martes, 18 de julio de 2017

Cubiertas de la clase Defiant

Crear un universo ficticio creíble no es fácil, moldearlo para que sea coherente y creíble, producirlo y rodarlo, mucho menos. Sobre todo teniendo en cuenta que los fans estarán observando cada cosa que se haga (más en una saga como la de Star Trek). Como ya he dicho en otras ocasiones las naves son un elemento importante en esta saga, y aunque suele estar muy bien cuidado cada detalle por el equipo de producción, es habitual que al final haya errores o inconsistencias. Y una de las cuestiones sobre la clase Defiant siempre han sido sus dimensiones, que son algo engañosas. Desde el exterior, sobre todo si tenemos en cuenta la vista inferior (donde se aprecian dos hileras de ventanas), la nave parece más grande de lo que realmente es. Las comparativas visuales con el pájaro de presa klingon, la nave de guerra del jem'hadar o la estación Deep Space 9, pueden hacer parecer que tenga entre 50 o 170 metros de largo. Pero estas no son fiables, ya que las dimensiones de estas también pueden ser dudosas.

Durante las primeras etapas de su desarrollo Gary Hutzel pensaba que debía ser un acorazado que establecería un nuevo estándar para las naves de acción en la serie. Pero por otro lado se quería hacer una nave muy pequeña y realmente poderosa, tan aterradora que nadie se metería con él. Doug Drexler ya indica que el tamaño fue desde el primer día una “patata caliente”. Rick Berman quería un pequeño acorazado de bolsillo (un par de veces más grande que una runabout), mientas que Hutzel pretendía que tuviera 152.4 metros (500 pies) de longitud, finalmente la escala de la maya CGI era de 170 metros (560 pies), longitud que sería confirmada en el libro ST: DS9 Technical manual.

El MSD (Master Systems Display) que aparece en The search (DS9, 3.01), representa uno de los diseños conceptuales iniciales, por lo que no muestra el resultado final. Sería remplazado en Starship down (DS9, 4.07) y abarcaba 4 cubiertas, siendo modificado para el libro ST: DS9 Technical manual por Drexler, calculando su longitud en 128 metros (420 pies). Si tenemos en cuenta la altura de estas, entre 3,6 metros y 4 metros, la longitud de la nave sería de 110 metros o 122 metros respectivamente. Claro que el plano está pensado para mostrar los sistemas, y no tiene por qué tener una escala exacta, no creo que fuera esa su función real, pero sí es una medida más que apropiada para darnos una idea de sus dimensiones.

El MSD de Drexler cuenta con varios detalles interesantes, confirmando que la nave tenía solo cuatro cubiertas. Y se confirma la idea mostrada en los bocetos originales, donde el módulo de proa podía separarse del resto de la nave y ser usando como una cabeza de guerra. Así como las patas de aterrizaje que le permitirían posarse en la superficie de un planeta.

Cubiertas
Creado por Quantum Reality Inc. muestran cada una de las cubiertas, recogiendo con gran detalle su distribución interna.

Cubierta 1
En la cubierta más elevada si sitúa, como manda la tradición de la Flota Estelar, el puente de mando. También está el despacho y las cabinas de los oficiales, incluida la del capitán (aunque esta es igual a cualquier otra de a bordo). También hay una sala de transporte y como nave de pequeña dimensiones diverso equipamiento repartido en el casco.

Cubierta 2
La sala de ingeniería se encuentra en la segunda cubierta, además de la enfermería, el único laboratorio con que cuenta la nave, el comedor, las celdas para presos y el ordenador principal. En la parte frontal están las ojivas de anti-materia usadas como explosivo de la cabeza de guerra y su cabina de pilotaje, que puede separarse y usarse como proyectil como último recurso.

Cubierta 3
En la parte central se encuentra el hangar número 1, el más grande de abordo, bodegas de carga, el armamento principal y numerosos sistemas de ingeniería. En el módulo frontal están los motores de impulso de la cabeza de guerra.

Cubierta 4
Situada en la parte inferior del casco, casi su totalidad en la parte inferior de las estructuras que alojan las bobinas de curvatura, está ocupada por suministros, equipamiento y los hangares auxiliares, uno a cada lado.

Cubierta 5
Semi-cubierta que alberga el deflector principal de navegación y parte de sistemas de propulsión y armamento.


Ll. C. H.

Notas de producción:
Una interesante interpretación de Alexander Richardson basada en las luces que se aprecian en las últimas cubiertas, podrían dar un tamaño mayor, con siete cubiertas.

martes, 11 de julio de 2017

Diseñando la clase Defiant

La USS Defiant fue introducida en la serie de Deep Space Nine al principio de la tercera temporada. La aparición del Dominion como una nueva amenaza procedente del cuadrante Gamma, hacía imprescindible que Sisko y el resto de la tripulación de DS9 tuvieran una nave más grande, mejor armada y más rápida que las versátiles, pero pequeñas runabouts. Estas no eran más que una lanzadera grande, mientras que el Dominion tenía el formidable jem’hadar, un ejército de guerreros fanáticos poco dado a parlamentar y equipados con mortíferas naves de ataque.

Así nació la que el comandante Riker definiría como “navecita”. Originalmente iba a llamarse Valiant, pero como estaba a punto estrenarse el siguiente spin off de Star Trek, con la USS Voyager perdida en el cuadrante Delta, se decidió que las dos naves no podía empezar por la letra “V”, y se cambió el nombre por Defiant. Aunque una de las naves de la clase recuperaría el nombre original en el capítulo Valiant (DS9, 6.22).

En el borrador final de The search (DS9, 3.01), el capítulo donde haría su aparición la nueva nave, indicaba que esta había sido construida principalmente para la batalla, no para la exploración o la investigación científica, y que debía tener un aspecto patoso o torpe con respecto a otras naves de la Federación. Su desarrollo lo realizó James Martin, bajo la dirección de Herman Zimmerman y Gary Hutzel. Sus primeras ideas tenían como base una runabout más “musculosa”, pero no fueron aceptadas, así que se volvió a un aspecto más tradicional.

Este tenía dos barquillas convencionales, pero el casco era más aerodinámico, siguiendo el aspecto de la Voyager que ya había sido terminada para la nueva serie. Pero Zimmerman quería un concepto completamente nuevo, así que también fue rechazado. Aunque esta idea no sería olvidada y se rescataría para la USS Equinox, de la clase Nova, que encontraría la USS Voyager también perdida en el cuadrante Delta unos años después en Equinox (VOY, 5.26).

Tras esta serie de rechazos, Martin rescató un diseño más estilizado y aerodinámico descartado para las naves del maquis en The Maquis II (DS9, 2.21). Este tenía un casco compacto que abarcaban las barquillas y su aspecto era ciertamente más agresivo que una nave de la Flota Estelar. El concepto fue aceptado.

A partir de ese momento se perfiló la idea junto a Tony Meininger, que se inspiró en posters de los automóviles deportivos Ferrari para hacer el aspecto más compacto y elegante.

Como suele suceder algunos diseños recogían ideas que luego no aparecieron en pantalla, como la posibilidad de que la sección frontal del casco pudiera separarse del resto de la nave. Esta cápsula sería un último recurso para atacar al enemigo, convirtiendo la proa en un proyectil (tenía su propio sistema de propulsión) que utilizaría las cascas de los últimos torpedos o simplemente con la fuerza del impacto cinético. Los motores de impulso están reflejados en el libro ST DS9 Technical manual, en el MSD de la nave.

El resultado final ciertamente se aleja del concepto tradicional de nave estelar, precisamente lo que se pretendía lograr. Quedando por tanto un vehículo compacto y resistente, con un aspecto más agresivo de lo normal, pero que no tardó en cautivar el cariño de los fans.

La construcción de su interior fue supervisada por Herman Zimmerman, pero el limitado tiempo que tuvieron para su preparación, provocó un verdadero dolor de cabeza durante las escenas de acción de The search (DS9, 3.01), ya que el set del puente no permitía instalar el equipo y las cámaras habituales. Por tanto estas restricciones físicas influenciaron en los métodos de rodaje, y en los resultados vistos en pantalla al hacerlo en espacios más restringidos. Incluso tenían que cambiar las bombillas en cada toma para modificar la luz, ya que el decorado no contaba con luz variable. Por suerte modificaciones posteriores hicieron más fácil rodar en su interior, que sí tenía el estilo estándar de la Flota Estelar, aunque simplemente un poco más austero de lo normal.



Nota de producción:
La clase Defiant siempre ha sido una de mis naves preferidas. Su diseño, alejado de las líneas habituales de las naves estelares y su pequeño tamaño, siempre me han gustado. Entre los bocetos me parece muy interesante la posibilidad de separación del módulo frontal, más como cápsula de escape, que es lo que siempre imaginé, que como misil de último recurso. Entre los diseños primarios la idea de la nave con cuatro barquillas con forma de aspa, me parece de lo más original. Así como el que tiene forma de daga, con las dos barquillas en la parte superior, que no se aleja mucho de la idea de la runabout robusta que planteaba James Martin y la versión primigenia del concepto final, con las barquillas algo más sobresalidas del casco. Genial el aprovechamiento de una de las ideas de la Defiant para la Equinox.


Ll. C. H.

Links relacionados: