martes, 18 de julio de 2017

Cubiertas de la clase Defiant

Crear un universo ficticio creíble no es fácil, moldearlo para que sea coherente y creíble, producirlo y rodarlo, mucho menos. Sobre todo teniendo en cuenta que los fans estarán observando cada cosa que se haga (más en una saga como la de Star Trek). Como ya he dicho en otras ocasiones las naves son un elemento importante en esta saga, y aunque suele estar muy bien cuidado cada detalle por el equipo de producción, es habitual que al final haya errores o inconsistencias. Y una de las cuestiones sobre la clase Defiant siempre han sido sus dimensiones, que son algo engañosas. Desde el exterior, sobre todo si tenemos en cuenta la vista inferior (donde se aprecian dos hileras de ventanas), la nave parece más grande de lo que realmente es. Las comparativas visuales con el pájaro de presa klingon, la nave de guerra del jem'hadar o la estación Deep Space 9, pueden hacer parecer que tenga entre 50 o 170 metros de largo. Pero estas no son fiables, ya que las dimensiones de estas también pueden ser dudosas.

Durante las primeras etapas de su desarrollo Gary Hutzel pensaba que debía ser un acorazado que establecería un nuevo estándar para las naves de acción en la serie. Pero por otro lado se quería hacer una nave muy pequeña y realmente poderosa, tan aterradora que nadie se metería con él. Doug Drexler ya indica que el tamaño fue desde el primer día una “patata caliente”. Rick Berman quería un pequeño acorazado de bolsillo (un par de veces más grande que una runabout), mientas que Hutzel pretendía que tuviera 152.4 metros (500 pies) de longitud, finalmente la escala de la maya CGI era de 170 metros (560 pies), longitud que sería confirmada en el libro ST: DS9 Technical manual.

El MSD (Master Systems Display) que aparece en The search (DS9, 3.01), representa uno de los diseños conceptuales iniciales, por lo que no muestra el resultado final. Sería remplazado en Starship down (DS9, 4.07) y abarcaba 4 cubiertas, siendo modificado para el libro ST: DS9 Technical manual por Drexler, calculando su longitud en 128 metros (420 pies). Si tenemos en cuenta la altura de estas, entre 3,6 metros y 4 metros, la longitud de la nave sería de 110 metros o 122 metros respectivamente. Claro que el plano está pensado para mostrar los sistemas, y no tiene por qué tener una escala exacta, no creo que fuera esa su función real, pero sí es una medida más que apropiada para darnos una idea de sus dimensiones.

El MSD de Drexler cuenta con varios detalles interesantes, confirmando que la nave tenía solo cuatro cubiertas. Y se confirma la idea mostrada en los bocetos originales, donde el módulo de proa podía separarse del resto de la nave y ser usando como una cabeza de guerra. Así como las patas de aterrizaje que le permitirían posarse en la superficie de un planeta.

Cubiertas
Creado por Quantum Reality Inc. muestran cada una de las cubiertas, recogiendo con gran detalle su distribución interna.

Cubierta 1
En la cubierta más elevada si sitúa, como manda la tradición de la Flota Estelar, el puente de mando. También está el despacho y las cabinas de los oficiales, incluida la del capitán (aunque esta es igual a cualquier otra de a bordo). También hay una sala de transporte y como nave de pequeña dimensiones diverso equipamiento repartido en el casco.

Cubierta 2
La sala de ingeniería se encuentra en la segunda cubierta, además de la enfermería, el único laboratorio con que cuenta la nave, el comedor, las celdas para presos y el ordenador principal. En la parte frontal están las ojivas de anti-materia usadas como explosivo de la cabeza de guerra y su cabina de pilotaje, que puede separarse y usarse como proyectil como último recurso.

Cubierta 3
En la parte central se encuentra el hangar número 1, el más grande de abordo, bodegas de carga, el armamento principal y numerosos sistemas de ingeniería. En el módulo frontal están los motores de impulso de la cabeza de guerra.

Cubierta 4
Situada en la parte inferior del casco, casi su totalidad en la parte inferior de las estructuras que alojan las bobinas de curvatura, está ocupada por suministros, equipamiento y los hangares auxiliares, uno a cada lado.

Cubierta 5
Semi-cubierta que alberga el deflector principal de navegación y parte de sistemas de propulsión y armamento.


Ll. C. H.

Notas de producción:
Una interesante interpretación de Alexander Richardson basada en las luces que se aprecian en las últimas cubiertas, podrían dar un tamaño mayor, con siete cubiertas.

martes, 11 de julio de 2017

Diseñando la clase Defiant

La USS Defiant fue introducida en la serie de Deep Space Nine al principio de la tercera temporada. La aparición del Dominion como una nueva amenaza procedente del cuadrante Gamma, hacía imprescindible que Sisko y el resto de la tripulación de DS9 tuvieran una nave más grande, mejor armada y más rápida que las versátiles, pero pequeñas runabouts. Estas no eran más que una lanzadera grande, mientras que el Dominion tenía el formidable jem’hadar, un ejército de guerreros fanáticos poco dado a parlamentar y equipados con mortíferas naves de ataque.

Así nació la que el comandante Riker definiría como “navecita”. Originalmente iba a llamarse Valiant, pero como estaba a punto estrenarse el siguiente spin off de Star Trek, con la USS Voyager perdida en el cuadrante Delta, se decidió que las dos naves no podía empezar por la letra “V”, y se cambió el nombre por Defiant. Aunque una de las naves de la clase recuperaría el nombre original en el capítulo Valiant (DS9, 6.22).

En el borrador final de The search (DS9, 3.01), el capítulo donde haría su aparición la nueva nave, indicaba que esta había sido construida principalmente para la batalla, no para la exploración o la investigación científica, y que debía tener un aspecto patoso o torpe con respecto a otras naves de la Federación. Su desarrollo lo realizó James Martin, bajo la dirección de Herman Zimmerman y Gary Hutzel. Sus primeras ideas tenían como base una runabout más “musculosa”, pero no fueron aceptadas, así que se volvió a un aspecto más tradicional.

Este tenía dos barquillas convencionales, pero el casco era más aerodinámico, siguiendo el aspecto de la Voyager que ya había sido terminada para la nueva serie. Pero Zimmerman quería un concepto completamente nuevo, así que también fue rechazado. Aunque esta idea no sería olvidada y se rescataría para la USS Equinox, de la clase Nova, que encontraría la USS Voyager también perdida en el cuadrante Delta unos años después en Equinox (VOY, 5.26).

Tras esta serie de rechazos, Martin rescató un diseño más estilizado y aerodinámico descartado para las naves del maquis en The Maquis II (DS9, 2.21). Este tenía un casco compacto que abarcaban las barquillas y su aspecto era ciertamente más agresivo que una nave de la Flota Estelar. El concepto fue aceptado.

A partir de ese momento se perfiló la idea junto a Tony Meininger, que se inspiró en posters de los automóviles deportivos Ferrari para hacer el aspecto más compacto y elegante.

Como suele suceder algunos diseños recogían ideas que luego no aparecieron en pantalla, como la posibilidad de que la sección frontal del casco pudiera separarse del resto de la nave. Esta cápsula sería un último recurso para atacar al enemigo, convirtiendo la proa en un proyectil (tenía su propio sistema de propulsión) que utilizaría las cascas de los últimos torpedos o simplemente con la fuerza del impacto cinético. Los motores de impulso están reflejados en el libro ST DS9 Technical manual, en el MSD de la nave.

El resultado final ciertamente se aleja del concepto tradicional de nave estelar, precisamente lo que se pretendía lograr. Quedando por tanto un vehículo compacto y resistente, con un aspecto más agresivo de lo normal, pero que no tardó en cautivar el cariño de los fans.

La construcción de su interior fue supervisada por Herman Zimmerman, pero el limitado tiempo que tuvieron para su preparación, provocó un verdadero dolor de cabeza durante las escenas de acción de The search (DS9, 3.01), ya que el set del puente no permitía instalar el equipo y las cámaras habituales. Por tanto estas restricciones físicas influenciaron en los métodos de rodaje, y en los resultados vistos en pantalla al hacerlo en espacios más restringidos. Incluso tenían que cambiar las bombillas en cada toma para modificar la luz, ya que el decorado no contaba con luz variable. Por suerte modificaciones posteriores hicieron más fácil rodar en su interior, que sí tenía el estilo estándar de la Flota Estelar, aunque simplemente un poco más austero de lo normal.



Nota de producción:
La clase Defiant siempre ha sido una de mis naves preferidas. Su diseño, alejado de las líneas habituales de las naves estelares y su pequeño tamaño, siempre me han gustado. Entre los bocetos me parece muy interesante la posibilidad de separación del módulo frontal, más como cápsula de escape, que es lo que siempre imaginé, que como misil de último recurso. Entre los diseños primarios la idea de la nave con cuatro barquillas con forma de aspa, me parece de lo más original. Así como el que tiene forma de daga, con las dos barquillas en la parte superior, que no se aleja mucho de la idea de la runabout robusta que planteaba James Martin y la versión primigenia del concepto final, con las barquillas algo más sobresalidas del casco. Genial el aprovechamiento de una de las ideas de la Defiant para la Equinox.


Ll. C. H.

Links relacionados:

viernes, 30 de junio de 2017

USS Spirit 6

… y ahora la conclusión


El Fugi

            Kanuu estaba tendido en la cama del camarote que hacía de enfermería a bordo del Fugi. Bishop le había sedado mientras le aplicaba un regenerador dermal para curar sus lesiones superficiales. A simple vista los moratones eran muchos, incluyendo una herida en la oreja, seguramente al arrancarle su pendiente bajorano y de Lattre prefirió no saber cuáles eran las heridas internas, aunque el doctor le había dicho que sus lesiones no eran graves, que se repondría. Hacía casi dos años que no veía a su hijo, justo antes de alistarse en la Alianza Rebelde.
            Recordaba que habían sido semanas tensas, desde que anunciara su decisión, hasta que partió con algunos pilotos de las Fuerzas Reales de Naboo. Aunque su despedida había sido más calurosa, le había abrazado con fuerza, había llorado al verle marchar, convertido en un adulto que había escogido su propio destino. Recordaba perfectamente las últimas palabras que le dijo:
            “Me siento orgulloso de ti Kanuu. Lleva contigo los ideales honorables que te hemos enseñado allí donde vallas. No los olvides, por muy duro que te resulte. Que te reconozcan por ellos. Te quiero mucho hijo mío”.
            Contemplándole no pudo evitar recordar los momentos que habían pasado juntos. Kanuu siempre había sido más tímido que sus dos hermanos pequeños, siempre responsable, como si supiera que debía cuidar de Natalie y Jan. El día en que nació pudo ver en su rostro a su padre, veía a su esposa, era una mezcla de todos a los que había querido y se sintió el hombre más feliz del universo, ahora se sentía extremadamente orgulloso de su primogénito. Cuando le dijo que quería unirse a la Alianza Rebelde se dio cuenta que ya no era un niño. “Nos enseñasteis las creencias de libertad, igualdad, fraternidad. ¿Cómo puedo ignorar la injusticia del Imperio? Quiero luchar por eso que creo”. Le había dicho con gran seguridad en el despacho de su casa. Le había intentado disuadir sobre la peligrosidad que eso comportaba y sobre todo la necesidad de proteger su origen y la no intervención, a lo que Kanuu le había espetado: “Yo no soy miembro de la Flota Estelar. Nunca pondría traicionaros. Pero tengo que hacer esto papá”. Y se marchó dando un portazo.
            Aquella noche había estado hablando con su esposa.
            – “¿Qué puedo hacer?
            – Ya es un hombre, aunque a veces lo veamos como un niño. Quiere luchar por aquello que le enseñamos: por la libertad.
            » Me lo comentó ya hace algún tiempo – admitió ella –. Y la verdad es que no le puedo decirle que no lo haga. Yo misma me alisté en la Flota porque mi pueblo está oprimido por los cardassianos. ¿Cómo puedo decirle que no haga una cosa que yo misma hice?
            – Temo por su seguridad... Fue culpa...
            – No te tortures Jaques. Nadie puede decir que no hayas cumplido con tu deber. Has protegido a tu tripulación de una manera impecable. Pero tu hijo no es uno de los hombres bajo tu mando. Y ya es mayor para tomar su propio camino”.
            Pocas semanas después Kanuu se unió a la Alianza con otros dos hijos de tripulantes. Además del hijo de su oficial de operaciones T’Lar, también iba con ellos Ardern, cuya madre había muerto en el accidente que les había llevado hasta aquella galaxia. Este quiso verle antes de marcharse y agradecerle a él, como capitán del Spirit, y a toda la tripulación, la manera en que le habían tratado desde su llegada allí. Recordó que aunque había añorado a su madre, nunca se había sentido solo, arropado por todos cuantos le rodeaban. Y que luchar contra el Imperio era su manera de agradecérselo, de continuar aquello en que había sido educado y criado.
            En el Fuji de Lattre acarició la frente de su hijo. A medida que pasaban los minutos respiraba con mayor normalidad, hasta que lentamente fue volviendo en sí. Abrió los ojos, los mismos de su madre, color miel oscuro. La mirada de padre e hijo se cruzaron y los dos esgrimieron una sonrisa al reconocerse.
            – Sabía que vendrías... – replicó Kanuu con dificultad, pero de repente cambio su semblante –. Van a atacar la base... hemos de avisarles... me lo dijeron...
            – Tranquilo. Descansa, todo irá bien – replicó Jaques.
            – Papá... no podemos dejarles...
            – Les ayudaremos Kanuu. Ahora descansa. Yo me ocuparé de todo.
            Eso pareció tranquilizar a su hijo que sonrió y volvió a cerrar los ojos. De Lattre se levantó y pidió a Bishop que le avisara si volvía a despertarse.
            Se detuvo tras cruzar la puerta de la cabina y tuvo que apoyarse en el mamparo para no desvanecerse. Su corazón latía con fuerza y su mandíbula temblaba, apenas podía respirar de la impresión. Y no era solo porque su hijo se encontraba a salvo, sino porque en aquel momento Jaques de Lattre de Tassigny se sintió el ser más orgulloso del universo. El primer pensamiento de su hijo al volver en sí había sido para salvaguardar a sus compañeros que estaban en peligro. Ya no era un niño al que debía de proteger, era un hombre generoso y honorable. Y eso le llenaba de una satisfacción por tener un hijo así. Pero al mismo tiempo se sentía ingrato porque su hijo estaba dispuesto a dar su vida por algo que en el fondo era justo y él no había sido capaz de hacer lo mismo. Todos aquellos altos ideales en los que había sido educado y que había jurado defender en la Federación, no significaban nada si no se defendían. Y él no lo había hecho.
            Subió a la cabina, donde estaban Shimura y Chuket. Lo primero que hizo el wookiee fue preguntar por el estado de su hijo.
            – Se pondrá bien, gracias – respondió de Lattre, luego se volvió hacia Shimura y se le dirigió con un tono de autoridad que hacía tiempo que no utilizaba –. Teniente cambie de rumbo. Regresamos al puesto avanzado de Tierfon. Y póngame con el comandante Crespo, inmediatamente.
            – A sus órdenes mi capitán – respondió su oficial de seguridad con renovadas energías. Sabía muy bien lo que eso significaba.
            – Por cierto, aquí tiene – dijo de Lattre alargándole un padd con la renuncia de Shimura –. Esto no es necesario, teniente.


El Krontak

            La nave del capitán Lameta era un veterano Venator cuya primera acción había sido en la defensa de Coruscant durante los Guerras Clon. Desde entonces había servido fielmente al Emperador Palpatine. Pero por muy anticuada que fuera aquella nave, el Imperio no desechaba nunca material de guerra si aun podía serle útil y la Krontak aun lo era. Su cuartel general estaba en Corvanni IV y realizaba misiones de control fronterizo localizando y cazando a piratas, contrabandistas y sobre todo pusilánimes rebeldes. La última operación había sido un éxito: advertidos del ataque sobre un convoy, la emboscada se había convertido en una encerrona que había hecho tres prisioneros.
            El plan había sido ideado por el nuevo gobernador del sector Neshig: el moff Sacer que quería impresionar al Emperador aniquilando el molesto puesto avanzado conocido como R-154 por el Ubictorado y ahora descubierto en el sistema Tierfon. Desde allí se habían lanzado multitud de ataques contra múltiples objetivos imperiales por todo el sector Sumitra y otros cercanos. Ahora aquel molesto lugar sería borrado de las estrellas gracias a la información extraída de aquellos desgraciados pilotos.
            – Ya ha llegado el informe de reconocimiento de los probots – informó Lameta al moff Sacer –. Confirman la localización y defensas, señor.
            – Magnífico. Informe al coronel Kartin que prepare a sus hombres.
            – ¿Me permite hacerle una pregunta, señor?
            – Dígame.
            – No es que dude de la potencia del Krontak, pero ¿por qué no esperamos refuerzos? Con un destructor clase Imperial en órbita estoy convencido que ningún rebelde escaparía de ese puesto avanzado.
            – Ya lo solicité al Mando de la Flota, capitán. Pero parece ser que el Emperador envió todos los destructores disponibles a un lugar llamado Endor. No sé preocupe aunque escapen algunos rebeldes destruir su base ya será un fuerte golpe para sus actividades terroristas en este sector.
            – Sí señor.


Puesto avanzado de Tierfon

            La sirena resonaba en todos los pasillos y estancias subterráneas de la base rebelde, mientras los hombres corrían de un lado a otro dirigiéndose a sus puestos de combate. A todos y cada uno de ellos se les entregó un arma y fueron distribuyéndose por la base como en los simulacros, aunque aquel día no era un ataque ficticio.
            En el puesto de mando la imagen holográfica mostraba un destructor Venator entrando en la atmósfera escoltado por un nutrido grupo de cazas TIE. Alrededor del proyector estaba el general Cracken, el mayor Speria y el comandante Edgar con su traje de vuelo. La aparición de la nave enemiga se había producido instantes antes de la partida de los cazas.
            – No puede ordenarme eso, señor – replicó el jefe de pilotos –. Sin nosotros no tienen ninguna oportunidad de defenderse.
            – Comandante ha de partir sin demora – insistió Cracken con firmeza –. Le necesita más la Flota que nosotros. Ha de llegar a Solluts y unirse a la batalla que se avecina. Comprendo su deseo de defender este lugar comandante Edgar, pero su objetivo es más importante: destruir la segunda Estrella de la Muerte.
            Edgar asintió resignado. No había estado en Yavin pero si Palpatine obtenía otra estación como aquella la galaxia estaría perdida irremediablemente y nadie podría derrotarlo.
            – Señor –le saludó visiblemente resignado.
            – Que la Fuerza te acompañe – le deseó Speria
            – Y a ti también, buen amigo – replicó el Edgar –. Y a todos vosotros.
            Dicho lo cual salió del centro de mando hacia el hangar. Sus cazas estaban alineados para despegar, con sus pilotos esperando la noticia.
            – Lo siento chicos, no podemos quedarnos – les dijo su superior y les explicó su objetivo en la luna santuario de Endor. Todos asintieron con pesar –. Como las defensas de la base no pueden cubrirnos, saldremos todos juntos, separándonos por parejas evitando cualquier enfrentamiento contra los cazas imperiales. Al salir del pozo de gravedad del planeta saltaremos al hiperespacio. Realizaremos dos saltos antes de concentrarnos en el Hogar Uno con la Flota. ¡Qué la Fuerza nos acompañe!
            Tras un grito de ánimos todos los pilotos se dirigieron hacia sus cazas.
            Antes de partir Satek miró hacia donde se encontraba Ardern y alzó la mano de la manera vulcana. El boliano hizo lo propio y sonrió resignado, conociendo su destino, al mismo tiempo que deseaba suerte a su amigo. Satek no replicó la sonrisa, pero su mirada lo decía todo. La lógica le dictaba que no volverían a verse y sintió la mayor tristeza que jamás podría imaginar. Se concentró para reprimir sus sentimientos de rabia, amargura y deseó con todas sus fuerzas que Ardern se salvara.
            – Larga y próspera vida mi buen amigo – murmuró girándose y subiendo a su Ala-X.


            – General, usted también debe marcharse – dijo Speria tras la salida de Edgar –. Salga escoltado con el escuadrón Naranja. Esta base puede caer con todo su personal, pero usted es mucho más importante.
            – En esta guerra nadie es imprescindible – replicó Cracken con serenidad –. Y estoy arto de huir. Huir de Yavin, huir de la Base Echo en Hoth y de otros tantos sitios sin nombre. No, hoy es un buen día para permanecer aquí y luchar junto a un grupo de buenos hombres.
            En la imagen holográfica podían ver como el destructor Venator empezaba a desplegar sus fuerzas en el valle que se extendía en la parte posterior de la base, más allá del escudo deflector que les protegía. Los primeros andadores AT-AT y AT-ST empezaban a desembarcar mientras los cazas TIE les cubrían. No podían perder tiempo si querían que el escuadrón Naranja partiera intacto hacia la decisiva batalla que se avecinaba.
            – Señor, recibimos una comunicación – interrumpió el técnico –. Por el mismo canal que el general esperaba la señal de ayer.
            – Páselo, inmediatamente – replicó Cracken y en el proyector apareció el rostro de de Lattre.
            – General siento llegar tarde, yo también he detectado la presencia del destructor imperial. Espero que permita que les ayude.
            – Sería un placer capitán de Lattre de Tassigny – contestó Speria con una sonrisa de satisfacción amarga, así era como le había llamado Ardern –, pero no creo que su nave pueda contra un destructor Venator.
            – ¿Pueden bajar los escudos durante cinco segundos? – preguntó el capitán de la Spirit, lo que provocó una desconcertante mirada entre Cracken y Speria.
            – Los cazas del comandante Edgar están a punto de despegar. ¿Pueden aprovechar ese lapso de tiempo? – sugirió Cracken
            – Será más que suficiente – respondió de Lattre y su imagen desapareció, regresando el despliegue enemigo.
            – Mayor, no logro situar el origen de la transmisión – informó entonces el técnico –. No detectamos ninguna nave en órbita.
            – El comandante Edgar informa que está preparado para despegar – indicó otro técnico. En el puesto de control de tráfico podía ver los cazas con sus motores encendidos, levitando frente a la entrada de la cueva a punto de emprender el vuelo.
            – Que desactiven el escudo deflector – ordenó Speria. Aquel era el momento adecuado, mientras la cobertura de cazas TIE estaba entretenida cubriendo el despliegue de las tropas de tierra.
            En ese instante y ante la sorpresa y el estupor de todos los presentes, frente a Speria y Cracken, al otro lado del proyector holográfico se materializaron de la nada cuatro figuras: Jaques de Lattre de Tassigny, Ken Shimura, Chuket y Kanuu de Lattre de Tassigny. Los dos primeros llevaban un mismo uniforme con los pantalones y la parte superior de los hombros negra y la casaca roja en uno y dorada en el otro.
            – Todos los cazas han partid… – informó uno de los técnicos que no había visto lo ocurrido y que al girarse se sorprendió al ver cuatro nuevas figuras.
            – Vuelvan a activar el escudo deflector – replicó Speria mecánicamente sin dejar de mirar perplejo a de Lattre y su grupo.
            – ¿Cómo diablos ha hecho eso? – dijo por fin Cracken después de unos instantes, tras sobreponerse de la sorpresa.
            – Simplemente tecnología, general – respondió de Lattre con tranquilidad –. Pertenezco a una organización cuya máxima y Primera Directriz nos obliga a no intervenir en el desarrollo normal de cualquier civilización. El teniente Shimura al ponerse en contacto con ustedes violó esa norma. Y ahora yo también la romperé.
            Dicho lo cual presionó una pequeña joya en forma de estrella que tenía en el pecho.
            – Comandante Crespo, soy el capitán de Lattre de Tassigny, le ordeno atacar a las fuerzas imperiales que están cercando la base rebelde. ¿Ha entendido?
            – Lo he entendido capitán. Lo anotaré en el diario de a bordo. Spirit fuera.


USS Spirit

            Crespo se estiró el uniforme rojo al sentarse en la silla de mando. En la pantalla podía ver como el destructor empezaba a elevarse tras desembarcar a las tropas de tierra, para poder abrir fuego y debilitar los escudos deflectores del puesto avanzado desde una posición más alta.
            – Estaciones de batalla – ordenó Crespo con voz tranquila, pero con un tono transcendental. En su mente tenía a la familia de su esposa, aniquilada en Alderaan. Por fin podría vengarse. La alerta resonó por toda la nave, las luces se atenuaron, encendiéndose las rojas –. Teniente Kinapk fije torpedos de fotones sobre el objetivo.
            – Sí señor.
            – Teniente T’Lar desactive el sistema de ocultación.
            A unos cinco mil metros de altura por detrás del Krontak, una nave apareció de la nada y varias pequeñas estrellas rojizas salieron disparadas hacia la popa del destructor, haciendo impacto en las torres gemelas de mando.
            – Impacto directo. Escudos al 60% – informó Kinapk.
            – Fuego a discreción.
            Una lluvia de torpedos de fotones salió de la torre de armamento del Spirit y cayó sobre el Krontak mientras la nave estelar pasaba a gran velocidad por su costado. Al retomar altura volvió a lanzar otra hondonada de torpedos desde la popa.
            – Los escudos enemigos han caído. Su parrilla energética fluctúa – informó Kinapk.
            – Timonel, haga otra pasada. Fuego con los phasers, máxima potencia.
            El Spirit viró con rapidez entre las nubes de Tierfon y regresó en un picado sobre el destructor que empezaba a perder altura. Los impactos alcanzaron la base de la torre de mando los turboláser de estribor y penetrando en el casco hasta los reactores principales. Una tremenda explosión sacudió toda el veterano Venator que perdió definitivamente la energía y envuelto en llamas se precipitó unos cientos de metros sobre la superficie del valle.
            – Teniente fije objetivos sobre la línea de avance de la infantería y sus vehículos.
            – Cazas TIE acercándose hacia nosotros – informó T’Lar.
            – Cambie de objetivo – ordenó Crespo, mientras veía acercarse con rapidez a los pequeños cazas negros de alar octogonales.
            – Dispersión máxima, blancos designados.
            – ¡Fuego!
            De las diferentes trincheras surgieron los rayos de energía que impactaron en las trayectorias de los pequeños TIE, que sin escudos, cayeron la mitad antes de que sus compañeros pudieran desviarse de aquellos mortíferos disparos.
            – Vuelva a centrarse en la superficie.
            El Spirit volvió a girar en redondo y pasando por encima de las llamas del Krontak se dirigió hacia los AT-AT que estaban acercándose al puesto avanzado. El phaser cruzó a los andadores en diagonal como si de una línea de fuego se tratara y penetró su grueso blindaje como si este fuera una de hoja de papel. Los cinco vehículos estallaron mientras en las trincheras rebeldes los soldados vitoreaban aquella misteriosa nave que les había salvado la vida.
            – ¿Quedan más fuerzas enemigos?
            – Los sensores indican algunos andadores escolta AT-ST en los flancos se retiran y numerosos supervivientes del destructor – informó Kinapk –. Los cazas TIE se reagrupan y están virando hacia nosotros de nuevo.
            – No entienden que ya han perdido. Pues se lo demostraremos – comentó Crespo observando como el puñado de temerarios cazas se reagrupaba –. Fuego.
            Los phasers volvieron a disparar, alcanzado al resto de TIE, que cayeron bajo los ordenados de tipo del Spirit que habían calculado su rumbo de aproximación y ajustado la trayectoria de los phasers de manera automática. En unos segundos ya no quedaban cazas imperiales en los cielos de Tierfon.
            – Hemos de ser generosos y dejaremos que la Alianza se divierta también un poco. Transmita la posición de esas fuerzas al puesto avanzado. Por si un caso, nos mantendremos cerca de la posición. Timonel tome altura y sitúenos en órbita.


Puesto avanzado de Tierfon

            – Que salgan los speeders y acaben con esos AT-ST – ordenó Speria tras acabar el ataque del Spirit. Luego miró fijamente a de Lattre de Tassigny –. Ha salvado nuestras vidas capitán. Jamás lo olvidaremos.
            – Ni la Alianza – replicó Cracken, que miró a Kanuu –. Usted debe de ser su hijo, me alegro de que esté sano y salvo.
            – Gracias, general – replicó este aun débil –. Pero el puesto avanzado ha sido descubierto, debemos empezar la evacuación.
            – En breve eso no será necesario – respondió Cracken –. Con ayuda de la Fuerza en poco tiempo el Emperador habrá muerto y su segunda Estrella de la Muerte habrá sido destruida en Endor. Su reinado por fin llegará a su final.
            – Eso espero – dijo de Lattre –. Aun así el Imperio es poderoso y tardará en caer. Si lo desean podemos evacuar a parte del personal.
            – Personalmente preferiría que no – intervino Speria –. Ya es hora de empezar a no huir. El puesto avanzado de Tierfon se mantendrá activo mientras sea necesario. Pediré que tras la batalla de Endor envíen de nuevo a un escuadrón de cazas y continuaremos hostigando a nuestros enemigos en el sector Sumitra o allí donde se encuentren. Nuestra lucha es una luz que no se extinguirá, capitán.
            – Que así sea – le respondió de Lattre –. Si les parece bien ordenaré que la nave que transporta los prisioneros liberados en Corvanni IV se desvíe para dejar a los que puedan ser útiles aquí. Entre ellos el otro piloto capturado junto a mí hijo.
            – Solicito permiso para volver a mi puesto, señor – dijo entonces Kanuu.
            – Ha de descansar teniente. La guerra aún no ha acabado y le necesitamos plenamente restablecido – le contestó Speria –. Y capitán de Lattre de Tassigny no creo que el Imperio nos ataque tras su intervención, por lo menos durante un tiempo.
            – Entonces regresaré a Naboo y nos pondremos en contacto con la célula de la rebelión en el sistema. Si el Emperador muere pronto, es posible que muchos planetas se alcen contra sus tropas.
            – Esa es nuestra esperanza – replicó Cracken –. Me preguntaba si podría acompañarle y poder ver algo más de su... nave.
            – Si lo desea será un placer general. Así podremos hablar de nuestra futura colaboración.


USS Spirit

            – ¿Un poco más? – le preguntó Laren señalando la botella de vino.
            – No, por favor. Ya he bebido suficiente – replicó Cracken recostándose en la silla. A su alrededor estaba congregada la oficialidad de aquella increíble nave. Su historia era apasionante: procedentes de otra galaxia y llegados por el azar de un accidente, habían sobrevivo ocultos en la convulsión de la Guerra Civil que se vivía entre los sistemas de la Antigua República. Le habían mostrado la nave y le habían explicado el significado de la Primera Directriz: no intervenir en el desarrollo de otras especies. No le habían dicho porque ahora la habían violado, pero él hacía tiempo que se había alzado en armas contra la tiranía del Emperador y la rectitud de de Lattre y del resto de oficiales le indicaban que ya no habían podido aguantar más ante la política de terror y barbarie de lo que hasta entonces eran meros espectadores.
            – Le recuerdo que es sintetol, general – indicó Crespo con una afable sonrisa en los labios –. Por mucho que beba no se le subirá a la cabeza.
            – Simplemente es que son demasiadas emociones. Hace unas horas me había preparado para morir en Tierfon y ahora me parece estar a bordo de un crucero de lujo, mientras espero la resolución de la batalla más decisiva de esta guerra.
            – Es ilógico preocuparse cuando no podemos hacer nada desde aquí. Salvo esperar – replicó la vulcana T’Lar, cuyo hijo iba a participar en el ataque contra la segunda Estrella de la Muerte.
            – Cómo he dicho ha sido un día largo. Si no les importa me retiraré a descansar – dijo Cracken y todos dejaron el camarote del capitán.
            Pero Cracken no pudo conciliar el sueño y decidió pasear por la nave para despejarse. Por los pasillos no había nadie, a bordo solo estaba la tripulación imprescindible, el resto mantenían su vida en Naboo como miembros de una respetada empresa. Presionó los paneles del pasillo para descubrir el camino hacia el Seis Frontal, la cantina de la nave. Al llegar se encontró con un oficial leyendo un padd. Este le saludó cortésmente y le ayudó a replicar un zumo de pomelo, recomendado por ese cortés teniente.
            Poco después mientras contemplaba el remolino de luz del hiperespacio que se desplegaba frente a los grandes ventanales se abrió una de las puertas y entró el capitán de Lattre de Tassigny.
            – ¿No podía dormir? – le preguntó Cracken.
            – Usted tampoco.
            – Demasiadas cosas se están jugando en este momento.
            – Además, querría estar con sus compañeros
            – Así es – respondió rotundo. Si se hubiera quedado en el Hogar Uno habría formado parte de la tripulación del Halcón Milenario que iba a pilotar el general Lando Carlrissian que iba a liderar el ataque de los cazas contra la estación de batalla aún en construcción –. Pero también sé que allí sería uno más. Las cartas ya están repartidas. Aun así…
            » ¿Puedo preguntar qué le sucederá al teniente Shimura? – preguntó tras unos instantes de silencio entre ambos oficiales –. Por lo que he entendido ha desobedecido la más importante de sus leyes.
            – Yo también la he roto – replicó categórico de Lattre –. En otras circunstancias... quién sabe. Pero estamos lejos de la Federación.
            » General – prosiguió agravando el tono de su voz –, ha de entender que esta nave posé tecnología que podría hacer tambalear toda esta galaxia. Los replicadores podrían llegar a destruir toda la base industrial y comercial existente. Sin la necesidad de cultivar alimentos o de extraer materias primas para manufacturar artefactos, millones de seres no tendrían trabajo, sistemas enteros se arruinarían. En mi galaxia esa tecnología fue evolucionando con lentitud y permitió que la economía se adaptara sin causar un gran trauma. Por tanto aunque mi tripulación y yo ayudemos a la Alianza habrá cosas que no podemos compartir.
            – Lo comprendo – replicó Cracken alzando el vaso replicado de zumo.
            – El resto de nuestros recursos están a su disposición, incluyen aquellos que hemos acumulado alrededor de la empresa que tenemos en Naboo: los astilleros, el refinado de gas tibanna, el taller donde fabricábamos los torpedos de protones, y  la red de intercepción y descodificación que creó Shimura podría ser ampliada para ponerse a su servicio.
            – Intercederé ante Mon Mothma, pero no creo que haya problema en ese sentido, además siempre tendrán el respaldo del adquisidor Keegan. Su Federación se asemeja mucho a la República que queremos reconstruir.


Naboo

            El Spirit surgió del hiperespacio y activó su sistema de ocultación al mismo tiempo que la Flora Rebelde luchaba alrededor de la Estrella de la Muerte a muchos años luz de allí. Tras transportar a los oficiales a las instalaciones de Tycho Inc. en Theed, la nave regresó a la luna de Ohma-D’un, donde se ocultaba de miradas indiscretas.
            Al llegar Shimura se puso en contacto con la célula que la rebelión y concretó una cita para que de Lattre pudiera hablar abiertamente con el resto de líderes del planeta. La había convocado en una estancia de la biblioteca de la universidad, un lugar lo bastante público para pasar desapercibido y donde se podía mantener una reunión discreta en una de sus muchas estancias. El primero en llegar fue Been, era un Rep, miembro del Alto Consejo Gungan, representando al jefe Nass que desde el nacimiento del Imperio había formado parte de la Rebelión. Las otras dos personas habían sido incorporadas a la Alianza en los últimos años por el propio Shimura, que buscaba ensanchar el pequeño grupo gungan. El siguiente en llegar fue el coronel Typho de las fuerzas Reales de Naboo e hijo del guardaespaldas de la antigua senadora Amidala, que ahora controlaba a las fuerzas locales del planeta. Era un hombre inteligente e impregnado con la independencia que siempre había caracterizado al pueblo humano de Naboo y gracias a la actitud del Emperador no había sido difícil atraerle hacia la causa. La última en llegar fue la senadora Pooja Naberrie, la cual siempre había simpatizado con la Rebelión, pero que hasta la disolución del Senado Imperial no había sido capaz de dar el siguiente paso. Desde entonces había utilizado su influencia entre la alta sociedad del planeta para extender las simpatías hacia los opositores en aquel remoto sistema.
            – Nos ha sorprendido lo urgente de la reunión – dijo Pooja Naberrie dirigiéndose hacia Shimura –. Pero no imaginábamos que vendrías tan bien acompañado. Jaques me alegre verle entre nosotros.
            – Hacía tiempo que tendría que haber venido – replico este cortés.
            – General Cracken es un honor tenerlo entre nosotros, su reputación le precede – indicó Typho respetuoso.
            – En realidad solo soy un simple luchador por la libertad, como ustedes – dijo Cracken modestamente y luego miró hacia los dos oficiales de la Flota –. Ken Shimura y Jaques de Lattre de Tassigny, así como la mayoría de los integrantes de Tycho Inc., forman parte de un grupo de personas amantes de la libertad y la justicia y desde hace tiempo colaboran con la Alianza. A partir de este momento trabajarán más abiertamente tanto conmigo, tanto como con ustedes. Y les anuncio que estamos a punto de entrar en una nueva fase en la lucha contra el Emperador Pal...
            El pitido del comunicador que llevaba de Lattre interrumpió a Cracken.
            – Capitán, aquí Crespo, disculpen la interrupción, pero es importante – dijo la voz del primer oficial a través del comunicador –. La Holonet acaba de anunciar: que el Emperador ha muerto en Endor.
            Airen Cracken lanzó un suspiro de alivio al escuchar aquella noticia. Todos en aquella sala empezaron a felicitarse llenos de satisfacción. Been se fundió en un abrazo a su buena amiga Pooja, igual que hacían Typho y Shimura, cuya amistad y respeto se había forjado mientras trabajaban clandestinamente en los últimos años. De Lattre le alargó la mano a Cracken: por fin la justicia había triunfado. Para anunciarlo el departamento de Criptografía de la Alianza se había introducido en la Holonet Imperial para proclamar la gran victoria sobre Palpatine en todos los rincones de la galaxia.
            – Señores es un momento de alegría para todos... – anunció Pooja con visible emoción en su rostro –. Pero la lucha ha de seguir. Con el coronel Typho hace algún tiempo preparamos una operación para liberar Naboo de las garras de Palpatine.
            – Sí, debemos aprovechar estos momentos de debilidad para atacar – insistió Typho –. Las Fuerzas de Seguridad Reales están listas para alzarse, en poco tiempo podríamos desplegarnos en Theed, Deeja Peak y Keren...
            – Los gungans nos ocuparemos de las fuerzas subacuáticas en Otoh Gunga, la ciudad oceánica de Kaadara y en otros enclaves – anunció Nessa.
            – Nosotros nos ocuparemos del Retratamiento del Emperador – anunció de Lattre –, fue construido como centro de mando lejos de Coruscant y aunque no lo parezca, es el lugar más fuertemente custodiado. Si nos apoderamos de esa instalación toda resistencia en el planeta se vendrá abajo. También tenemos que detener a Panaka...
            – Hubo una época en que Panaka realizó grandes servicios a Naboo y a mi propia familia – reflexionó Pooja con pesar.
            – También ha servido muy bien como moff del sector Chommell para el Emperador – replicó el gungan con amargura –. Y ha de ser juzgado por sus crímenes.
            – No creo que tardemos en neutralizar el Retratamiento – dijo de Lattre que se dirigió a Typho –. Después me uniré a sus fuerzas en ayudarles a liberar el restro del planeta. Para ello cuento con un buen número de wookiees que están más que dispuestos a ayudarnos en esta tarea.
            – Toda ayuda será bienvenida – replicó este y la reunión se disolvió para ir a preparar cada uno sus fuerzas. Al mismo tiempo en las calles se iban llenando poco a poco de gente que quería celebrar la muerte del tirano.
            Mientras los habitantes de Naboo celebraban el fin del terror una fuerza formada por wookiees y tripulantes del Spirit asaltaron a la sorprendida guarnición del Retratamiento del Emperador. Al mismo tiempo la Guardia Real al mando del comandante Typho y el ejército gungan liderado de nuevo por Boss Nass ocupaban el resto de instalaciones imperiales del planeta. El último representante de Palpatine, el moff Panaka, fue arrestado mientras permanecía sentado en el Trono del Palacio Real.
            Pocos días después la reina Kylantha, que había permanecido más tiempo del permitido en su cargo, renunció al trono y se celebraron las primeras elecciones libres desde hacía más de diecinueve años, restaurado así el gobierno tradicional de Naboo. Poco después la nueva reina Pooja Naberrie anunció que el sistema se uniría a la Alianza de Planetas Libres liderados por Mon Mothma. Typho y las Fuerzas Reales también se integraron con las fuerzas de la Alianza, mientras el desorientado Imperio se retiraba en un reinante caos hacia los Mundos del Núcleo, dejando en paz aquel pequeño sistema del borde exterior.


Tiempo después…

            La nave personal de Cracke, la corveta corelliana Contruum, llegó a Naboo meses después de la muerte de Palpatine.
            – Bienvenido de nuevo – le saludó de Lattre que le esperaba en el espacio puerto. En la solapa de su chaqueta llevaba el comunicador dorado.
            – Me he enterado que usted ahora forma parte del Consejo Consultivo de la Reina Nabarrie, enhorabuena – le saludó el recién nombrado Director de la Inteligencia de la Nueva República mientras subían a un aerobús oficial.
            – También le devolvimos las empresas que adquirimos a sus legítimos propietarios – explicó de Lattre –. Por muy bien que lo hiciéramos, no somos empresarios y solo las usamos para proteger nuestra tapadera.
            – Me alegro. Pero tengo que decirle que traigo noticias que le interesan. Y lo que les diré por el momento es un secreto – dijo Cracke en el interior del vehículo –. Poco antes de la Batalla de Endor enviamos un pequeño grupo de hombres de la inteligencia tras una fuerza imperial bajo el mando de un Gran Moff sin sectores asignados llamado Daran. No sabíamos cuál era su objetivo y conocerlo era de extrema importancia porque contaba con muchas naves y soldados leales al Emperador. Ahora acabamos de conocer que misión tenía: invadir otra galaxia, la Vía Láctea.
            Aquello dejó paralizado durante unos instantes a de Lattre mientras el aerobús descendía sobre la Gran Plaza, junto al complejo gubernamental de Theed.
            – ¿Está usted seguro? – fue lo único que pudo preguntar de Lattre.
            – Completamente. Mi gente contactó con las fuerzas de la Federación que han sido atacadas por Daran – explicó Cracke –. En este momento un representante de su gobierno se encuentra a bordo de la nave insignia de Ackbar. He venido para acompañarle hasta allí.


USS Spirit

            La noticia de la ocupación de la Federación había caído como un mazazo sobre la tripulación del Spirit: por fin podrían volver a casa, pero su hogar se encontraba ahora bajo el terrible yugo del Imperio al que conocían bien. De nuevo con una tripulación mínima de Lattre partió rápidamente al encuentro de la embajadora Odan de Trill. La nave estelar se colocó a la altura del Hogar Uno, la nave insignia del almirante Ackbar y sede provisional de la delegación. Instantes después Kareel Odan y un oficial de la Flota se transportaron a bordo.
            Lo que primero le sorprendió a De Lattre fue ver una mujer tan joven, luego recordó que su simbionte trill tenía muchos años de experiencia como diplomático. El otro hombre, ahora capitán Flaherty, ya era conocido antes del accidente por sus dotes lingüísticas y diplomáticas.
            – Permiso para subir a bordo, capitán – fue lo primero que dijo Odan, con una gran sonrisa de orgullo.
            – Permito concedido embajadora. Sea bienvenida a bordo del USS Spirit – replicó de Lattre y Odan descendió los dos escalones de la plataforma del transportador con contenida emoción.
            – Capitán me llena de felicidad saber que una de nuestras naves, que creíamos perdida, en realidad estaba sana y salva y que por fin ha podido contactar con nosotros.
            – Embajadora si le he ser sincero, no creía que este encuentro fuera posible.
            – Me lo imagino, pero aunque estamos muy lejos de casa, pronto podrá regresar.
            De Lattre presentó al resto de la su oficialidad y después acompañó a esta y a Flaherty hasta la sala de conferencias, situada en la cubierta inmediatamente inferior a la del puente. Allí le relató lo que había sucedido desde la persecución a la nave ferengi hasta aquellos momentos.
            – Como capitán del Spirit, asumo todas las consecuencias y la culpa por haber violado la Primera Directriz – fue lo último que dijo en su relato.
            – Por favor, déjenos solos – replicó Odan y el resto de los oficiales se levantó y abandonó la estancia. Las protuberancias de la frente eran características en aquella sub-especie trill y la verdad es que intimidaban que más que las manchas a ambos lados del rostro mucho más comunes. Aun así no había dureza en la mirada.
            Ya solos Odan se levantó y caminó hacia los ventanales desde lo que se podía ver alrededor del Spirit la formación naval de la Nueva República. Permaneció así durante varios segundos, reflexionando en los acontecimientos que acababa de escuchar: una nave perdida, sola, en medio de un lugar desconocido y hostil.
            – Han pasado muchas cosas desde que nos dejó capitán – dijo con una voz suave girándose de nuevo para mirar a de Lattre directamente –. No solo la reciente invasión del Imperio. Justo antes luchábamos desesperadamente contra una poderosa fuerza del cuadrante Gamma: el Dominion. Usted no los conoce, contactamos con ellos a través del agujero de gusano que se descubrió en Bajor tras su marcha. Y hemos tenido otras amenazas también muy serias: el borg, por ejemplo.
            » No por ello hemos cambiado nuestra política, por supuesto – dijo esbozando una gran sonrisa –. Usted se enfrentaba a una difícil posición y durante años ha mantenido la estricta neutralidad como indican los procedimientos de la Flota Estelar en casos semejantes al suyo.
            » Pero su revelación como parte de la Federación y su alineación con la Alianza Rebelde o mejor dicho, la Nueva República, a través de Naboo sucedió técnicamente después de ser atacados por las fuerzas imperiales.
            – ¿Técnicamente? – repitió de Lattre.
            – Tal vez usted no lo sabía, pero para entonces ya estábamos en guerra contra nuestros mutuos enemigos. Por tanto su actuación es completamente legal y no infringe la Primera Directriz.
            De Lattre estaba boquiabierto por aquella interpretación de los hechos.
            – Con respecto a la actuación de su oficial de seguridad, el teniente Shimura... Es su oficial y han pasado muchos años juntos. Por mi parte su anotación en el diario de a bordo de su actuación zanja ese asunto – dijo sentándose de nuevo.
            » Capitán, su experiencia en esta galaxia es incalculable. Usted ha pasado años entre estas culturas y conoce bien cómo piensan y actúan, deseo que sea mi consejero en los pasos de debemos dar de ahora en adelante. Mi misión es negociar un tratado diplomático en todos los niveles con la Nueva República, ¿me ayudará en esta tarea? Se lo pregunto porque imagino que lo que más desea es regresar a casa, por mala que sea la situación allí. Pero le aseguro que si me acompaña en este viaje el esfuerzo de esperar valdrá la pena. Usted y su nave pueden ayudarnos enormemente en ese aspecto.
            – Hemos estado aislados diez años. Mi primer oficial y muchos otros están casados con habitantes de esta galaxia. Mi propio hijo lucha junto a la Nueva República. Esperar unos meses no importará. Además aun quedan algunas cosas que hacer en lo que respecta a nuestra tapadera durante estos años. Será un honor ayudarla.
            – Gracias capitán.
            – ¿Puedo hacerle una pregunta?
            – Por supuesto.
            – Ha dicho que descubrieron cerca de Bajor un agujero de gusano... Mi esposa es bajorana...
            – Entonces he de anunciarle que la ocupación de Bajor por los cardassianos acabó hace... ocho años. Tenemos muchas cosas que contarnos, el uno al otro – dijo Odan con una gran sonrisa.


FIN…