martes, 23 de mayo de 2017

Comparativa de armamento 5

Proyectiles Star Trek (1)

Entre los proyectiles navales tácticas de carácter ofensivo los más extendidos son los torpedos, un arma autopropulsada, capaz de guía autónoma y con una poderosa cabeza de guerra. Sus características varían dependiendo de su origen, aunque básicamente es una carcasa en cuyo interior se ubican el sistema de propulsión, los sensores de detección y guía, junto a una cabeza de guerra con un gran poder de destrucción.


FLOTA ESTELAR:
Torpedos espaciales
Esta era el arma ofensiva estándar de la Flota Estelar de la Tierra al principio de la década del 2150, cuya clase Triton contaba con una ojiva con explosivos de tricobalto, similares a las minas romulanas encontradas por la Enterprise en el 2152 [Minefiled (ENT, 2.03)]. Esta podía ser extraída y usada como explosivo [Future tense (ENT, 2.16)], aunque su rendimiento no podía ser alterado [The Expanse (ENT, 2.26)] por el tamaño de la cabeza de guerra [Especulación del autor]. Su rendimiento y ojiva de contacto tenían una gama mayor que sus sucesores, los torpedos fotónicos [Startrek.com], incluyendo la posibilidad de incluir una cabeza nuclear, (1) como las que se usaron durante la guerra entre la Tierra y Romulus [Balace of terror (ST, 1.08)]. Aun así era ineficaz contra oponentes equipados con escudos deflectores, ya que en ocasiones rebotaban o detonaban al impactar contra estos. Tenía un motor de impulso lento, que le hacía vulnerable a las armas de partículas de la defensa puntal antes de hacer impacto [Fight or flight (ENT, 1.03)] y su alcance era muy inferior a los torpedos fotónico [The Expanse (ENT, 2.26)], aun así el USS Franklin aun contaba con esta arma en su arsenal en el momento de su desaparición en el 2164 [ST Beyond].

Torpedos fotónicos
Estos son los precursores de los torpedos de fotones, y fueron desplegados a bordo de la Enterprise en el 2153. (2) Podían ser lanzados tanto a velocidad de curvatura, como de impulso, con un alcance 50 veces superior a los torpedos espaciales y estaban equipados con ojivas de antimateria de rendimiento variable [The Expanse (ENT, 2,26)]. El resto de sistemas internos eran simulares a los torpedos espaciales [Startrek.com] y a pesar de su mayor potencia, aun no podía penetrar eficazmente los escudos deflectores si estos estaban a máxima potencia, como los de los pájaros de guerra klingon, aunque sí provocar daños suficientes para disuadir a la nave atacante [The Expanse (ENT, 2,26)].

El proyectil incluir advertencias del uso del empleo de campos magnéticos de aislamiento, recordando que si este se rompía podía liberar niveles letales de rayos gamma. De manera que el oficial táctico de servicio debía de ser notificado antes de la carga o descarga de la antimateria e impedir la manipulación de campos magnéticos cerca del dispositivo para evitar que interfiriera con los campos de contención [ST Enterprise]. No obstante se diferenciaban de sus sucesores de fotones por tener su ojiva más sencilla, de manera que un oficial bien entrenado podía desmontarla en menos de treinta segundos [Riddles (VOY, 6.06)], aunque podían ser cargadas con diversos elementos, como microcélulas de sarium, como habían hecho los vissianos en el 2153 [Cogenitor (ENT, 2.22)].

Torpedo de fotones
Con capacidad de curvatura y con una cabeza de combate de anti-materia, son las armas tácticas estándar en la Flota Estelar durante el siglo XXIII y XXIV. Esta longevidad se debe a que su sencilla configuración, en su interior contiene un sistema de propulsión compacto, la guía autónoma y la ojiva de guerra, le permite una alta adaptabilidad y pueden ser modificados para usos en los que no habían sido pensados originalmente. El primer artefacto de estas características entró en activo en el 2215 con una ojiva formada por deuterio y anti-deuterio, como un arma nuclear de diseño de implosión, con un alcance máximo de 750.000 kilómetros, debido a que este era el límite de estabilidad de su campo de contención. Tenía una baja tasa de aniquilación y era adecuado como arma defensiva, estando operativo hasta el 2271. Su carcasa era igual que la de los torpedos fotónicos, estaba compuesta por terminium, teniendo una forma elíptica alargada y unas medidas de 2.1x0.76x0.45 y una masa de 247.5 kilogramos [ST TNG Technical manual]. (3) El torpedo normalizado en el 2285 era el Mark VI [ST II: The wrath of Khan], siendo remplazado por el Mark VII en el 2293 [ST VI: The undiscovered country], ambos con un cuatro unidades de propulsión magnaempuje [Mr. Scott’s Guide to the Enterprise], mientras que en el 2375 la Flota contaba con el Mark XXV [ST DS9 Technical manual], estando etiquetados con la advertencia “componentes pho-torp Mark IV” [Tribunal (DS9, 2.25)].

La ojiva estándar es muy versátil y puede graduarse en 16 niveles de diferentes rendimientos preestablecidos [New ground (TNG, 5.10)], siempre sujetas a actualizaciones y mejoras, como en el 2370, cuando el modelo XXI aumentó el efecto explosivo un 11% [Genesis (TNG, 7.19)], alcanzando la capacidad destructiva entre los 25 idótopos, capaz de destruir una ciudad entera en cuestión de segundos [Living witness (VOY, 4.23)] y los 200 isótopos en su máxima potencia [Scorpion (VOY, 4.01)]. El Mark XXV, que entró en servicio en el 2375, con un aumento del 5% en sus reactivos con respecto el diseño anterior y teniendo una capacidad de 18,5 isótopos superior, al criogenizar sus componentes [ST DS9 technical manual]. La detonación de materia/anti-materia emite radiación iónica, la cual puede ser peligrosa para las naves no blindas a corta distancia [New ground (TNG, 5.10)]. Otras cabezas de guerra, como la clase 9 tiene mayor poder de explosivo, teóricamente capaz de destruir un gigantesco organismo bioplásmico si se detonara profundamente dentro de su cuerpo [Blis (VOY, 5.14)]. Mientras que la clase 10, además de tener un rendimiento aún más potente, permitía adaptar otras tecnologías, como la borg, convirtiéndose en el 2374 en una especie de sistema entrega, al incorporar nanosondas que al detonar eran esparcidas gracias a la onda expansiva, afectando a la especie 8472, siendo denominada por la tripulación de la USS Voyager como ojiva biomolecular [Scorpion II (VOY, 4.01)].

Operativamente esta arma permite una gran flexibilidad y combinación táctica durante el combate. Por tanto se podían lanzar diversos proyectiles programados para detonar a diferentes distancias o potencias para causar el mayor daño posible, incluyendo la interrupción de una onda de solitones disparando cinco torpedos activados a nivel 16 [New ground (TNG, 5.10)]. En el 2368 se usó una “ráfaga de alta energía de nivel 6”, fijada para confirmar el rendimiento de las ojivas para así exponer la firma de taquiones del desplazamiento de un pájaro de guerra romulano oculto, sin dañar las naves [Redemption (TNG, 4.01)]. Cuentan con un detonador subespacial para ser activado remotamente y abortar el torpedo una vez lanzado [Genesis (TNG, 7.19)], o se puede programar su detonación a distancia, como una medida de advertencia [Code of honor (TNG, 1.04)]. También pueden usarse como artefacto explosivo tras ser transportado fuera de la nave [Dark frontier (VOY, 5.15/16)], o convirtiéndose en una mina estática al no activar su sistema propulsor tras ser expulsada por el lanzatorpedos [Year of hell (VOY, 4.08/09)]. Mientras que con una configuración manual pueden emitir ráfagas luminosas con una dispersión inicial de 6.9 kilómetros, para iluminar partículas de materia oscura en la Nebulosa Mar Oscura [In theory (TNG, 4.25)] o generar una llamarada de curvatura al emitir una explosión poliluminosa sostenida y alumbrar una zona del espacio con altas concentraciones de radiación theta [Night (VOY, 5.01)].

Al igual que la ojiva, el sistema motor ha ido actualizándose con el tiempo, variando en alcances, dependiendo del rendimiento que se quiera obtener. El torpedo tiene un motor sustentador de curvatura para su propulsión [escena cortada en Half a life (TNG, 4.22)], de manera que las bobinas del motor absorben y mantienen el campo de distorsión subespacial del tubo lanzador, agregando energía desde las células de combustible para mantener la velocidad. Si estos son lanzados en curvatura, continuarán viajando a esa velocidad, mientras que si son disparados a subluz, estos nunca alcanzarán el umbral de curvatura [ST TNG Technical manual]. También puede usar como combustible la anti-materia de la cabeza de guerra, de esa manera para el uso adecuado de esta arma, teniendo en cuenta que la a mayor distancia se consume más anti-materia y reduce la potencia de la explosión, esta ha de ser ajustada dependiendo del enemigo para que el efecto destructivo sea adecuado. Por ejemplo contra el borg la lucha de ser a muy corta distancia, para usar la máxima potencia al dar en el blanco y generar un mayor daño antes de que estos se adaptaran. No siendo igual en el caso de los klingons o contra los thalarianos. De manera que cada situación táctica modifica su alcance óptimo, permitiendo al mismo tiempo un alto grado de adaptabilidad [Especulación del autor]. Así el arco de la distancia máxima está comprendida entre los 3,500.000 [ST TNG Technical manual] hasta los 4,050.000 kilómetros [ST DS9 Technical manual], aun así el tipo-6 puede desplazarse hasta un blanco situado a 8 millones de kilómetros [Human error (VOY, 7.18)]. No obstante para enfrentarse a enemigos bien protegidos con escudos deflectores y blindajes los combates, como los cardassianos, no suelen superar distancias de 300.000 kilómetros (4) para maximizar la potencia de las ojivas [The wounded (TNG, 4.12)]. Al ser lanzados generan un expulsión de plasma dentro de los tubos de lanzamiento [Future’s end II (VOY, 3.09)], activando sus motores 30 metros después de salir de la nave [ST TNG Technical manual].

Sus sistemas de guía pueden ser calibrados para buscar una sustancia concreta, en el 2293 se pudo rastreaba el gas ionizado de un pájaro de presa klingon oculto [ST VI: The undiscovered country], aunque los campos de thoron o las sombras de duranium pueden crear falsas lecturas en sus sistemas de guiado y engañarlas [Emissary (DS9, 1.01/02)]. También cuenta con un escudo, que le permite sobrevivir unos segundos mientras penetra en las capas superiores de una estrella y detonar en su núcleo [Pen Pals (TNG, 2.15)]. Los cuales tienen una frecuencia de modulación medida en megahercios, que les permite penetrar los escudos defensivos de sus objetivos [ST Generations]. Mientras que con un discriminador de fase podría detonar en una variación del continuo espacio tiempo diferencia [Time’s arrow II (TNG, 6.01)].

Su carcasa se usa además en varias sondas, como en la clase VIII [The emissary (TNG, 2.20)]. Mientras que desprovistas de todo equipamiento es tradición que la Flota Estelar las utilice como los ataúdes de los miembros de la tripulación caídos en acto de servicio para ser lanzados al espacio, entre las estrellas [ST II: The wrath of Khan].

Torpedo Gravimétrico
Esta arma en realidad es la modificación de un torpedo estándar Mark-XXV al que se le ha añadido una carga gravimétrica, (6) capaz de detonar una proto-estrela de tipo-6 dando lugar a la formación de un agujero de gusano, en un explosión que equivaldría de 54 a 80 isótopos, en este último caso pudiendo destruir un pequeño planeta [The Omega Directive (VOY, 4.21)]. La carga utilizaba un campo de inversión de gravitones que provoca un cizallamiento entre las dos fuerzas gravitacionales, causando un daño estructural severo. Estas armas son extensamente usadas por el Colectivo Borg, sobre todo contra razas que se resisten a la asimilación [juego Starfleet Command III]. El cizallamiento gravimétrico es un tipo de distorsión comúnmente asociada a ciertos fenómenos astronómicos como racimos estelares o tormentas neutrónicas. Este sucede cuando el coeficiente gravitatorio produce un gran esfuerzo sobre la materia que cruza un punto de manera tangente [Especulación del autor].

Torpedos quánticos
El llamado “Pho-torp Mark Q-II” inició su desarrollo en el 2236, aunque no sería aplicado en un primer test hasta el 2355 [ST: DS9 Technical manual], estando plenamente operativo en la década del 2370, siendo desplegadas a bordo de las naves de la clase Defiant [Defiant (DS9, 3.09)], en los modernos Sovereign [ST: First contact], así como en los veteranos cruceros Excelsior [Paradise lost (DS9, 4.12)] y en los cazas de ataque Peregrine [Sacrifice of angels (DS9, 6.06)]. De manera que para poder utilizar los mismos tubos de lanzamiento su carcasa tenía las mismas dimensiones que los torpedos de fotones. (5) Se sabe que la Unión Cardassiana también habían desarrollado este proyectil, estando entre el armamento alistado a bordo de la nave automatizada, y considerada arma de destrucción masiva, ATR-4107. Aun así debían de ser modificados para poder ser usados por la Flota Estelar [Dreadnought (VOY, 2.17)].

Tiene una ojiva de plasma [For the uniform (DS9, 5.13)] basaba en la rápida expansión de energía desde el vacío hacia el punto-cero, partiendo desde una membrana espacio-temporal de 11 dimensiones, retorcida en una cadena de topología Genus-1, alojada dentro del vacío ultra-limpio de una cámara de reacción de campo de punto cero de 1.38 metros de longitud en forma de lágrima. Su detonación, enriquecida con vapor de fluorado, potencia su emisión de distorsión continua, expandiendo la membrana formando partículas subatómicas acompañadas de una liberación de energía altamente explosiva, equivalente a 52.3 isotones [ST: DS9 Technical manual], que deja tras su detonación residuos de antimateria [Regeneration (ENT, 2.23)]. Aun así no era incapaz de destruir el neutrónio sólido [To the death (DS9, 4.23)].

Utiliza un procesador de gel bio-neural para el control de vuelo y una red thoron para bloquear las contramedidas. Su sistema de propulsión similar al torpedo de fotones con un motor sustentador de curvatura, aunque es más ágil al tener cuatro propulsores de microfusión para el control de maniobra. La bobina sostiene el campo de deformación induciendo campos secuenciales desde el lanzador de torpedos, agregando potencia desde una célula de combustible de materia/anti-materia en miniatura [ST: DS9 Technical manual], generando una característica luz blanquecina alrededor del proyectil [Defiant (DS9, 3.09)].

Dispositivo de tricobalto
Estos proyectyiles, que no están en la dotación estándar de las naves estelares, tienen un rendimiento extremadamente alto, con una potencia de 20.000 teracochranes, midiendo su capacidad destructiva en toneladas al tener un efecto cinético en el impacto contra su objetivo, por lo que son capaces de producir interrupciones o incluso rupturas en el subespacio [The Voyager conspiracy (VOY, 6.09)], aunque sin considerarlas armas subespaciales prohibidas por los Acuerdos de Khitomer [ST Insurrection]. El tricobalto fue descubierto por la Federación en Janus VI en el 2192 y dentro de la tabla periódica de elementos tiene un peso atómico de 332 y el número atómico 129, con el símbolo Tr [Star Fleet medical reference manual]. Al ser usado como explosivo genera una explosión termocinética que produce mucho calor. Es usado por romulanos desde el siglo XXII [Minefield (ENT, 2.03)], las computadoras de Eminiar VII lanzaban ataques simulados con estas armas [A taste of Armageddon (ST, 1.23)], y el maquis logró hacerse con él en el 2373 [Blaze of glory (DS9, 5.23)], así como los habitantes del planeta de rápida rotación que encontró la USS Voyager en el cuadrante Delta [Blink of an eye (VOY, 6.12)]. Los tholianos detonaron una ojiva de estas para generar un pozo gravitacional en una estrella muerte para crear una brecha interfásica a un universo paralelo en el 2268 [In a mirror, darkly (ENT, 4.18)]. Los torpedos de la Flota Estelar tienen un fulgor blanco/azulado, similar a los torpedos quánticos, cuando son lanzados [Caretaker (VOY, 1.01/02)].

Torpedos transfásicos
Dispositivo operativo en la Flota Estelar en el 2404 y que se consideraba como arma anti-borg [Endgame (VOY, 7.25/26)]. Su ojiva genera un pulso de compresión subespacial existente en una superposición asimétrica de fase, de manera que los escudos solo pueden bloquear un subcomponente del pulso y no todo entero, permitiendo que parte de la explosión alcance su objetivo. Cada proyectil tiene una configuración diferente, generando aleatoriamente un efecto de retroalimentación disonante, por lo que aunque un proyectil pueda bloquearse, los otros alcanzarán el objetivo al no poder anticiparse a su configuración y protegerse de ellos [Novela TNG: Greater tan the sum]. El borg solo pudo adaptarse tras conseguir las especificaciones, después que los Flota se viera obligada a enviar estas a toda sus naves durante una incursión masiva [Novela Destiny: Lost Souls]. La tecnología también podía aplicarse a los escudos y en los emisores phaser, aunque en estos no con suficiente potencia como para ser efectiva [Novela Destiny Gods of night].

  
Notas de producción:
(1) El nombre de “torpedo espacial” nunca se pronunció en pantalla y como en Balance of terror (ST, 1.00) se menciona que la Flota Estelar usaba armas nucleares durante la Guerra entre la Tierra y Romulus, es posible que fueran estos torpedos los que las empleaban. Tampoco se especifica si el modelo visto en pantalla es de la clase Triton.

(2) Malcolm Reed indica en el capítulo Cogenitor (ENT, 2.22) que no está familiarizado con las armas fotónicas y en The Expanse (ENT, 2.26) ya fueron instaladas a bordo de la nave. Aunque eso no significa que no estuvieran siendo desarrolladas antes o que simplemente Malcolm no conociera los pormenores de su funcionamiento.

(3) Existe una discrepancia en el peso, ya que según el libro ST DS9 Technical manual este es de 186.7 kilogramos. Hemos dejado la primera referencia, por ser la más antigua. Según este mismo libro el límite de su alcance es de 4,050.000 kilómetros.

(4) Los alcances del arma son bastante contradictorios, según lo visto en The wounded (TNG, 4.12) la distancia óptima de uso sería de 300.000 km, mientras que en Human error (VOY, 7.18) se mencionan 8 millones de kilómetros, el doble que en los manuales técnicos se menciona. La especulación que hago en el texto me parece la explicación más plausible y permite usar todos los alcances indicados.

(5) Esta última afirmación es una especulación, pero probable. Esta arma apareció por primera vez en Defiant (DS9, 3.09), y según el primer borrador de ST First contact una flota de naves borg era derrotada gracias a estas armas antes de la intervención del capitán Picard y la Enterprise-E en la Batalla del Sector 001. Eran descritos como de forma y color oscilantes y cambiantes durante su trayectoria hasta el blanco, penetrando el casco y estallando dentro del cubo con una explosión parecida a la supernova. Un concepto simular al torpedo transfásico visto en Endgame (VOY, 7.25/26).

(6) Nunca se ha aclarado que era la carga gravimétrica que la capitana Janeway ordena instalar en un torpedo en The Omega Directive (VOY, 4.21). En geofísica, la gravimetría consiste en la medición del campo de gravedad, de manera que podríamos deducir que dicha carga podría generar su propio campo gravitacional (teniendo en cuenta que se utiliza como arma y no como mecanismo de medición) que aumenta la potencia de la explosión a lo descrito en el capítulo. Esto convertiría el torpedo gravimétrico en una de las armas más poderosas de la Flota Estelar.

Ll. C. H.


Links relacionados:

martes, 16 de mayo de 2017

USS Spirit 3

USS Spirit

            – ¿Estás seguro de esto? – le preguntó el doctor Bishop en la escotilla de embarque.
            – No tenemos otra opción Johachim – le recordó de Lattre –. El teniente Shimura ha encontrado en la información que ha recopilado que hay una sustancia capaz de curar las heridas por radiación. Eso confirma lo que nos ha dicho Tycho, y este nos asegura que puede conseguir ese tratamiento. Confío plenamente en usted.
            Bishop asintió y se internó en el Diosa Lunar. La escotilla se cerró y el cordón umbilical se separó con un ruido metálico. Mientras de Lattre observaba como aquella nave se alejaba del Spirit, pensó si estaba haciendo lo correcto, pero tampoco tenía muchas opciones. Luego subió al puente para esperar las noticias.
            Tras la reunión con Tycho había hablado con Bishop para organizar los grupos, tenían poco tiempo y sobre todo no podía cometer errores. En el primer viaje valoraría las posibilidades e intentaría encontrar esa manera de curar a la tripulación. Si en Naboo encontraban la manera, en el siguiente viaje irían los niños de abordo y los heridos. Así podrían curar en cinco viajes a todos los de a bordo. Si no, estarían muertos en una semana. Por otro lado confiar en Tycho era correr un gran riesgo, pero había algo en aquel hombre que le indicaba que podía creer en su buena fe.


Naboo

            El transporte atravesó la atmósfera en un día soleado y se posó suavemente en el primer nivel del puerto espacial de Theed, la capital del planeta. Un grupo de guardias, equipados con armaduras acolchadas marrones, no tardaron en llegar, desplegándose frente a la rampa de acceso. Su oficial se acercó a Tycho con afabilidad y empezaron a charlar, mientras que en el extremo de la rampa Bishop y T’Lar les observaban. El capitán de la Diosa Lunar les había dicho que conocía al responsable de aduanas y que les daría permiso sin problemas. Después que Tycho y el oficial hablaran un rato, este último se dirigió hacia los oficiales de la Flota.
            – Soy el teniente Penak, bienvenidos a Naboo – indicó el oficial mirándose con detenimiento, pero sin suspicacia. Frente suyo podía ver un hombre de cincuenta años, con la mirada tranquila y vestido con una chaqueta gris sencilla, pero elegante y una camisa clara. La mujer que le acompañaba tenía las orejas puntiagudas y su mirada era tranquila, que llevaba un trabaje con un tejido artesanal y refinado –. Nos informaron de que estaban afectados por radiación.
            – Así es, necesitamos ayuda médica inmediata. Soy el doctor de mi gente.
            – Acompáñenme, por favor – replicó este que les siguió hacia un aerodeslizador que estaba tras la línea de guardias, subió el teniente Penak, Tycho, el doctor Bishop y otros cinco oficiales que iban con ellos, incluyendo a T’Lar y salieron del puerto espacial.
            » Tycho me ha dicho que les encontró a la deriva – continuó Penak ya dentro del vehículo, mientras este se elevaba, alejándose del espacio puerto hacia la ciudad.
            – Nuestra nave fue afectada por una anomalía espacial – explicó Bishop –. Eso fue lo que nos afectó.
            – Seguro que nuestros doctores les podrán ayudar – respondió Penak con una sonrisa, estaba claro que no eran una amenaza.
            El vehículo se detuvo frente a un complejo de edificios coronados por cúpulas y rodeados de cuidados jardines. Rápidamente una mujer, vestida con una bata blanca, salió a recibirles y Penak habló con ella unos instantes antes de que todos entraran en el edificio principal.
            – Soy la doctora Ilno – se presentó señalando la puerta para acceder al interior del hospital. Era bastante baja y debía de tener unos cincuenta años, el pelo recogido y una mirada dura y profesional –. Soy la responsable del servicio de guardia.
            – Yo soy el jefe médico, el doctor Bishop. Mi compañera es la segunda oficial de a bordo, T’Lar.
            – ¿Cuántos afectados hay por la radiación? – preguntó Ilno.
            – Toda la tripulación, cerca de cuatrocientos individuos – respondió Bishop, deteniendo en seco a la doctora ante el número de afectados.
            – ¿Qué tipo de radiación?
            – No sé cómo la llamarán, pero sus efectos son degeneración molecular.
            – Vengan.
            Ilno les condujo hacia la sala de diagnóstico y le pidió a T’Lar que se estirara en una camilla flotante, mientras Bishop permanecía junto a Ilno. Un pequeño robot con la cabeza alargada y sin piernas se acercó flotando a la camilla y empezó a teclear los controles.
            – La unidad GH-7 de análisis realizará las pruebas para determinar que tipo de radiación han absorbido – explicó la naboosiana.
            – ¡Robots! Dentro de poco hasta los hologramas harán de médicos – replicó este en un susurro mientras el droide realizaba el examen, cuyo resultado aparecía en una pantalla holográfica junto a la doctora Ilno.
            – Se ve claramente el daño celular – explicó esta cuando GH-7 terminó el escáner, ampliando la imagen azulada para comprobar el estado de las células del paciente.
            – Se deduce que fueron afectados una rápida descarga de radiación electromagnética de alta frecuencia de la banda EM terciaria de baja intensidad. Una exposición mayor hubiera sido mortal de manera instantánea y dolorosa – indicó la voz tranquila y metálica del robot –. Propongo terapia de bacta para detener la necrosis celular y regenerar su integridad.
            – El efecto no está muy avanzado, así que con una primera sesión de una hora remitiremos los efectos mortales. Pero para una curación total serán necesarias más sesiones.
            – ¿Esta sustancia, funcionará con esta radiación y con sus efectos tan extendidos? – preguntó Bishop.
            – ¿No conoce el bacta? – se sorprendió Ilno.
            – Es un fluido gelatinoso sintético que rejuvenece las células dañadas – explicó el servicial GH-7 –. Este se mimetiza con su cuerpo y activa la regeneración natural, es capaz de reparar casi todas las heridas y los daños causados al cuerpo, como los de esta radiación de alta frecuencia.
            – Impresionante – se sorprendió Bishop.
            – Como ha venido con varios de sus tripulantes, si lo desea podríamos empezar los tratamientos ahora mismo – indicó Ilno gentil.
            – Sí, por favor – replicó Bishop –. Aunque me gustaría supervisar personalmente ese tratamiento.
            – Es curioso que no conozcan el bacta – comentó esta con ingenuidad.
            – Procedemos de una región lejana...
            – Eso a mí no me interesa, doctor. Solo curar a los pacientes – le cortó con rapidez Ilno.


            Poco después el tripulante Kol’tos, provisto de una mascarilla para respirar, se sumergía en el tanque transparente mientras Bishop, T’Lar e Ilno observaban el proceso a través de un cristal desde la sala de observación.
            – Si me lo permite, desearía saber más sobre esa substancia, el bacta – indicó el doctor sin evitar su curiosidad.
            La responsable del hospital esgrimió una sonrisa y empezó a explicarle el procedimiento al que iban a ser sometidos todos.
            – Si pudiera, me encantaría poder llevarme una muestra – dijo Bishop fascinado. Ilno asintió, satisfecha en poder enseñar nuevas técnicas a otro profesional de la medicina, porque aunque este no conociera el bacta había podido comprobar que sus preguntas eran precisas e inteligentes, dignas de otro buen profesional.
            Cuando Kol’tos terminó su inversión en el interior del tanque, Bishop extendió su tricorder médico y buscó los efectos de la radiación en las células del efrosian. Había sido el primero ya que por alguna razón era el que estaba más afectado, posiblemente por sus características genéticas.
            – ¿Siente alguna molestia? – le preguntó.
            – No señor. Incluso la torcedura del tobillo ya no la siento. Pero tengo un sabor en la boca extraño, y este olor...
            – Eso es muy normal – intervino Ilno, que estaba cada vez más fascinada con aquellos extranjeros –. El olor y el sabor pueden permanecer unas semanas, dependiendo de la raza.
            – Entonces tendremos que aumentar el inhibidor del olfato para los vulcanos – comentó jocoso Bishop mirando a T’Lar, mientras terminaba de completar el examen y verificar que efectivamente la degeneración molecular había remitido. En aquel momento la radiación thalaron ya no era mortal y en otras inversiones en el tanque desaparecía completamente.
            – ¿Tienen más razas a bordo de su nave? – preguntó Ilno con curiosidad.
            – Así es. No tenemos prejuicios ni discriminaciones en ese sentido y creemos que la diversidad en el trabajo en común nos hace más fuertes. Si me permite, me gustaría ser el siguiente – indicó entonces el jefe médico.
            – Por supuesto. Si lo desea tenemos más tanques de bacta disponibles. El resto de su tripulación tendrá que prepararse.
            – ¿Cree que es seguro? – preguntó entonces T’Lar cuando Ilno se dirigió a la sala contigua para preparar los tanques.
            – Sí – le respondió con seguridad a la vulcana –. Quiero estudiar el proceso e intentaremos reproducirlo a bordo del Spirit. Si lo lograra nos ahorraríamos traer a toda nuestra gente hasta este planeta. Y además de curarnos de la radiación también solucionaría las heridas por quemaduras y descompresión sufridas en el accidente.
            – Como usted vea – asintió T’Lar alzando una ceja, el argumento de su jefe médico era impecable, aunque solo si podían replicar aquella sustancia –. Transferiré la muestra a la Seleya para que la lleven a bordo.
            – Me parece bien. Que el departamento de biología empiecen de inmediato.
            Mientras Bishop se desnudaba, el droide GH-7 le entregada a T’Lar una muestra de la gelatina sintética que guardó en un macuto que había llevado con ella. Después lo colocó en el suelo junto a una mesa.
            – Seleya, transporte mi bolsa. Energía – dijo tras presionar el comunicador que llevaba oculto en su chaqueta e instantes después esta se desintegraba sin que nadie en el hospital se percatara de ello.
            Segundos después Shimura abría el macuto a bordo de la runabout situada en órbita del planeta. Se habían colocado en uno de los puntos ciegos que dejaba la red de seguridad del planeta con la misión de rescatar a Bishop y su equipo si la situación se complicaba. Y aunque la Seleya era un prototipo experimental, gracias a la excelente eficacia vulcana, estaba completamente equipada, incluyendo un sofisticado ordenador M-15 con un procesador Isolinear III. Por lo que en pocos minutos pudo realizar un análisis molecular la bacta, descubriendo que se encontraban ante un elemento químico sintético formado por tres tipos de sustancias. Esperó que a bordo de la Spirit pudieran reproducirla. Comprimió los datos del análisis y los envió a su nave por el subespacio.
            – Mantenga la órbita Kinapk, esperaremos aquí por si el doctor Bishop nos necesita – indicó Shimura después de enviar la comunicación.
            – Sí, señor – replicó el rigelian.


USS Spirit

            Tras el regreso del Diosa Lunar, el doctor Bishop y el capitán de Lattre se dirigieron al laboratorio de biología, donde les esperaba el jefe del departamento, la teniente Azcárraga.
            – ¿Qué nos puede decir? – preguntó el jefe médico nada más entrar en la estancia, parte de cuyo techo se había desprendido durante el accidente, pero ya se había recogida y los equipos estaban ordenados y sus responsables trabajando en ellos.
            – Es perfectamente factible reproducirlo – contestó esta, girándose hacia el ordenador que tenía la muestra –. Es un compuesto mimético, más bien un gel bio-mimético, parte de origen bacteriano de origen natural aunque esta muestra ha sido procesada industrialmente. Realiza una función de buscar las heridas o enfermedades provocando un rejuvenecimiento rápido de las células afectadas.
            » Es muy similar a los químicos sintéticos utilizados para experimentos de ingeniería genética y clonaciones – prosiguió la exobióloga mostrando otra información en su pantalla y miró a sus superiores –. Este tipo de gel es ilegal en la Federación.
            – ¿Entonces el compuesto es igual que el que la Federación tiene catalogado como ilegal? – preguntó de Lattre, que recordaba que esta tenía un doctorado de la Universidad Estelar Flint de Holberg 917G. La conocía bien después de haber servido a bordo en los últimos dos años, habiéndose destacada como una profesional inteligente y resuelta. Apenas unas semanas antes había recomendado su ascenso y concedido el traslado a la USS Bellerephon donde estaba destinada su prometida, con la intención de casarse en unos meses. Pero en aquel momento aquello quedaba a millones de años luz de distancia y lo más probable es que nunca volvieran a verse. Dos vidas truncadas por su decisión de seguir a los ferengi.
            – No exactamente, señor. Digamos que sería de su familia – respondió Azcárraga, que se apresuró a completar la explicación, adelantándose a los pensamientos de su superior –. Pero la venta de este tipo de material está prohibida, incluso tratar de obtenerla, ya que se pueden fabricar explosivos orgánicos.
            Estaban aislados, sin posibilidad de regreso, la una manera de mantener la esencia de la Flora Estelar era seguir las leyes de la Federación, pero las vidas de todos estaban en un riesgo mortal. No podía volverse a equivocar.
            – Nosotros no queremos obtener explosivos – puntualizó el capitán tras reflexionar unos instantes –. Si podemos producir esa sustancia a tiempo, ahorraremos tener que trasladar a toda la tripulación al planeta y eso reduce nuestra exposición a esta galaxia. Váyanme informando de sus progresos, gracias.
            – Necesitaré la orden por escrito, señor – contestó esta con un titubeo.
            – Por supuesto. Le ordeno replicar ese gel, el bacta. Le enviaré la orden y lo anotaré en el diario de abordo.
            – Solo es por protocolo, señor – explicó esta –. Y lo mejor de todo, es que podremos empezar a usarlo de inmediato – dijo esta con una gran sonrisa, sorprendiendo a ambos oficiales.
            » El alférez Ophlim ha usado los datos de los tanques que envió el teniente Shimura para reproducirlos en la holocubierta 2. Podríamos introducir el gel que generamos en una simulación holográfica, de esa manera nos ahorraremos el tener que replicarlos, con la energía y el tiempo que eso supone.
            – Eso suena como una locura – comentó el capitán.
            – Pero puede funcionar, señor – indicó la científica.
            – ¿Ha que ritmo podemos generarlo? – preguntó Bishop con satisfacción.
            – Cuando terminen de reparar el laboratorio 3, podríamos llenar un tanque en tres horas. Siendo realista cuatro, pero el proceso se irá acelerando a medida que lo perfeccionemos. No tendrá la misma densidad y será más lento que el proceso en el planeta, es decir más tiempo de exposición, pero funcionará.
            – Ordenaré que den preferencia para reparar el laboratorio 3 y que revisen las holocubiertas – indicó de Lattre que se giró hacia Bishop –. Empiece en cuanto esté listo, priorice a los heridos más graves y a los miembros imprescindibles para las reparaciones urgentes.
            – Los niños serán los primeros – contestó Bishop, recibiendo tan solo un asentimiento por parte de de Lattre, que se despidió de ambos doctores y salió del laboratorio de biología.


Dos semanas después

            Dos de los cuatro motores de impulsión se encendieron y el Spirit empezó a moverse lentamente. Con los amortiguadores de inercia aun dañados todos sintieron como la nave empezaba a desplazarse, mientras el crujido de los mamparos resonaba por toda su estructura, como si esta se quejara de un maltrato inhumano.
            – Integridad al ochenta por ciento – indicó T’Lar desde la posición de ingeniería del puente.
            – Aumenten velocidad un cuarto tras comprobar los sistemas – ordenó de Lattre visiblemente satisfecho al comprobar que su nave aguantaba. Hacía varias semanas que se había producido el accidente que les había llevado hasta aquella galaxia y ahora estaban haciendo una prueba de rendimiento de los motores de impulsión. Con estos llegar hasta Ohm-D’un, una de las lunas de Naboo donde Tycho tenía su mina, les llevaría años. Y con la imposibilidad de activar el motor de curvatura, la propuesta de Hisrak había sido modificar la tecnología de aquella galaxia para poder viajar más rápido que la luz y hacer un salto al hiperespacio y llegar a Naboo. Pero para eso el Spirit debía de tener una serie de requisitos estructurales que en aquel momento no cumplía. El más importante era sellar el casco y reparar los escudos, así como campos defuerza para impedir que la nave se desintegrara al acelerar hacia el hiperespacio. Y para ello tenían que tener los motores operativos para el primer impulso. Y mientras se comprobaban el rendimiento de estos, el replicador industrial se encargaba de fabricar las secciones del casco que debían reemplazar.
            Cuando llegaran a Ohm-D’un podrían hacer alunizar y completar el resto de reparaciones en un lugar seguro. Tanto Tycho, y en especial su compañero gungan Nit, se habían volcado en ayudar a Hisrak y el resto de ingenieros para trabajar en el diseño de un multiplicador de hiperespacio. Este era un sofisticado mecanismo que usaba antimateria para generar una singularidad que provocaba una torsión en las cuerdas del nanoespacio, lanzando la nave a otra dimensión, la cual acercaba dos puntos cuánticos lejanos a una distancia mucho menor. Los fundamentos eran parecidos a la velocidad de curvatura, pero en vez su usar el subespacio, estos usaban capas superiores que impulsaban la nave a una velocidad mucho mayor. Si todo saldría bien, en un mes podrían estar listos para viajar hasta su destino.
            Y mientras el resto de las reparaciones se llevaban a buen ritmo, otras preocupaciones en la mente del capitán. Y el lugar donde se encontraban era una de ellas.
            La galaxia donde habían ido a parar no se podía decir que fuera un lugar seguro. Por lo que había podido ver las leyes de desarrollo planetario de Hodgkin también se aplicaban allí, así las culturas y especies humanoides que habían evolucionado en aquellas estrellas eran muy parecidas a las de la Vía Láctea. Por lo menos eso les ayudaría a poder ocultarse o incluso buscar una manera de regresar a casa. Políticamente la mayor parte de esa galaxia estaba dirigida por la mano de hierro desde la capital: Coruscant por el Emperador Palpatine en un régimen que era la antítesis de su Federación: tiránico y con leyes xenófogas que daban prioridad a la raza humana sobre el resto y sometido por una poderosa máquina militar surgida de las devastadoras Guerras Clon. Lo único que parecía alentador era que aunque según el análisis del teniente Shimura su nivel de desarrollo era simular al suyo en muchos aspectos, aunque estos apenas sí conocían o tenían en cuenta el subespacio para su tecnología. Por lo que muchos de sus sistemas, como las comunicaciones subespaciales, los transportadores o la velocidad de curvatura, pasaban completamente desapercibidos para las autoridades de aquella galaxia. Lo que esperaba que les pudiera ser útil en el futuro. Por el momento debían de intentar ocultarse y pasar desapercibidos completamente.
            Tycho había resultado ser una persona sincera, y mucho más parecida a ellos de lo que imaginaba. Gracias a las conversaciones que había tenido con él, este le había explicado que había participado, con las Fuerzas Reales de Naboo, en la guerra librado diez años antes entre la República contra la Confederación de Planetas Independientes. Pero tras la llegada del Imperio, había preferido establecerse por su cuenta. Desde entonces había estado trabajando de transportista a bordo del Diosa Lunar y en ocasiones de contrabandista por el sector y otros cercanos. Con la cada vez mayor presencia militar imperial en aquellas regiones había pensado que cambiar de negocio era una buena solución, por lo que había adquirido la licencia para una prospección minera. El problema era que parecía que la beta estaba agotada, pero esperaba con la ayuda del Spirit encontrar otro yacimiento y así recuperar su inversión inicial y compartir con ellos parte de las ganancias.
            También le preocupaba su tripulación. Gracias a haber podido replicar el bacta y reproducir en la holocubierta los tanques todos a bordo habían recibido sus tratamiento y los daños sufridos por la radiación thalaron habían sido curados, además de la mayoría de las heridas causadas por el accidente. Y también estaban las bajas. Recordaba todos y cada uno de los nombres de los hombres, mujeres y hermafroditas que habían perecido bajo su mando. Y muchos de ellos los había conocido en aquellos años, empezando por su oficial científico: Abdel Khalaf por quien tenía un gran afecto, tanto personal, como profesional. Estaba convencido que llegaría a ser un gran capitán, aunque aquello ahora ya era imposible. No podía olvidar a la valerosa alférez Lysia que había activado el campo de fuerza de su sección salvando por ello la vida de sus compañeros, a pesar de ser ella misma absorbida por el vacío fuera de la nave y dejado a su hijo Ardern huérfano. O a la teniente Syout, una andoriana de seguridad que le había escoltado en una misión diplomática en Angosia, que dejaba esposo y dos hijos en su planeta, a los que quería traer cuando estos fueran más mayores. El tripulante Joseph Rosenblum del departamento científico, hacia tres meses que estaba a bordo y según su esposa tenía una relación amorosa con otro tripulante de ingeniería. El teniente Po’lkina, un axanar también del departamento de ingeniería con la que nunca había hablado, pero que sabía que Hisrak apreciaba mucho por su intuición. Y así podía seguir hasta completar todos los que figuraban en su lista.
            Todos ellos eran héroes irremplazables. Habían estado bajo su mando, su seguridad era su prioridad como capitán del Spirit y les había fallado. A partir de ese momento todas sus acciones iban a estar dirigidas a proteger al resto de los oficiales y civiles que estaban a bordo de su nada.


            – La prueba de rendimiento fue un éxito – explicó Hisrak en la reunión de situación con toda la oficialidad –. Gracias a la ayuda del equipo de ingenieros vulcano, que estaba evaluando la Seleya, hemos adelantado mucho en el diagnóstico de los sistemas y hemos localizado las zonas del casco más vulnerables, con lo que pronto empezaremos a reforzarlas. Para ello utilizaremos los generadores de campos de fuerza gungan que Nit nos ha proporcionado y que tienen un rendimiento mejor que los nuestros estándar. Por suerte el multiplicador de hiperespacio consume poca energía comparado con el motor de curvatura o los motores de impulsión, por lo que podremos dirigir esta hacia los amortiguadores de inercia, el sistema de integridad estructural y los campos de fuerza. La nave podrá aguantar perfectamente el corto viaje hasta el sistema de Naboo y la luna de Ohm-D’un. Aunque agotará el ochenta por ciento de combustible de deuterio que nos queda.
            » Antes me gustaría enviar un equipo de ingenieros para preparar las instalaciones del capitán Tycho. De esa manera nos aseguraremos que no haya ningún contratiempo.
            – También hay otra cuestión, al dar prioridad a ingeniería y el casco, nadie ha reparado otros sistemas, como los replicadores de comida – dijo entonces la consejera Nara –. El único que aun funcionaba en la cubierta nueve se ha estropeado esta mañana. Y la verdad, llevamos días comiendo raciones y no todas las especies pueden prolongar una situación así mucho tiempo. Fruta y verdura fresca sería de agradecer.
            – Entonces tendremos que regresar a Naboo para comprar comida primero y encontrar deuterio o como se llame en esta galaxia – admitió de Lattre –. Shimura, prepare un equipo, me gustaría que fuera a bordo del Diosa Lunar, así no levantaremos más sospechas que las necesarias. Quiero que averigüe la manera de conseguir combustible y que Hisrak le haga una lista de cualquier cosa que necesite.
            » Doctor, ¿cómo están el resto de sus pacientes?
            – Toda la tripulación ha pasado ya por el tratamiento de los tanques, hemos guardado el bacta que fabricamos, por si lo necesitamos más adelante – explicó Bishop –. El comandante Crespo a partir de mañana podrá regresar a sus obligaciones, de manera que solo permanecen en la enfermería una media docena de heridos que en breve también serán dados de alta. El más grave es el alférez Jenowa, a quien le tuve que amputar un brazo. Me gustaría por tanto poder llevarle de nuevo al planeta, allí estoy seguro que la doctora Ilno podrá ayudarnos con algún tipo de implante.
            – Preferiría limitar nuestros contactos externos – dudó el capitán –. Pero si lo cree conveniente. Hágalo.


Naboo

            El Diosa Lunar aterrizó en el espacio puerto de Threed como la vez anterior, los trámites aduaneros se realizaron con rapidez y mientras Shimura iba con Tycho para adquirir los suministros que les faltaban, el doctor Bishop se dirigió con Jenowa y dos miembros de seguridad hasta el hospital.
            Donde le recibió la doctora Ilno.
            – Recibí su comunicación – dijo ésta acompañándole hacia su despacho –. Me sorprendió que pudiera curar a su tripulación.
            – Sin su ayuda no hubiera podido hacerlo – replicó este quitándole importancia así mismo, cambiando de tema rápidamente –. Pero a bordo hay otros heridos, que no puedo curar.
            – Seguro que el departamento de prótesis cibernéticas puede ayudarnos – indicó Ilno con una sonrisa después de escuchar la condición médica de Jenowa.
            Cruzaron varios pasillos que Bishop advirtió que estaban más vacíos que la última vez que había estado allí. Al abrir una puerta se encontró cara a cara con media docena de soldados de asalto, equipados con armaduras blancas y una franja marrón desde las hombreras hasta la manopla, alzaron sus armas como si de un resorte se tratara apuntándoles. Por el pasillo por donde habían llegado aparecieron más. Estaban rodeados.
            – ¡Que ha hecho! – ladró Bishop mirando a Ilno desconcertado. Esta se limitó a apartar la mirada y a alejarse por el pasillo.
            – Nos acompañarán – indicó uno de los soldados con voz metálica que cogió a Bishop por el brazo y le empujó hacia la salida, mientras sus compañeros desarmaban a los miembros de seguridad y se los llevaban detrás del doctor.


            Al mismo tiempo Shimura compraba a través del crédito de la compañía de Tycho la comida y algunas pocas cosas que le había pedido el jefe de ingeniería.
            Le parecía que era arriesgado confiar tanto en un desconocido como aquel hombre, pero este parecía estar complacido de poder ayudarles. Aunque también esperaba una recompensa a la hora de explotar los derechos de extracción de la mina que había adquirido en la luna del planeta. Esta procedía de una concesión gungan que había sido incautada por orden del gobernador, o moff del sector y que la había adquirido Tycho a un precio irrisorio. Parecía que los derechos de los seres nativos de aquel planeta habían ido disminuyendo desde la creación del Imperio y cuyas protestas habían sido rápida y violentamente reprimidas. Al tiempo que les iban privando y restringiendo la libertad que habían gozado antaño. Como su anfitrión contaba con amigos entre estos, como su jefe de ingenieros, había comprado la concesión para entregar los beneficios que sacara a sus verdaderos propietarios. Esta había sido una manera de luchar contra la tiranía, como el mismo decía. Pero sus previsiones habían fallado y ahora se encontraba al bordo de la ruina, por lo que esperaba poder recibir su ayuda para proseguir con su negocio.
            Tras regresar de adquirir las provisiones y mientras las estaban cargando en la nave, el teniente Penak se acercó a Tycho.
            – Acabo de recibir una orden de Panaka – dijo nervioso –. Para retenerte aquí, con tus... nuevos socios.
            – ¿Tenemos tiempo antes de que les informes que estamos aquí? – preguntó este esperando poder escapar.
            – Lo siento, ya están aquí – replicó Penak con pesar y en ese momento el ruido de los motores de repulsión de varios vehículos les indicaron que era demasiado tarde. Segundos después estaban rodeados por tropas imperiales.
            Los soldados de asalto cogieron a los tripulantes del Diosa Lunar y a los cuatro hombres que acompañaban a Shimura, que no opusieron resistencia al desarmarles. Les subieron a los vehículos, y dejando a un pelotón vigilando la nave, se dirigieron hacia la ciudad de Theed.
            Les dejaron a las puertas del palacio, custodiadas por seis gigantescas estatuas haladas y otros tantos guardias con el distintivo marrón de la guardia personal del gobernador. Un oficial de uniforme negro indicó que les siguieran, guiándoles por el interior del suntuoso palacio, hasta el Salón del Trono. Era una estancia imponente, con un gigantesco ventanal que iluminaba con una claridad cegadora. Las altas paredes estaban cubiertas de mármol rojo y marfil, coronados por capiteles finamente trabajados. La suntuosidad del lugar se palpaba a simple vista.
            Allí estaba sentado un hombre de rostro duro, con el pelo cano y una mirada penetrante, que parecía empequeñecido ante la grandeza y dimensiones de la sala. Con un gesto ordenó que los guardias se retiraran, quedándose solo con Shimura, Tycho y el doctor Bishop, que también estaban allí.
            – Mi viejo amigo... ¿Qué es lo que has pescado esta vez? – preguntó visiblemente débil desde el trono de mármol donde estaba sentado, girándose hacia los dos foráneos –. Nos conocimos cuando tanto el teniente Tycho, que como yo, servíamos en las fuerzas reales de Naboo… hace tiempo ello – se apresuró a aclarar, aprovechando para hacer una pausa para tomar aliento y observar a los tres oficiales de la Flota.
            » Soy el moff, el gobernador imperial – se presentó y con una mano temblorosa cogió un baso de agua que tenía sobre una pequeña mesa auxiliar y se lo acercó, bebiendo un sorbo –. La doctora Ilno me dijo que habían podido curar a más de cuatrocientos de sus tripulantes tan solo con una muestra de bacta. Lo juzgó como un logro impresionante para la medicina. Así que me pregunto... ¿por qué no hacen lo mismo conmigo?
            » Me muero. Aunque supongo que para mí viajo amigo Tycho, eso es una buena noticia... – prosiguió Panaka con una sonrisa malévola en los labios –. Doctor, puede regresar a su nave, aunque retendré aquí a sus compañeros hasta que regrese. Sé que su nave no puede desplazarse, ni defenderse.
            » El mayor Lorgat, le dará las muestras que tiene la doctora Ilna de mi incurable y mortal enfermedad. Espero que usted obtenga mejores resultados que ella.
            Dicho lo cual el oficial que les había recibido apareció, llevándose a Bishop.
            – Un día doctor. Tiene un día antes que los ejecute a sus amigos que retengo y vaya a buscarles – dijo Panaka antes de que este saliera del Salón del Trono.


USS Spirit

            – ¿Podemos rescatarles? – le preguntó de Lattre al mecánico de Tycho tras la narración de Bishop, que había regresado con el Diosa Lunar.
            – Muy bien protegido, Panaka, está – respondió Nit –. Fuerte vigilado el palacio desde último atentado contra el moff. Muy difícil acercarse a él.
            – Gracias – replicó el capitán del Spirit. El gungan asintió, pero se quedó en el umbral de la puerta y se giró hacia su anfitrión.
            – Tycho justo hombre es – dijo refiriéndose a su amigo –. Otros humanos olvidan la amistad con mí pueblo. No Tycho.
            – Estamos en deuda con él, también le rescataremos – sentenció y el desgarbado alienígena pareció satisfecho, saliendo del despacho.
            – Con nuestra tecnología podríamos hacerlo – dijo Crespo que aquel mismo día se había incorporado a su puesto como primer oficial –. Pero ¿qué haríamos después de liberarles? No tenemos con que huir sin velocidad de curvatura. ¿Y si la tuviéramos, a dónde iríamos? Tampoco tenemos escudos con los que defendernos.
            – Entonces, ¿qué sugiere primero? – le preguntó.
            – Doctor, tendrá que a curar ese hombre – respondió Crespo dirigiéndose hacia este.
            – Lo primero es averiguar que enfermedad padece ese moff – le ordenó de Lattre sabiendo que no tenía otra opción. Bishop asintió y salió del despacho.
            – Eloy – le dijo el capitán a su primer oficial, que pocas veces usaba su nombre de pila para ordenarle algo –, prepara un plan de contingencia. No podemos fiarnos de sus intenciones.
            – Ya podemos conectarnos con la HoloNet, averigüe todo lo que queda de ese tal Panaka. Y junto a la consejera Nara haré un perfil psicológico – respondió este y dejó solo a de Lattre.


            Varias horas después los dos oficiales superiores entraban en la enfermería, llamados por el doctor.
            – Xenopolycythemia – dijo Bishop casi como si de un acertijo se tratara –. Es una enfermedad de la sangre, que provoca una proliferación excesiva de glóbulos rojos y finalmente la muerte. O por lo menos Panaka padece una enfermedad muy parecida.
            – ¿Puede sintetizar la cura? – preguntó de Lattre.
            – Sí, gracias a los fabrini. Se ha de suministrar pequeñas dosis de una droga, al cabo del tiempo el paciente se recupera completamente.
            – ¿Podrías hacer que eso no sucediera? – preguntó entonces Crespo, sorprendiendo a sus compañeros.
            – ¿Qué me estás sugiriendo? – preguntó airado Bishop.
            – Si le curamos, nada le impediría acabar con nosotros – explicó este –. Pero si le hacemos creer al moff Panaka que le somos imprescindibles, tal vez tengamos alguna posibilidad para completar las reparaciones del Spirit hasta que estemos en condiciones para defendernos. ¿Puede fabricarla para mañana?
            – Claro que sí. Pero no me parece ético lo que propone – replicó el doctor con visible mal estar –. Hace mucho tiempo hice un juramento que me impedía usar mi conocimiento para dar a los demás.
            – Johachim claro que sé que hiciste el Juramento Hipocrático – le respondió en un tono conciliador –. Y no te estoy pidiendo que lo rompas. Solo que en vez de curar a Panaka, le mantengas con vida el tiempo que necesitamos.
            – ¿Capitán? – preguntó le doctor dirigiéndose a su superior.
            Este miro a Crespo, se había sorprendido tanto como su jefe médico, pero la lógica de su primer oficial era impecable. No tenían muchas alternativas: incapaces de moverse e indefensos, eran presa fácil para Panaka que tenía bajo su mando los recursos del Imperio Galáctico en aquel sector. No tenían alternativa, tenían que ganar tiempo.
            – Hazlo, es una orden. La anotaré en el Diario de a bordo – le indicó de Lattre.
            – Sí, señor.
            Los dos oficiales dejaron a Bishop refunfuñando en la enfermería, sin que los dos dijeron nada hasta estar en el turboascensor.
            – Dile a Nit que prepare el Diosa Lunar para partir inmediatamente y al teniente Kinapk que me acompañe a Naboo junto al doctor Bishop.
            – Me niego a que vallas al planeta – replicó Crespo enérgico –. Según las regulaciones de la Flota Estelar el capitán no puede liderar un equipo de misión ante una situación hostil. Y ciertamente esta lo es.
            De Lattre miró fijamente a Crespo.
            – Tomaré nota de su oposición en el diario de abordo, pero comandante esta vez iré yo – le dijo con firmeza.
            – Por lo menos enviaré a la Seleya para que te cubra – respondió este sabiendo que no iba a cambiar la decisión de su capitán y amigo.
            – Ahora solo tengo que decírselo a Laren.
            – No quisiera estar en tu pellejo.


Continuará…