martes, 4 de marzo de 2014

USS Sulaco, 1a parte




El USS Sulaco fue enviado al Nivel 426 tras perder el contacto con la colonia que estaba terraformando el planeta para la Corporación Weyland-Yutani. Tras llegar a su destino el equipo de marines enviados allí, fue diezmado por una brutal criatura de origen desconocido.


Clase Conestoga:
Originalmente diseñada y construida por la Corporación Weyland-Yutani como un transporte logístico y de tropas con capacidad defensiva limitada, de manera que su perfil operacional se centraba en asaltos ligeros y bombardeos orbitales. En el 2179, dentro del programa ‘Block 74’ fue transformado en un transporte de respuesta rápida, bombardeo orbital y soporte logístico de flota. Su configuración asimétrica le confería una óptima capacidad de carga dentro de un casco compacto y bien armado. Su casco está compuesto por una aleación de ligadura y vigas compuestas, lo que proporciona suficiente fuerza para la aceleración masiva sin dejar de ser flexible como para soportar la reentrada atmosférica. Este se compone de aislantes laminados de blindaje de micrometeoritos, material compuesto y aerogel, capaz de disipar la reacción de láser y los haces de partículas, así como absorber las hondas de radar, proporcionándole cierta capacidad furtiva. Para evitar la detección por calor los respiradores de los motores están provistos de supresión/dispersión de infrarrojos. Completando su camuflaje con una pintura carbón oscuro para reducir su visibilidad.


Planta principal de energía:
Su sistema principal de energía estaba compuesto por un reactor de fusión Westingland A-59 con una potencia máxima de 3.6 teravatios. Su fuel básico es polvo cristalizado de hidruro de litio, con una gravedad específica del combustible de 0.82 toneladas métricas por metro cúbico o planta de fusión seca. De manera que es extremadamente eficiente en el espacio, evitando los problemas de almacenamiento criogénico asociados a los reactores civiles alimentados por isótopos de hidrógeno pesados tales como el deuterio y el tritio. El reactor acepta el polvo muy fino, lo que permite que sea enviado y bombeado como su fuera un líquido y se administra desde la central eléctrica como un polvo soplado, que es almacenado en contenedores de doble línea para evitar el contacto con otros elementos, ya que puede tener reacciones violentas. El proceso de fusión viene directamente de la disociación del LiH, liberando gran cantidad de energía extremadamente alta, requiriendo densidades de contención magnética y tiempos de confinamiento mucho mayores que los reactores de fusión convencional. De manera que la temperatura típica es de 600 millones de grados Kelvin y densidades alrededor de 5x10¹⁵ núcleos por centímetro cuadrado. Con una conversión de eficacia típica de 40 mW liberados por litro de plasma en energía eléctrica entregada, en su mayoría generados por acoplamiento magnetohidráulico. El consumo de combustible es aproximadamente de una cuarta parte de un miligramo por segundo por litro, por lo que de 900 toneladas métricas podrían abastecer al reactor durante un periodo máximo de un año.

La nave emplea un sistema de doble accionamiento para FTL (más rápido que la luz) y para el empuje sublumínico y maniobrar.  En estas últimas maniobras se emplean cuatro motores cohetes Gater-Heidman GF-240, alimentados directamente desde el reactor. La masa de la reacción es expulsada como un motor cohete. Para ello se usa en tipo de carbono-diamante industrial, que sublima fácilmente en la reacción de alto calor, creando empuje gaseoso sin necesidad de combustión. El carbono-diamante se prefiere a otras masas de reacción debido a su facilidad de fabricación, almacenamiento y alta densidad, sino que también deja sin emisiones de radio reveladoras en la estela de la nave mientras se enfría. El empuje es controlado por el cambio de la velocidad de flujo del carbono a través del motor. Las altas velocidades del flujo producen poco calentamiento y en consecuencia un alto empuje, con una baja eficiencia de combustión. Permitiendo que la masa de carbono llegue cerca del equilibrio con el plasma de fusión y requiriendo caudales mecho menores, produciendo una muy eficiente, aunque, bajo empuje puro. Cada uno de los motores genera empujes superiores a 35.100 toneladas métricas, por lo que el ratio específico de exceso de energía total de la nave es de 1.8:1, y aunque el consumo de combustible es muy alto, el empuje sólo puede sostenerse por periodos cortas. El funcionamiento normal los motores solo ejecutan una fracción de su potencia, lo que permite un bajo consumo de combustible.

Para los viajes FTL, la nave usa una hiperunidad taquiónica Romberg-Rockwell Cygnus 5. Esta inicia una salto quántico taquiónico mediante la creación de un intenso campo de masa virtual, que expande a niveles supercríticos que se acercan al infinito, en una transición sub-quántica a un estado taquiónico, convirtiendo la masa de la nave en una imagen de la misma energía. En este estado taquiónico la nave puede viajar no más lento que la luz, mientras permanece en el espacio real. La velocidad se controla mediante la alteración del estado de la energía y de la masa de la nave: acelerando al reducir la masa, mientras que el aumento de esta se reduce. El campo de la hiperunidad y el campo de densidad se controlan por un banco acelerador de taquiones 480-510 mTY. Para operaciones normales el sistema es capaz de mantener una velocidad de crucero de 0.74 años luz por día sideral. (1)


Armamento:
Su armamento le confiere la categoría de crucero ligero, permitiéndole ser una plataforma independiente dentro de la flota o grupo de trabajo, con un perfil operativo multi-función. Puede llevar además un número considerables de marines para defensa interna o asalto, proporcionando apoyo orbital a estos durante la acción planetaria. Esto ha hecho que estos transportes sea una de las principales naves de apoyo de los marines desde hace dos décadas.
 
Su capacidad espacial está compuesta por 8 misiles XIM-28A de largo alcance ASAT, situados en una bahía de lanzamiento dorsal. Es un misil auto guiado y capaz de buscar blancos con diferentes formas de rastreo, con una letal cabeza nuclear. Además cuenta con dos cañones de partículas turboalternadores de 800 megavoltios paralelos a la superestructura del casco de la nave. Alimentadas a partir de células de almacenamiento, de manera que no reducen poder del reactor principal, con un total de 320 segundos de fuego y tienen un alcance 100.000 kilómetros. Para el combate cercano posee dos cañones de raíles gemelos, dorsal y ventral, con una velocidad inicial superior a los 12 kilómetros por segundo y un alcance práctico de 100 kilómetros.

La defensa cercana está compuesta por 80 láseres infrarrojos capaces de vaporizar el fuego de cañones rail, misiles o cazas. Además de 20 señuelos diseñados para representar la firma de radar de la Conestoga y confundir a los sistemas de naves enemigas.
 
Su capacidad de ataque planetario está compuesta por 80 vehículos de caída libre auto-guiados de re-entrada con cabezas de alto explosivo, contra bunkers para penetración quinética, u ojivas nucleares. Y cuenta con 60 minas orbitales, suficientes para negar la órbita baja de cualquier planeta.




Notas de producción:
Este artículo ha salido muy técnico, pero a medida que me iba informando sobre el universo de Alien y esta nave en particular, me pareció interesante explicar aquello que en las películas de nuestros xenomorfo favorito no se explican: cómo funcionan las sus naves espaciales.

(1) La descripción técnica procede del libro “Aliens. Colonial Marines technical manual” de Lee Brimmicombe-Wood, puiblicado por HarperPrism 1996.

No hay comentarios:

Publicar un comentario