domingo, 14 de agosto de 2016

USS Discovery

Este artículo puede contener spoiler.

Ya conocemos el aspecto de la nave protagonista de la nueva serie de Star Trek y su nombre. Esta sigue la dinámica de nombrarla como la nave/base como título, en este caso: Discovery. La gran sorpresa ha sido su diseño, que está basado en el que hizo Ralph McQuarrie (el mismo que hizo las ilustraciones de Star Wars Episodio I. Una nueva esperanza) para la película Star Trek: Planet of the Titans, uno de los diversos desarrollos para de la saga ente 1976 y 1977 que no llegaron a plasmarse.

El número de serie de la nave es el NCC-1036, un número bajo (la Enterprise de Kirk tiene la legendaria matrícula NCC-1701) por lo que, si sigue la numeración cronológica, su construcción se realizó a principios del siglo XXIII. En realidad Bryan Fuller ya ha sugerido que la historia se podría establecer antes de la serie original. Incluso que podría tener “o no” alguna conexión con la Sección 31.

La nave sigue un diseño estándar de la Flota Estelar: sección del plato, con otra de ingeniería situado debajo y con dos barquillas de curvatura. Aunque el casco es triangular y alargado, dando una sensación de velocidad.

Los bocetos de McQuarrie la mostraban en la base asteroide que hemos visto en el trailer.

B-24-CLN
Se construyeron dos modelos basados en los bocetos de McQuarrie, uno de los cuales tenía la matrícula B-24-CLN, lo que sugiere un registro de una nave experimental o que no perteneciera a la Flota Estelar.

Esta no será la primera vez que vemos este diseño en pantalla, ya que se pudo apreciar en el interior del dique espacial en ST III: The searh for Spock. Solo se pude ver la parte del casco de ingeniería y las barquillas. Realmente fue una maqueta que añadieron para “hacer bulto” en el interior del puerto espacial, pero al haberse visto se considera un diseño oficial.

Volveríamos a verla entre los restos de la batalla de Lobo 359 en Best of both worlds (TNG, 4.01) y en el depósito naval de Qualor II en Unification (TNG, 5.07).

USS Discovery NCC-1036
La presentación de esta nave (en un CGI provisional) nos ha ofrecido la posibilidad de ver algunos de los detalles de la nave, que recoge las líneas básicas del diseño de McQuarrie, pero con muchos más detalles.













Personalmente antes de dar mi opinión con respecto al Discovery, me gustaría ver o saber algo más de la nueva serie. Aunque hubiera preferido un diseño más original. Tendremos que esperar a enero para ver el motivo por el que se ha escogido esta nave, tal vez esté relacionado con la historia que quieren desarrollar.

Ll. C. H.


martes, 9 de agosto de 2016

Crossover Star Trek - Star Wars. 24

Capítulo 7
Sección 31
Tercera parte.


Nueva Fabrina

            La citaron justo al alba varios días después en el parque que formaba parte del campus universitario McCoy situado junto a la capital. El lugar exacto era una fuente, que reproducía el pedestal de mármol oscuro que había representado al Oráculo del Pueblo, con el mapa estelar del sistema de Daran: el Mundo de Provisión prometido. El parque estaba desierto, salvo algún vecino paseando su mascota y un grupo de estudiantes que estaba corriendo entre los setos y las zonas de césped. En una de las vueltas pasaron junto a la fuente y vio como un papel recubriendo una pequeña piedra caía a sus pies. Al abrirlo encontró escrito en fabrini el número de una de las líneas de transporte urbano que llevaban del campus al centro de la ciudad y la hora. Se levantó y se dirigió para coger la lanzadera terrestre a la hora señalada. Esta fue llenándose poco a poco mientras se internaba en las calles de la capital, hasta que una vez abarrotado sintió como alguien le metía algo en el bolsillo de la chaqueta, era otro papel con una dirección. No estaba lejos, tan solo un par de paradas más. Al llegar se encontró con un edificio a medio construir, tan solo la estructura y con una valla a su alrededor. Pero otro lado de la calle había una entrada a los antiguos niveles subterráneos que los primeros fabrini había construido al llegar al planeta. Instintivamente supo que era allí donde tenía que ir.
            Descendió las escaleras encontrando la verja abierta, por lo que se internó en el túnel, húmedo y frío, iluminado escasamente por las luces de emergencia. Este llevaba hacia un antiguo mercando, que ocupaban una gran estancia con varias entradas, con varias columnas que sostenían el techo. La tenue luz formaba sombras lúgubres, mientras el eco amplificaba las gotas de agua que se filtraba desde el techo y que caían sobre charcos formados en el suelo de piedra viva. Su amiga Lora la había sugerido que llevara una pistola phaser, podía conseguir un antiguo modelo de principios de siglo de uno de sus clientes. Pero había rechazado la idea, ella era una abogada que solo había disparo un par de veces en las galería simuladas de tiro, además prefirió no ir armada por si era apresada por las fuerzas imperiales. Su corazón latía con fuerza mientras observaba aquel lóbrego lugar y se arrepintió por el mismo motivo por el que no había querido llevar un arma: que era una jurista, ahora le decía que tampoco era una espía. Había aceptado regresar a su planeta en aquella misión como parte del esfuerzo en aquella guerra, pero ahora no estaba segura de haber hecho bien. ¿Sería capaz de llevar a cabo la tarea encomendada? Y si todo era una trampa del Imperio ¿resistiría la tortura y revelaría lo que conocía de la resistencia? Con aquella adrenalina corriéndole por sus venas, casi podía notar como las marcas de su rostro y el cuerpo se le acentuaban. Que las venas de su cuerpo se vieran era una característica fisiológica fabrini que había desaparecido en los años transcurridos a bordo de la Yonada y que había vuelto a aflorar cuando empezaron a recibir los primeros rayos solares tras pisar la superficie del Planeta de Promisión.
            Mientras tenía aquellos pensamientos una figura apareció en una de las entradas. No se sobresaltó ya que estaba preparada, pero su corazón aumentó su ritmo cardíaco, notando la adrenalina fluir por sus venas. Al acercarse hacia la luz vio como la miraba sus ojos negros, solo pupila negra, dándose cuenta que era un betazoide.
            – ¿Quién la envía? – le preguntó al cabo de un instante el betazoide. Vestía con ropas civiles, tenía una mirada serena, penetrante.
            – Soy la teniente Elona Welder del departamento del abogado general
            El sonido de un tricorder detrás de ella hizo que girara la cabeza para ver por donde había entrado. Una figura entre las sombras la estaba escaneando.
            – Sabemos quién es usted – la interrumpió una voz femenina detrás del betazoide. Era una mujer menuda, con el palo plateado por las canas, muy corto, su mirada era profunda.
            – ¡Capitana Breeder! – exclamó Elona sorprendida y sin poder ocultar su sorpresa de ver allí a la oficial responsable de la Base Estelar 276 –. No sabíamos que les había ocurrido, temíamos que hubieran acabado como prisioneros.
            – Responda la pregunta – prosiguió el betazoide –. ¿Quién la envía?
            – La Flota Estelar – respondió Elona con rapidez. Sabía que la aparición de la persona que le estaba escaneando con el tricorder y de Breeder había sido una estratagema para distraerla y que la betazoide pudiera sondear su mente.
            Este se giró hacia Breeder y asintió, confirmando que decía la verdad.
            – Encantada de saludarla, teniente – dijo por fin Breeder satisfecha.
            La tercera figura que estaba detrás de Elora salió de las sombras, era un hombre más joven con una mirada dura, que cerró el tricorder dentro de la chaqueta, mientras se colocaba junto a la capitana Breeder.
            – Nos escondimos antes de que llegaran. Por lo sucedido después, hicimos lo correcto – explicó Breeder –. ¿Cuál es su misión?
            – Me envía la almirante Nechayev – respondió Elona –. Tengo que contactar con la resistencia y localizar al representante fabrini para llevarlo junto al Consejo de la Federación que la presidenta Troi está reconstruyendo.
            Breeder asintió reflexiva. Llevaban días siguiendo a Elona y habían hablado con aquellos que la conocían para descubrir si era posible que fuera una agente enemigo que quisiera infiltrarse entre ellos. Pero las posibilidades eran remotas. Y ahora que la había conocido sabía, de alguna manera, que era una de los suyos.
            – El cargo más alto fabrini en libertad es la consejera de educación Plumber. Estaba en el hospital cuando llegaron las fuerzas imperiales y la hemos escondido desde entonces.
            – ¿Cómo piensa hacer eso? – le preguntó el betazoide.
            – Tengo un comunicador subespacial, con una frecuencia específica de transmisión y un calendario para su uso. Mis órdenes son contactar con la Flota una vez localizara la resistencia para que envíen una nave a buscar a la representante fabrini.
            Breeder asintió satisfecha ya que eso también significaba que volvía a estar en contacto con la Flota Estelar.


Deep Space Nine

            Vantorel estaba observando, desde los ventanales ondulados del antiguo despacho de Sisko, como la Garral, con su casco alargado y picudo con cuatro grandes semiesferas, se acercaba al cinturón de Denorios y desaparecía engullido por el agujero de gusano que se había abierto a su paso. Tras cerrarse el oficial imperial se quedó mirando el lugar donde justo antes podía ver la entrada al Templo Celestial de los Profetas abstraído por sus pensamientos, fascinado.
            A bordo de aquella nave se encontraba el capitán Luvel, un oficial joven, imaginativo y competente. Vantorel le había conocido unos años antes, durante la escaramuza contra los rebeldes en Pas’jaso y había reconocido sus aptitudes. Era un joven valiente, pero inteligente, que al haber sido absorbido por la Armada desde la fuerza de defensa de su sistema natal, no tenía los prejuicios rígidos de muchos oficiales que habían acudido a la Academia Naval Imperial o la de Prefsbelt. Pero en aquel momento, como capitán del destructor Annihilator, no podía hacer mucho para promocionarle, pero una vez ascendido a almirante y organizando la fuerza que iba a invadir aquella lejana galaxia no había dudado en otorgarle el mando de un crucero, asignándole como parte de la escolta de su destructor personal, lo que para muchos representaba un honor ya que Vantorel solo toleraba la excelencia. Tras los ataque iniciales le había dado el mando de un escuadrón de batalla de unidades rápidas para eliminar a los últimos restos de las fuerzas del jem’hadar que quedaban en territorio cardassiano.
            Ahora le necesitaba para una nueva misión, reuniéndose con él unas semanas atrás.
            – Descanse – dijo Vantorel después de que se cuadrara, como era costumbre en su planeta natal –, y siéntese por favor.
            » Hace paco un carguero cruzó el agujero de gusano hacia el cuadrante Gamma. Creemos que para contactar con el Dominion y tener acceso a los ingentes recursos que estos poseen en su territorio. Por eso tenemos que descubrir que es lo que pretenden.
            – Comprendo señor – replicó marcial Luvel.
            – Su misión es viajar allí para averiguarlo. Le transfiero al crucero Garral, un Inmovilizador 418. Algún idiota utilizó uno de los pocos inmovilizadores asignados a la invasión como nave de combate y obviamente sufrió daños de consideración en Rator III. Acaba de salir del astillero de la Base Estelar 50 donde le han incorporado tecnología de esta galaxia: sensores, torpedos de fotones, replicadores, transportadores, así como un sistema de propulsión de curvatura.
            – ¿Ahora utilizamos tecnología obsoleta? señor – se preguntó sorprendido Luvel en tono burlón.
            – Alguien pensó en innovar y eliminó los generadores de gravedad de dos de sus esferas por bobinas de curvatura para utilizar la nave en misiones anti piratería en esta galaxia – explicó Vantorel –. En todo caso usted lo necesitará en el cuadrante Gamma. La cartografía detallada que tenemos de esas zonas se limitada a los sectores más cercanas al agujero de gusano, que precisamente se encuentran algo alejados del territorio del Dominion. Y no quiero que se desintegre al chocar con una estrella mal situada en el mapa si salta al hiperespacio.
            – Si lo miramos desde ese punto de vista, tal vez tenga sentido, señor – admitió Luvel.
            – Además, por ahora es la única de nuestras naves que puede viajar por ese subespacio. Y usted conoce bien al jem’hadar, confío en su criterio. Su misión es verificar si hemos de temer una incursión desde el otro lago del agujero de gusano.
            » La acompañarán algunos de los oficiales del USS Sarajevo, incluyendo el capitán Phillip Jacobson. Su nave estuvo un tiempo huyendo del Dominion en el cuadrante Gamma antes de lograr cruzar el agujero de gusano hasta territorio de la Federación. Es un hombre con muchos recursos: dado por muerto en el otro extremo de la galaxia y desaparecido durante la guerra contra el Dominion, para ser capturado con su nave en Iadara. Conoce las estrellas donde se moverá, así que espero que le sea útil.
            – Mientras nos traiga suerte en la misión, señor – contestó Luvel esgrimiendo una sonrisa.
            Fue el capitán Adel quien le despertó de sus pensamientos sobre la entrevista que había mantenido con el capitán Luvel.
            – Su nave está preparada para partir, almirante.
            – Bien, porque quería estar algunos días en la Tierra – replicó Vantorel que salió del puente en dirección a su despacho, donde le esperaba una montaña de informes.


Laredo

            En el edificio de Inteligencia habían habilitado un pequeño despacho y una sala de reuniones para el equipo rebelde. Zahn se había allí pasado los últimos días, sobre todo escribiendo memorándums sobre el ubictorado y sus métodos, leyendo todo lo que la Flota Estelar había acumulado desde el inicio de la invasión y que Archer le pasaba para comentar lo que le parecía más destacable. Al mismo tiempo Al-Ger-To se había centrado en instalar la máquina descodificadora imperial que tenían a bordo de la Resplendent con los ordenadores de la USS Bellerophon. Los ordenadores de esta nave, enviada por el almirante Toddman, eran los más avanzados que contaba la Flota Estelar al contar con packs bio-neurales como procesadores orgánicos, que trabajaban emulando los cerebros humanoides. No tardaron en empezar a descodificar las comunicaciones de baja prioridad como peticiones de repuestos y suministros y según su comandante Nthanda Naidoo pronto lograrían leer los scandocs de operaciones, despliegues de tropas e informes de ocupación, todo lo que circulaba por los canales hiperespaciales. Para evitar filtraciones se había creado un grupo de trabajo para clasificar y analizar la información obtenida al mando del recién ascendió teniente comandante Zola, restringido el acceso solo a un pequeño grupo de oficiales. Mientras se estudiaba la manera de poder replicar el descodificador para poder instalarlos en otras naves y extender el trabajo a otros grupos y disgregar los recursos si alguno de ellos era descubierto por el Imperio.
            Aquella tarde había estado repasando la información reunida, repasando lo que diversas fuentes habían averiguando de los últimos movimientos imperiales. Aunque el ejército y la Armada imperiales eran inmensas, la rebelión tenía una idea clara de su organización, por lo que primero que notó fue el extenso uso de unidades nuevas y que parecían de creación, posiblemente para aquella invasión. La mayoría eran tropas formadas por remplazos y reclutas forzosos, lo que habían confirmado los interrogatorios llevados a cabo a los prisioneros. Mientras que otras fuentes indicaban que el material para equiparlas era antiguo, en muchos casos lo había identificado como procedente de las Guerras Clon, como los andadores AT-TE o los transportes LAAT, ambos desfasados para las fuerzas imperiales regulares, pero que en la Vía Láctea eran usados de nuevo como armamento de primera línea. La deducción de todo aquello era que a Daran le habían dado fuerzas de segunda fila tanto en equipamiento como en motivación. Eso era un dato muy interesante y lo guardó en su memoria, para el momento oportuno, debía de estudiarse más afondo.
            Mientras pensaba en ello entró en su despacho la comandante Archer.
            – ¿No se toma nunca un respiro? – le preguntó ésta sentándose frene al escritorio donde estaba Zahn, todo cubierto de PADDs con los informes que estaba leyendo.
            – Es difícil cuando hay tanto trabajo que hacer – replicó el oficial rebelde recostándose en su silla. En las oficinas no había casi nadie y parecía que los dos estaban más relajados que de costumbre, se aventuró a hacerle una pregunta sobre uno de los colaboradores no federales. La mayoría de los informes sobre cardassia estaban firmados por él, así como un buen número de resúmenes de interrogatorios a los prisioneros, normalmente más interesantes y con mejores resultados que los hechos por oficiales de la Flota Estelar. Había hecho algunas averiguaciones y se había sorprendido ante el resultado y ya hacía unos días que quería preguntar sobre aquel individuo.
            » Ese Garak. ¿No era miembro de la Obsidian Order…? Por lo que he leído sobre esta se parecía mucho a la ubictorado. Bastante despiadada, ¿no?
            – Emil Garak, todo un personaje – le respondió Archer –. Está avalado por el capitán Sisko, además de por sus informes. Por lo que conozco tuvo que exiliarse en el 2369 en DS9 por razones no aclaradas. Cuando unos años después cayó el gobierno militar y la Obsidian Orden con él, tuvo que alargar su exilio ya que el liderazgo militar lo asumió gul Dukat, quien había jurado asesinarle por haber matado a su padre, o algo así. Por tanto cuando el Dominion llegó a Cardassia, tampoco pudo regresar. Durante aquellos años colaboró en alguna ocasión con Sisko y durante la guerra trabajó estrechamente con la Inteligencia de la Flota, sobre todo decodificando las comunicaciones cardassianas. Era una de nuestras mejores fuentes y bien conocedor de su pueblo. Cuando se alzó el legado Damar contra los Fundadores, Garak y un grupo de bajoranos le ayudaron a montar su resistencia. Pero supongo que a este no le gusta tener un antiguo torturador de la Obsidian Order cerca y ahora es su enlace con nosotros. Al poco de llegar sugirió ayudamos con los interrogatorios de los imperiales y Rawlinson reconoce que con los prisioneros hace un trabajo magnífico, aunque en ocasiones ha de contenerle un poco.
            – Si quiere que le diga la verdad, no entiendo mucho a los cardassianos, parece que cambian más de dirección que una veleta. Pero por si esto no fuera poco, ahora están siguiendo a ese tal Broca, alguien que arrasó su planeta para llegar al poder.
            – Son un pueblo retorcido y orgulloso. Piensan que la muerte de ocho billones de sus compatriotas fue el sacrificio supremo para liberarse del Dominion. Ahora están luchando contra los breen, que se han apoderado de algunas de sus colonias. Eso les mantiene unidos, luchando hombro con hombro para acabar con los últimos restos de su colaboración con los Fundadores. Además el legado Broca ha ascendido y otorgado honores y poder a muchos oficiales. Por otro lado la guerra les ha dejado diezmados: moral y físicamente. Están psíquicamente aturdidos y siguen a Broca porque es lo que solían hacer, o porque no ven otra alternativa. Este eliminó a aquellos que podían hacerle sombra antes de borrar al Dominion de los cielos de Cardassia Primera, literalmente. Con oficiales leales a Broca en los puestos clave de las fuerzas armadas, Damar no pudo hacer mucho, por lo menos al principio. Todo el mundo estaba demasiado conmocionado por culpa de la invasión, además recibe gran cantidad de ayuda por parte del Imperio: alimentos, medicinas, suministros, mano de obra, que incluyen muchos de nuestros compañeros hechos prisioneros, y eso le sostiene por ahora en el poder. El pueblo está siguiendo a quien le alimenta, no podemos culparles. Así que pronto Damar empezará a atacar esas líneas de suministrarle para debilitarle.
            » Así son los cardassianos, un pueblo altivo y orgulloso, sobre todo para reconocer sus propios errores. Antes perecer, que reconocerlo. Dicen que Damar es un caso especial. La excepción que confirma la regla, supongo.
            Entonces Archer se detuvo en su explicación y esgrimió una gran sonrisa.
            – ¿Se ha dado cuenta que siempre hablamos de trabajo?
            – Bueno, supongo que hay mucho que hacer.
            – Pero no esta noche. ¿Por qué no viene a cenar? Eso le animaría.
            – No se…
            – Podría venir con Jonua – sugirió para que no la invitación no fuera tan formal –. No es bueno que un muchacho pase tanto tiempo rodeado de adultos. También tiene derecho a distraerse. Mi hermana tiene su edad y cuando evacuamos la Tierra, vino conmigo.
            – Bueno, supongo que no habrá ningún problema.
            – Entonces esta noche en mi apartamento.
            Ajaan apareció en ese momento, parecía alterada, pero al mismo tiempo se le dibujaba una sonrisa de satisfacción en su rostro rojizo.
            – ¿Pasa algo? – preguntó Zahn incorporándose en la silla.
            – Rojo 8 – dijo simplemente la iktotchi alargando un el datapad a Zahn –. Hemos recibido un mensaje de él.
            Detrás de la oficial rebelde recién llegada se acercaron el resto de oficiales de inteligencia que estaban en aquel momento en la sala, movidos por la curiosidad.
            – ¿Quién es Rojo 8? – preguntó Archer con curiosidad.
            Zahn observó la pantalla del datapad y esgrimió una sonrisa que le iluminó el rostro. Luego alzó la mirada hacia Archer.
            – Cuando investigábamos lo que estaba organizando Daran, intentamos introducir cinco agentes en sus filas – explicó –. Sabemos que tres de ellos fueron descubiertos y ejecutados. Encontramos los cadáveres de dos y el tercero apareció en la presión de Kessel, demasiado tarde para salvarlo. Los otros desaparecieron sin dejar rastro.
            » Rotge Klements era uno de ellos: Rojo 8. Un técnico de bajo nivel, encargado del manejo de cargas y la supervisión de androides.
            – Pensamos que sería mucho más fácil poder infiltrar a agentes de bajo nivel – prosiguió Ajaan –. Y la documentación de Klements era perfecta, porque realmente era quien pretendía ser: un operario especializado en tecnología neimoidiana. Aun así poco después de ser reclutado se desvaneció, como tragado por un agujero negro.
            – Hasta ahora – puntualizó Zahn.
            – ¿Qué es lo que indica el mensaje? – preguntó Elias Vaughn con curiosidad.
            – Es una señal de contacto simple – respondió la iktotchi –. No especifica su localización, solo informe que está operativo y solicita instrucciones. En este caso también cuenta con el código que indicia que no está comprometido.
            – Tenemos que contactar con Rojo 8 – indicó Zhan –. Lleva infiltrado más de un año y medio, puede tener información de gran valor. Según el procedimiento debemos contestar en el plazo de tres días en la misma frecuencia y sabiendo que está vivo, me gustaría recuperar a uno de mis hombres.
            – Hemos de estudiarlo – replicó Archer con prudencia –. Y he de solicitar permiso al capitán Picard antes de hacer nada.
            – Por supuesto – indicó Zhan esperanzado.
            Dicho lo cual, los dos oficiales de la Alianza salieron del despacho para infirmar al resto de rebeldes de la recepción del mensaje.
            – ¿Qué opinas? – le preguntó Archer a T’Lara, una de las expertas en tecnología imperial, que también se había acercado.
            – Vale la pena intentar contactar con ese Rojo 8 – respondió la vulcana con un tono reflexivo –. Al proceder de su galaxia, tiene un conocimiento mucho mayor del Imperio que cualquiera de nuestros operativos. Por otro lado su antigüedad dentro de las fuerzas imperiales, ciertamente le otorgan un valor importante.
            » Ya nos habían informado del método de transmisión hiperespacial por el que han recibido ese mensaje y su estudio nos mostró que era muy difícil de rastrear.
            – Creo que sería interesante contactar con él – indicó Vaughn –. Puede ser una gran ventaja tener a alguien infiltrado entre las fuerzas imperiales.


            “¿Tengo que ir?” fue la respuesta de Jonua cuando Zahn le dijo lo de la cena. La réplica fue rotunda y ahora los dos se encontraban en la parte de la colonia destinada a viviendas de los oficiales. La vivienda de Archer se encontraba en un edificio prefabricado de tres plantas, de forma circular y acabado en una cúpula, donde vivían seis familias, diseñados en un principio para ser edificados en una colonia de pioneros. Alguno de los inquilinos había cultivado un pequeño jardín en la entrada, que daba una sensación hogareña que Zahn hacía años que no tenía y Jonua había olvidado hacía mucho tiempo. El apartamento estaba situado en el último piso, al que se accedía por unas escaleras exteriores metálicas.
            En el rellano de su entrada Zahn miró a Jonua, que se había peinado su rebelde pelo, dejando su fina trenza colgando hacia atrás. En tiempos de la Vieja República era un símbolo de aprendices jedi que Ajaan había recuperado para el joven cachorro de la rebelión. Había intentado que se quitara el pendiente, pero esto había sido imposible, aunque sí consiguió que se pusiera unas ropas más elegantes que las de faena que llevaba habitualmente. En su expresión se veía una nota de desagrado, aunque no era para manos, aquella noche había partida de sabacc entre los tripulantes del Resplendent y Jonua siempre participaba y no siempre perdía. Por su parte Zahn también se había puesto su mejor traje, que había visto mejores tiempos. Mucho mejores, pensó el rebelde, recordando la tienda de lujo que lo había comprado en Coruscant, diez u once años atrás.
            Llamaron a la puerta y abrió Valerie, que sonrió contenta de verles.
            – No os esperaba tan pronto – dijo sorprendida –. Pero pasad.
            El apartamento era algo más grande que la cabina de a bordo de la Enterprise-E, aunque en aquel caso era redondo. Tenía un gran salón comedor, con dos dormitorios con sus baños, uno a cada extremo del espacio central.
            – Zöe está acabando de arreglarse y entonces cenaremos. Poneos cómodos – dijo Valerie indicando el sillón que había debajo de la ventana.
            Jonua se sentó y observó la estancia, que al estar en el último piso el techo tenía forma de cúpula. Su aspecto era confortable, con una zona para comer: con una mesa, cuatro sillas y un replicador encajado en la pared. Mientras que en el otro lado había un sofá, dos sillones y una mesa baja y alargada para relajarse. Frente a esta parte había una mesa de trabajo con un ordenador. La decoración era algo sencilla: tenían macetas con plantas junto a las ventanas y varios estantes alargados, donde se amontonaban libros y objetos decorativos, como una pequeña estatuilla, un cofre de madera cuidadosamente tallado y un par de holofotografías familiares. Junto a esta una gran imagen de una ciudad de altos rascacielos, dos de los cuales se asemejaban a altas torres cuadradas idénticas y destacaban por encima de los demás.
            Era muy hermosa, pensó Jonua cuando la vio por primera vez. Apareció en su campo de visión por la derecha y lo atravesó en dirección al replicador. El joven tardó en reaccionar y seguirla con la mirada. Era la criatura más bonita que había visto en toda su vida. Su pelo era rubio ceniza, una cara redonda, una nariz respingona y una sonrisa que le iluminaba su angelical rostro.
            – Jonua, te presento a mi hermana, Zöe – dijo Valerie. Este tenía la mirada en aquella hermosa chica y aun tardó en reaccionar.
            Jonua tragó saliva, intentó esgrimir una sonrisa y se levantó para devolverle el saludo. Al tocarla todo su cuerpo se estremeció y su piel se erizó como las gallinas.
            – Yo… ya también. Estoy encantado – logró farfullar.
            Valerie les invitó a sentarse y enseguida empezó a replicar la cena, que consistía en una ensalada de primer plato y luego una trucha vulcana con mostaza roja.
            Al principio de la velada estuvieron conservando fue la Tierra y otros mundos de ambas galaxias, como Coruscant, el mundo metrópoli, con rascacielos de kilómetros de alto y sus entrañas que se extendían bajo la superficie donde los antiguos edificios hacían de cimientos de los otros aún más altos. De Formac y sus cinco anillos de fuego que lo rodeaban, pasando por el agreste y peligroso Kashyyyk con sus gigantescos árboles del que procedían los enormes wookies. O de Naboo, el planeta natal de Zahn, con su núcleo poroso que permitía atravesarlo y donde se habían construido las ciudades gungans. Luego se centraron en la música, afición tanto de Valerie, como de Zahn, momento en que Zöe le hizo un gesto a Jonua para que la siguiera. Se disculpó y le condijo a su habitación.
            Durante la cena Jonua no había dejado de observar a Zöe, y poco a poco logró sobreponerse de la primera impresión. Para cuando dejaron a Valerie y Zahn hablando de música, Jonua ya empezaba a estar cómodo en compañía de Zöe. Más que cómodo, estaba realmente bien, como nunca había estado. Tan solo bastaba con mirarla para sentirse feliz. Fueron a su habitación a escuchar a escuchar música. Esta no era muy grande, tenía una cama debajo de la ventana, tapada por unas cortinas. Había una puerta que daba al baño y otra que parecía un armario.
            – Mi hermana me ha dicho que eres un tripulante de la nave de la Alianza.
            – Sí. Oficialmente soy el asistente del comandante. Pero también ayudo en la navegación y en los motores. Hago un poco de todo – respondió con orgullo.
            – Debe de ser emocionante.
            – Más bien agotador. Cuando no estoy ayudando a alguien, otros me están haciendo estudiar. Esa fue la condición para que me dejaran ir.
            – ¿Qué estudias?
            – Astrogración, mecánica práctica – dijo esgrimiendo una sonrisa y recordando las horas que pasaba con Carl Vendell, el jefe de ingenieros de la Far Star –. Historia, cultura de diversas razas. Matemáticas. Casi todo lo que se imparte en una escuela normal. Más algunos cosas más, como táctica naval, técnicas de inteligencia. Eso es lo más divertido.
            – Suena Bien. Yo también pasé muchos años a bordo de una nave estelar. La de mi padre, la Proxima. Allí iba a clases con los demás niños. Pero en su último viaje me dejó con Valerie.
            – ¿Su último viaje? – preguntó Jonua.
            – Sí. La Proxima fue una de las primeras naves destruidas por el Dominion.
            – Mis padres también murieron – le explicó Jonua para romper el incómodo silencio y mostrarle que, al igual que ella, él también había perdido a sus seres queridos en la guerra –. Asesinados por el Imperio. Yo sobreviví al ataque. Zahn me encontró.
            – La guerra es horrible – dijo Zöe casi en un susurro.
            » Mañana unos amigos iremos de excursión – dijo entonces Zöe cambiando de tema y de tono –. ¿Por qué no vienes? Será divertido.
            – No sé lo que tenemos que hacer mañana en la nave…
            – ¡Vente, será divertido!
            – Le preguntaré a Zahn. Pero me encantaría.
  

Deep Space Nine


            Lepira observó a través de los ventanales de la promenade. Amarrado a uno de los pilares superiores estaba la Neru del capitán Rinnak Pire, con el que había firmado un acuerdo comercial. Era una nave nueva, comprada tras la liberación de Bajor y que representaba la prosperidad del planeta gracias sobre todo a su agujero de gusano. Tenía capacidad de curvatura y una gran autonomía, ocho compartimentos estancos capaces de transportar un millón de toneladas métricas cada uno, transportadores de carga y con una tripulación de 24 bajoranos, ninguno de los cuales había tenido contacto alguno con Lepira o su organización.
            Había conocido a Rinnak poco después de que este entrara a trabajar con él y se habían caído mejor de lo que esperaba. Como aquella nave había sido requerida para un transporte de material a Cardassia y como era costumbre el Imperio había agrupado a los cargueros en un convoy. Estaba formado por una docena de naves: entre ellas otras dos pertenecientes a Hazar-Zepelin Corporation, un carguero de la flota estelar comprado al Imperio por un ferengi, tres cardassianos, un transporte cisterna cargado de deuterium, la Xhosa de la capitana Yates-Sisko. Al principio del viaje iban a ser escoltados por naves de la milicia bajorana y en la frontera serían relevados por naves cardassianas, que les acompañarían hasta el planeta Soukara, en el interior de su territorio.
            Allí se reuniría con gul Madred para coordinar la futura destitución del legado Broca y no quería presentarse a bordo de una nave imperial. Los cardassianos desconocían el alias de Zepelin, así que nadie sospecharía de su reunión con Madred. Normalmente hubiera utilizado para desplazarse alguna de las naves con tripulación del ubictorado, pero con el despliegue imperial en tantos planetas, la experiencia de aquellos hombres en los Nuevos Territorios era de gran utilidad como parte del equipo de asesores en la ocupación de aquellos mundos. Y aún no había habido tiempo de sustituirlos.
            – Bien señor Zepelin – dijo la voz de Rinnak detrás de Lepira –. ¿Listo para evaluar si hizo un buen trato al contratar mi nave y mi tripulación?
            – Le aseguro que este viaje no tiene esa intención. Su reputación le precede – replicó Lepira y los dos se dirigieron hacia el ascensor –. En realidad aprovecharé para entrevistarme con el gobernador de Soukara. Si todo sale bien Hazar-Zepelin Corporation tendrá pronto una nueva ruta de aprovisionamiento. ¡Y dentro de la Unión Cardassiana!
            – Tan solo espero que no me envíe muy a menudo – puntualizó Rinnak con una mueca de disgusto.
            – No se preocupe, a mí tampoco me gustan mucho los cardassianos.
            – Por cierto, le felicito por el contrato con Breen.
            – Sí. Tuvimos suerte.
            – Más bien le gustó la finca que le regalaron al oficial imperial en Risa.
            – Normalmente la suerte se ha de buscar capitán Rinnak. Por mi experiencia no suele aparecer por arte de magia.
            – En mi pueblo a eso le llaman corrupción – indicó Rinnak en tono severo deteniéndose en el pasillo.
            – ¿Eso le molesta?
            Rinnak no contestó, limitándose a continuar la marcha hasta la esclusa de entrada a su nave. Lepira sonrió para sí mismo y siguió al bajorano.


USS Defiant

            En la pantalla del puente apareció el sistema PJ-3476. Era como otros muchos: con una estrella gigante amarilla y ocho planetas alrededor de esta, ninguno habitable. Tampoco había muchos mundos capaces de sostener vida cerca, tan solo una pequeña colonia ullian y el sistema Delos, con dos planetas de clase M. Todo el sector 34564 estaba apartado de rutas comerciales destacables, aunque estaba dentro del territorio que se podía denominar de la Federación y relativamente cerca del núcleo de esta.
            – Entremos en el sistema – indicó Nog frente a la pantalla.
            – Inicien un escáner completo al cinturón de asteroides – ordenó Sisko.
            – Hay unos trescientos ochenta mil fragmentos grandes y tiene una superficie de ciento treinta millones de kilómetros cúbicos. Con una alta concentración de magnesita que afecta a nuestros sensores – indicó Ezri que actuaba de oficial científico.
            – Timonel, hágalo con prudencia.
            – Sí señor – indico el ferengi con entusiasmo.
            La Defiant llegó al cinturón de asteroides y tras su sistema de ocultación empezó a recorrerlos en busca de aquella base. Dividieron su superficie en tres cuadrantes y empezaron por la zona de rocas más grandes, situada en el centro del cinturón. Como los sensores eran casi inservibles por culpa de la magnesita, que impedía detectar con exactitud emisiones electrónicas o energéticas, creando fantasmas allí donde no había nada, el reconocimiento solo podía hacerse visualmente.
            – Nos pasaremos veintiocho días, seis horas y quince minutos para rastrear este cuadrante del cinturón de asteroides – le dijo Bashir a O’Brien, tras calcularlo gracias a la alteración genética que había aumentado su capacidad cerebral cuando era pequeño. Este miró de reojo, no muy alegre por conocer aquel dato.
            – Podrías pensar algo para evitar las interferencias, en vez de calcular cuánto tardaremos, ¿no? – replicó el ingeniero irlandés.
            Un día y dos horas después habían podido recalibrar los sensores, aunque solo eran efectivos a menos de treinta mil kilómetros. Lo cual no era mucho, pero suficiente para acortar su búsqueda.
            – Nog, vira a babor y desciende alrededor de esa roca de que tenemos delante – indicó Ezri en ese momento.
            – Sí, señora – respondió el timonel y la Defiant dibujó la trayectoria rodeando el asteroide y detrás de este apareció otro mucho mayor. Justo en frente y dentro de una depresión que hacía la propia orografía que tenía forma de plato, apareció lo que estaban buscando. En el centro mismo había una entrada a una cueva iluminada, con numerosas estructuras que sobresalían de la roca, semejantes a torres redondeadas a su alrededor. También había pasillos colgantes que sobresalían del asteroide, donde podían atracar naves.
            – Haga un escaneo completo – indicó Sisko levantándose de la silla.
            Ezri se puso rápidamente a trabajar. La entrada se abría en el interior en una gran caverna que podía albergar por lo menos cuatro o cinco naves de tamaño medio, mientras que las instalaciones en el asteroide se internaban en su interior varios kilómetros y a pesar de la magnesita, pudieron distinguir grandes cavidades y cavernas, además de pasillos que se extendían como un laberinto excavado en la roca viva. El lugar era antiguo, por lo menos tenía doscientos años y por las estructuras exteriores no había sido realizado por la Federación. Pero sí las habían modificado hacía poco tiempo, equipando el lugar con armamento y los equipos electrónicos modernos.
            – También detecto tres naves, tienen sus motores y sistemas desconectados, pero por su tamaño diría que son de la clase Nova – finalizó Ezri –. El armamento está compuesto por numerosos lanzadores de torpedos y phasers planetarios, no están activados. Supongo que no nos esperaban.
            – Pues ha llegado la hora de llamar a su puerta – dijo Sisko levantándose de la silla –. Desactiven sistema de ocultación, alerta roja, preparen el armamento.
            La pequeña nave de guerra se quitó el manto de invisibilidad que tenía justo frente a la entrada de las instalaciones secretas de la Sección 31 con todo su armamento activado. Para los ocupantes de esta la visión de la Defiant debió de sobrecogerles, aun así alzaron los escudos y activaron su armamento.
            Sisko se quedó mirando la pantalla en silencio, sin decir nada.
            – Abran comunicación. – dijo al fin sentándose –. Les habla el capitán Benjamin Sisko de la nave estelar Defiant. Esta instalación y lo que contiene, así como la propia Sección 31 infringe las leyes de la Federación y las regulaciones de la Flota Estelar. Desactiven sus armas, bajen los escudos y prepárense para ser abordados.
            – No contestan, señor – indicó O’Brien tras esperar en silencio un rato.
            – La Presidenta de la Federación ha declarado ilegal la organización llamada Sección 31. Por lo tanto estoy autorizado a abrir fuego.
            En ese momento a la derecha de la Defiant apareció el Challenger de la clase Galaxy y a la izquierda la Phoenix. Ambas con sus armas activadas.
            – No volveré a repetirlo. Desactiven sus armas y bajen escudos. Prepárense para ser abordados. O destruidos.
            – Quieren comunicarse – anunció Ezri. Y tras el asentimiento de Sisko, en la pantalla apareció el rostro de un humano.
            – Soy el teniente comandante Cole, oficial al mando. Estamos dispuestos a desactivar las armas y bajar nuestros escudos. Pero necesito saber cómo seremos tratados.
            – Bajo las leyes de la Federación – respondió secamente Sisko –. Tienen diez segundos para rendirse o abriremos fuego.
            Hubo unos instantes de silencio. El rostro de Cole se notaba su duda, aunque podía hacer frente al ataque de aquellas tres naves, estas eran de la Flota Estelar. Y en aquellos momentos no tenían el lujo de enfrentarse entre sí de manera gratuita. El oficial de la Sección 31 asintió y cortó la comunicación.
            – Han desactivado las armas y bajado los escudos – indicó Ezri.
            Sisko juntó los dedos frente a su barbilla y asintió. Sin saberlo los dos oficiales habían pensado lo mismo y para el comandante de la Defiant, no tener que disparar era un verdadero alivio. Aunque igual de satisfactorio iba ser detener a aquellos que mancillaban el nombre de todo aquello que creía, defendía y amaba.



Continuará…

jueves, 28 de julio de 2016

Diseñando la Enterprise-E 4 - Nemesis

Para la última película de la tripulación de The Next Generation sí se produjeron algunos cambios dignos de mención en el diseño de la USS Enterprise-E, aunque fueron sutiles y no afectaron al aspecto general de la nave. Ante un guión con una escena de intenso combate naval y tan importante como la batalla de Depresión Bassen, se le añadieron más armas a la nave. En la popa de la sección de ingeniería se instalaron dos tubos lanzatorpedos simples, por encima y por debajo de la entrada del hangar. Mientras que en el plato se colocaron uno doble en la parte superior del hangar, con otros dos en el frontal del plato, debajo del módulo del puente y por encima del deflector secundario. Y se incrementaron las trincheras phaser, en los pilones de sujeción de las barquillas, tanto en la parte inferior, como superior. Este aumento, del ya considerable armamento de esta nave, desgraciadamente no nos extraña, teniendo en cuenta la situación que ha vivido la Federación en los últimos años: la guerra contra el Dominion y la siempre posible incursión borg, como quedó patente en el capítulo final End game (VOY, 7.25/26) de la serie Voyager. Además la lucha contra el Scimitar de Shinzon perfectamente camuflada y terriblemente bien armada, es una buena excusa para este incremento ofensivo.


Al igual que en ST Insurrection había una escena con la lanzadera Argo saliendo del hangar del plato, de manera que se amplió la estructura lateral más próximas a los motores de impulso.



El gran cambio estético fue el desplazamiento de las barquillas de curvatura: en este caso un 3,5% hacia delante y un 1,3% hacía arriba. De manera que se cortó 12 metros la longitud de la nave (673 metros en lugar de los 685 metros originales).




Ll. C. H.

Links de interés:

Links relacionados: