orgánicos para los primeros enfoques como las mantarrayas e incluso en las antenas de los propios andorianos. Otro diseño tenía forma de cohete, teniendo dos inspiraciones distintas, del hidroavión PBM Mariner de la 2ª Guerra Mundial y de la reimaginación de Battlestar Galactica, para los motores. Cada uno de los cuales aportaron parte del concepto de la nave.


La nave osaarian de Anomaly (ENT, 3.02) fue descrita como “merodeador de aspecto siniestro”, mientras que en la versión final del guión ya se le identificaba como “buque mercante”. Como información adicional se indicaba que la nave tenía dos disruptores, pero que podía ser derrotada por cañones phaser y tres torpedos fotónicos. Los primeros modelos diseñados por John Eaves lo describen como “nave de ataque merodeadora”.






Ll. C. H.


Links relacionados:


jueves, 14 de septiembre de 2017

Diseñando el siglo XXII 2

En Fight or flight (ENT, 1.03), el tercer capítulo de la serie Enterprise, nos presentan una misteriosa nave de extraño aspecto que se había dedicado a extraer la triglobulina de la sangre de unos pobres axanar, cual vampiro espacial. En el guión solo se indicaba que la nave fuera “futurista” y “muy avanzada, con placas en el casco y conductos similares a las bombas biológicas”. Nunca fue identificada, aunque contaba con una interesante manera de abordaje: una especie de grapa que se acoplaba al casco y con una perforadora penetraba en el interior de la nave. Método ya visto en los vidiianos en Fury (VOY, 6.23), pero que no deja de ser innovador en un universo donde los abordajes pueden ser tan sencillos como transportase a bordo del adversario.






En el guión de Silent enemy (ENT, 1.12) se describía como “elegante y oscuro, tan oscuro, de hecho, que es difícil de distinguir contra la negrura del espacio”. La misma nave sería utilizada en E2 (ENT, 3.21) de manera que podemos decir que esta especie eran los kovaalans. Era una nave muy avanzada comparándola como la clase NX, con potentes escudos, armas de energía que disparaban pulsos verdes en forma de media luna y tecnología que impedía las exploraciones de otros buques.


La nave kreetassana de Vox Sola (ENT, 1.22) no fue descrita en el guión, aunque según se indica en pantalla contaba con velocidad de curvatura y comparándola con la Enterprise podría tener unos 100 metros de longitud. Sí se referían a los kreetassans como “humanoides de aspecto exótico” y la vista final de la nave sí recoge esta descripción.


En el capítulo The crossing (ENT, 2.18) la Enterprise se encuentra con una gigantesca nave que les engulle, cual Geppetto y Pinocchio tragados por la ballena. Fue descrita como “de otro mundo, con una forma diferente a cualquier otra nave que se haya visto”. En la proa tenía “un portal grande, parecido a una tortuga” y su interior como “vasto y extraño paisaje. Oscuro, como el interior de Giger”, refiriéndose al dibujando H. R. Giger, creador del alien de Alien. “Con pequeños nódulos incrustados en el techo y el suelo no es ni nivel ni plato, como varias estructuras [construidas en el suelo]”.




Para su trabajo el ilustrador Doug Drexler indica: “Visualicé a la Enterprise siendo atacada por un insecto. Había visto una araña saltar sobre su presa y devorarla, así que eso es lo que estaban pensando”. Se hicieron diversas apariencias, pero este lo mantuvo con apariencia orgánica, pero dando una sensación metálica distinta. “Una anémona, para tirar de su captura del día”. John Eaves confirma que las primeras versiones tenían un aire a insectos, como los escarabajos, que recordaba a los cruceros jem’hadar. Tras rechazarla se fue inspirando más en una especie de pez/Máquina del Juicio Final, cuya versión definitiva tenía una composición aleatoria de patrones orgánicos en el casco.




 Ll. C. H.


Links relacionados:


sábado, 9 de septiembre de 2017

Diseñando el siglo XXII 1

Uno de los retos que se presenta al rodar una pre-cuela de un universo ya existente es que encajen los diseños de producción (naves, vestuario y demás artefactos) con los que previamente había aparecido en lo que sería su futuro. Esto sí se consiguió en las tres pre-cuelas de Star Wars, donde la galaxia que nos mostraban se encontraba en un momento de mayor esplendor que lo que habíamos visto en la trilogía original (que ocurría tras un periodo de guerra y transcurría lejos de los mundo más avanzados y ricos). 

La serie de Enterprise se desarrollaba en el siglo anterior a las aventuras del capitán Kirk, Spock y McKoy a bordo de la Enterprise rodadas en los años sesenta. Por lo que era un reto considerable, teniendo en cuenta la evolución tecnológica en la realización de las series de ciencia-ficción del 2000. Contaba con la ventaja que en la serie clásica se habían visto pocas naves alienígenas y las que habían aparecido en pantalla eran muy sencillas. Por lo que podía permitirse cierta innovación en sus diseños. Aun así tanto en las películas y como sobre todo en los spin-off del siglo XXIV de TNG, DS9 y Voyager, sí se habían visto muchos más modelos, por lo que los aspectos tendrían que tener cierta evolución. Claro que tenemos que tener en cuenta que una serie, cuya acción se desarrollaba en otro momento que sus predecesoras, ha de marcar su propio diseño y aspecto en la producción para diferenciándose de las anteriores. Y el resultado con respecto a las naves, podríamos decir que se consiguió a medias.


La nave maluriana que vimos en Civilization (ENT, 1.09) a pesar de ser más grande y mejor armada que el Enterprise, capaz de disparar diez descargas de energía simultáneamente, fue derrotada por la astucia de los tripulantes de la Tierra y de Vulcano.







La nave de la milicia Takret vista en The catwalk (ENT, 2.12) era una nave sofisticada, posiblemente capaz de alcanzar el factor de curvatura 7, tenía un casco con doble punta, como aparece en el tercer dibujo.




La descripción de las naves de contención de Extinction (ENT, 3.03) solo indicaban que eran “bastante grande”. Era más lenta que la Enterprise, capaz de alcanzar el factor 4 de curvatura y armada con cañones de partículas duales delanteros. 


Para Chosen realm (ENT, 3.12) se identificó la nave de los triannon como un buque pequeño, más que el Enterprise, gastado por el tiempo en el espacio y dañado.







Ll. C. H.


Links relacionados: