martes, 26 de febrero de 2019

Diseñando las naves del jem’hadar (2)


Nave de guerra
Para el episodio Valiant (DS9, 6.22) se necesitaba una nueva nave para el jem’hadar, la cual debía ser más grande y poderosa de lo que se hubiera visto hasta la fecha. Las ilustraciones volvieron a ser realizadas John Eaves, que utilizó las mismas líneas que el crucero de batalla, pero esta vez era más angulosa y mucho más robusta.


Aun así contaba con los mismos elementos que del modelo precedente, mostrando su claro linaje jem’hadar. Aunque sus colores eran más apagados, destacando un origen industrial, similar a la nave de ataque.


Como en el guión se requería que la USS Valiant pasara muy cerca de su, se esbozaron con gran detalle las partes que iban a verse, para después crear el modelo CGI por parte de la empresa de efectos visuales Musa Digital. Siendo uno de las pocas naves ideadas para Deep Space Nine que no se construyó su maqueta física.

Si nos fijamos el Scimitar, la nave remana comandada por Shinzon de ST Nemesis, también diseñada por Eaves, nos recuerda un poco a esta nave. Tiene las mismas líneas pesadas, alejadas de las formas más aerodinámicas de las naves romulanas, con las barquillas de curvatura en la parte superior, y las alas inclinadas hacia abajo.


Asteroide de internamiento
En el guión de In purgatory’s shadow (DS9, 5.14) se describe al campo de prisioneros: “Esta es una zona abovedada en la superficie del asteroide. Sirve como área central o patio de la prisión para el centro de internamiento del Dominion […] Esta instalación es para un grupo de élite de prisioneros de guerra, personas que el Dominion siente especial curiosidad”.


El boceto de John Eaves aparecía una cúpula transparente y diversas estructuras diseminadas por la superficie, que podían ser los barracones que habían formado parte de una antigua mina de ultritium, tal y como se describía en el guión.


Depósito de ketracel-blanco
Al no querer repetir el asteroide del campo de prisioneros 371, John Eaves empezó a trabajar un nuevo diseño para la instalación de ketracel-blanco que iba a aparecer en A time to stand (DS9, 6.01). Por aquel entonces alguien había traído postales de la capilla de la Academia de Cadetes de la Fuerza Aérea de Colorado Springs: “el edificio es un crucero entre la Casa de la Ópera de Sydney y un montón de puntas de flecha alineadas”, según recuerda Eaves, que quería hacer algo similar, pero con elementos de ciencia-ficción. “En realidad no teníamos tantas referencias para comparar cuando se trataba de diseños del Dominion; había un par de naves del jem’hadar y algunos maquillajes, pero aparte de eso era un campo de batalla abierto”. De esa manera esbozaron las infraestructuras en la superficie del asteroide, añadiendo también puertos de atraque y proyectores de escudos deflectores, como velas de barco sobresaliendo de la roca. Mostrando que la instalación de procesamiento se extendía por debajo de la superficie. Lo que coincidía con varias escenas del capítulo que mostrarían claramente que estaban bajo tierra en algún tipo de cueva. (1)




Originalmente se quería construir la planta de procesamiento en el interior de un cráter, pero al final la necesidad de ahorrar en el presupuesto dirigió la construcción de la instalación en el interior del asteroide, ahorrándose las estructuras externas, que solo serían reconocibles por diversos puntos lumínicos que se aprecian en la parte inferior de la roca.




Notas de producción:
(1) Parte de la información procede del número 140 de Star Trek Starships Collectioin Federation Tug, que contiene un artículo sobre el diseño del depósito de ketracel-blanco. Allí se habla de estas escenas “bajo tierra” que o no llegaron al montaje final, o puede ser una confusión con los sucesos en In purgatory’s shadow (DS9, 5.14), al tratarse de dos instalaciones del Dominion situadas en sendos asteroides.


Ll. C. H.


Links relacionados:

jueves, 21 de febrero de 2019

Discovery Saints of imperfection


¡Advertencia: puede contener spoilers!

Este es un buen capítulo, para ser de Discovery. La verdad es que no es una reseña muy extensa, pero no quería dejar pasar la oportunidad de comentar un par de cosas.

Red micelial
La existencia de los jahSepp me pareció interesante, la explicación de su naturaleza ya es otra historia: descomponen toda la materia que entra en la red para darles nuevos usos. Me suena a unos carroñeros. Además su existencia solo es necesaria para resucitar a Culber. ¿Además de la Discovery con su motor de “champiñones” que más entra en la red para que estos lo transformen? ¿Hay más seres vivos en ese extraño vergel? ¿Se pasan toda su existencia descomponiendo y componiendo sin más motivo?

La dimensión micelial está plasmada como un edén, con plantas y árboles iridiscentes, como buceando en un espacio fluido y traslúcido con una atmósfera de oxígeno. La verdad es que me la imaginé muy deferente a nuestra realidad. Más abstracta, tal vez como aquellas infinitas ramificaciones de conductos o caminos que dislumbramos en la pantalla del puente en  What’s past is prologue (DIS, 1.13). O similar al universo quántico de Ant-man y la Avispa. Pero claro este ya está creado para las películas de los cómics de Marvel. Y entre tanta exuberancia de belleza vegetal… ¿Por qué existe un árbol con una toxina letal para las criaturas que viven en ese paraíso? ¿Y cómo descubrió Culber que la corteza del árbol yeel dañaba a los jahSepp? ¿Si estos le hubiera dejado en paz Culber continuaría amenazando su existencia? Al fin y al cabo, parece que solo se está defendiendo.

El regreso del doctor Culber no me parece mal. Era un personaje que me gustaba y tuve una pequeña conmoción cuando lo asesinaron, ya que no me lo esperaba. Y sinceramente me apenó la viudedad de Stamets. El cómo ha resucitado, la verdad es que tiene poca importancia. En la serie ya habíamos recuperado a la capitana Georgiou procedente del universo espejo. Y como he leído en las redes sociales, ya hace años Spock resucitó después que su cuerpo fuera enviado al planeta Genesis. Además Harry Kim murió varias veces en su periplo a bordo de la USS Voyager en el cuadrante Delta. Esto es ciencia-ficción, hay cosas que pueden pasar y que por lo menos sirva para reunir a una pareja separa por fatídicos actos criminales de un klingon albino.

Insignias Negras
La misma semana que se emitió Sants of imperfection (DS9, 2.05) estuve viendo, para confeccionar mi listado de recomendación de Deep Space Nine, la presentación de la Sección 31 en el magnífico Inquisition (DS9, 6.18). Y la sensación que me dio era que nadie conocía su existencia, salvo unos pocos. Cuando Bahir dice que no ha oído hablar de ella, Sloan replica que «Mantenemos un perfil bajo. Las cosas funcionan mejor así». Según este, agente de la agencia, su trabajo es:

«Identificamos posibles peligros potenciales para la Federación»
«¿Y una vez identificados?» pregunta Bashir
«Nos encargamos de ellos»
«¿Cómo?»
«Discretamente»

Con esta pequeña y lacónica explicación se nos presenta el aspecto más oscuro de la utopía creada por Gene Roddenberry. Algo más siniestro, sí cabe, es la respuesta que ha recibido Sisko después de que Barhir reporte su encuentro: «En cuanto a la Sección 31, las cosas se complican un poco más. El Alto Mando de la Flota no ha admitido su existencia, pero tampoco la ha negado. Solo han dicho que ya me llamarían». Significa que los responsables de la Flota Estelar, tal vez de la misma Federación, sí conocen esa organización. Pero para “lidiar con esos enemigos potenciales” su mejor defensa es la discreción como bien indica Sloan. Ahora bien, un siglo antes de revelar al público el trabajo de esta organización parece que todo el mundo la conoce: el capitán Pike, el cual podría ser entendible por su posición; conoce a Leland y no deja de ser el quinto capitán más condecorado de la Flota. ¡Pero es que también Burnham! Incluso Ash Tyler/Voq el albino, reconoce en Pointof light (DIS, 2.04) que, aunque, es la primera vez que ve una “insignia negra” conoce su existencia. No sabemos si ese conocimiento es de los recuerdos del humano o del Portador de la Antorcha, como alto cargo del Imperio Klingon. Pero me parece ridículo que tanta gente sepa de la existencia de la Sección 31 en el 2257, mientras que en el siglo XXIV no parezca que nadie sepa de sus actividades.

Discovery está plagado de pequeñas referencias del universo, en ese mismo capítulo se menciona Cestus III, o Deneba, estas son incontables y personalmente agradezco y disfruto. Pero por otro lado las licencias que se toma en ciertos aspectos me parecen innecesarias. ¿O es qué Burham como es la protagonista no puede ser menos que el espectador y ha de conocer la Sección 31? Cuidan mucho los detalles, pero en otros que son de fondo o contexto se deslizan peligrosamente fuera del canon o coherencias preestablecidas, como en el aspecto de los klingons y sus naves o la misma existencia del motor de esporas (o champiñones).

Por otro lado entiendo que la Federación del siglo XXIII es más pequeña que en la era de The Next Generation. ¿Pero es necesario que la almirante Cornwell esté a bordo de la nave de la Sección 31? Su escena está escrita para obligar a Pike y a Leland a trabajar juntos. ¿Pero no podían haber utilizado esos ingeniosos y “novedosos” comunicadores holográficos para lo mismo?


Ll. C. H.

Links relacionados:
Reseña: Brother

domingo, 17 de febrero de 2019

Diseñando las naves del jem’hadar (1)


El jem’hadar era el brazo armado del Dominion. Estaba formado por guerreros fanáticos alterados genéticamente, con su lealtad a los Fundadores grabada en su ADN. Además fueron creados con la carencia de una encima que les hacía dependientes a una droga llamada ketracel-blanco, para garantizar, en principio, su obediencia. Por tanto sus naves tenían que ser tan agresivas y peligrosas como estos.

Nave de ataque
Para sus naves de ataque, el diseñador de producción Herman Zimmerman y el ilustrador Jim Martin, realizaron diferentes diseños buscando el aspecto que claramente distinguible del resto de potencias como los cardassianos, los klingons o los romulanos. Y para encontrar su diferenciación se barajaron varias alternativas. Así uno de los primeros trabajos tenía un aspecto más tecnológico, de formas angulares y agresivas, muy fuertemente armado. Otro tenía una forma orgánica, en realidad se asemeja mucho a un peligroso y agresivo escorpión, que incluía pinzas y un aguijón superior.


Los bocetos derivaron a una mezcla de ambos: la forma orgánica, pero menos extraña que el primer boceto del aspecto de un escorpión. Era más plano y aerodinámico, con reminiscencias de los escarabajos egipcios, basada en influencias sugeridas por Rick Sternbach. Durante la construcción de la maqueta se tuvieron que hacer algunos cambios debido a la complejidad de obtener algunos de los ángulos más difíciles, acabando por tener líneas más redondeadas y suaves.

Para The ship (DS9, 5.02) John Eaves hizo el boceto de la nave estrellada, panza arriba y metida en la roca y con la escala para los personajes. Gracias al cual se construyó el decorado en Soledad Canyon, situado en el condado de Los Angeles.


El resultado final fue una nave con cierto aspecto tecnológico, con colores azules y púrpuras, que nos hacía entrever una fabricación en serie, necesaria para sus tácticas de combate como los ataques kamikaze vistas en The jem’hadar (DS9, 2.26). O sus grandes flotas de auténticos enjambres en las batallas de la guerra contra el Dominion, que recordaban a auténticas plagas de insectos.

Crucero de batalla
Para In purgatory’s shadow (DS9, 5.14), en el que una flota del jem’hadar llegaba al cuadrante Alpha, se requería una nave más grande que las de ataque, para llevar más armas y transportar más tropas. El encargo recayó en el ilustrador John Eaves, quien había sustituido Jim Martin en el equipo de producción de Deep Space Nine. Los primeros diseños tenían un estilo angular que tenían la sección frontal con la punta bifurcada, elemento que permanecería hasta el diseño final.


Realizó diversos bocetos con diferentes formas, para cuya inspiración utilizó el aspecto de aviones reales, jugando con elementos y formas reconocibles y aerodinámicas de estos, algunas más orgánicas y otras cuadradas y artificiales. Distinguiéndose claramente el puente de mando, mientras que otro contaba con configuración con cuatro alas.

Para el diseño final se inspiró en el aspecto del caza Douglas A-4 Skyhawk, en particular en el estilo cruciforme de la cola, las toberas de sus reactores y el montaje alar en forma de delta. Lo que influenciaría la forma de la estructura elevada, que terminaba con las barquillas de curvatura en la parte posterior. Como elementos distintivos tenía unas alas curvadas que colgaban por debajo del cuerpo principal, mientras que el módulo inferior estaba destinado para armamento.

Con la forma aprobada se hicieron numerosas pruebas de colores, con diversos croquis de camuflaje, incluso otros más dignos del circo, que a los guerreros del Dominion, como diría el propia Eaves en su blog tiempo después. Que finalmente terminaron en un tono gris-azulado y toques naranjas, con iluminación violácea, similar a las naves de ataque más pequeñas.



El resultado es una nave de formas orgánicas, cuyo diseño se asemeja a las formas inspiradas en los escarabajos de Jim Martin para el final de la segunda temporada. Con sus cuernos frontales, personalmente siempre me recordó a un escarabajo lucánido, con sus enormes mandíbulas frontales y su exoesqueleto más abultado.

  

Ll. C. H.



Links relacionados:

lunes, 11 de febrero de 2019

Discovery An Obol for Charon


¡Puede contener spoilers!

Antes de nada creo que An Obon for charon (DIS, 2.04) es posiblemente contiene la mejor idea por ahora de toda la serie de Discovery y de Star Trek en general, pero posiblemente también sea la peor ejecución como episodio.

La esfera
Como acabo de decir el encuentro con la Esfera (parece que la temporada va de fenómenos de color rojo) es probablemente uno de los mejores sucesos hasta ahora. La antigua entidad está muriendo y quiere dejar sus experiencias para que otros puedan beneficiarse de su existencia. Pero las dificultades por entender sus intenciones en este extraño primer (y último) contacto hacen que la cosa se complique. Al final el empeño de unos y otros resuelve la situación y permite completar el deseo del moribundo y descargan la información que aportará un extenso conocimiento a la Federación. Encontramos reminiscencias de V’Ger que deseaba encontrarse con su creador para transmitirle sus conocimiento. O de Roy Batty, el Nexus 6 que se preguntaba qué ocurriría con recuerdos: “naves de ataque en llamas más allá de Orion, rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser…” una vez haya muerto en Blade Runner. La necesidad de que su conocimiento no se pierda ha hecho que se ponga en contacto con la Discovery. Pero por desgracia nos quedamos con muchas incógnitas sin desvelar. ¿Es un ser vivo que evolucionó en el espacio, o fue creado artificialmente? ¿Si es artificial quién lo fabricó? ¿Qué propósito tenía? ¿Debía almacenar información para transferirla al final de su vida o fue un último acto para que su existencia no se perdiera entre el silencio de los eones de las estrellas? Desgraciadamente esta idea tan buena y que es de la más pura ciencia ficción, queda diluida al contárnosla al mismo tiempo que la situación terminal de Saru y el ataque de Tilly por parte de su parásito, lo que hace que nos impidan descubrir más sobre este objeto tan interesante.

Saru
El corto The brightest star (ShT, 1.03) nos mostró cómo es la vida de los kelpianos, esclavizados por medio de una serie de creencias que Saru, gracias a su infinita curiosidad, logró romper para alistarse en la Flota Estelar. La presencia moribunda de la Esfera activa un proceso ligado a sus creencias ancestrales, que en vez de llevarle a la muerte, hace que pierda el miedo intrínseco de su especie. Así se da cuenta que el “Gran Equilibrio” es simplemente una mentira. Es un regalo extra (o tal vez intencionado) de la Esfera, pero ¿qué consecuencias traerá para nuestro kelpiano este aterrador descubrimiento? Lo que sí vemos es resquebrajarse el caparazón de la frialdad de la educación vulcana de Burnham, al darse cuenta que alguien a quien ha llegado a apreciar como uno más de su familia, está a punto de morir. Lo que en un principio pensé en una sobreactuación de Sonequa Martin-Green, al final es simplemente una niña asustada que recuerda la pérdida de sus padres y de su mentora.

Reno y el motor de champiñones
Jett Reno es una bocana de aire fresco en el que nos habían mostrado en Discovery hasta ahora. La reaparición de la ingeniera de la USS Hiawatha, que rescataron en Brother (DIS, 2.01), me reafirma al considerarla un gran personaje, ocurrente y divertido sin la necesidad de utiliza la torpeza de Tilly para generar momentos de “humor”. Además de un perfecto contrapunto con la insoportable levedad del ser de Stamets, para el cual toda rebuscada explicación nos lleva a la esencia existencial del universo. Lo que a veces suele ser demasiado recargado. Además bautiza al motor de esporas, como de “champiñones”, haciendo suyo el ingenioso comentario que hizo hace un año unade las lectores del blog. Te han copiado Bel, espero que te sientas alagada.

May la jah’sepp
El motor de esporas tenía la inconsistencia de ser una tecnología mucho más avanzada de la que nunca se había visto más allá de Discovery. Por lo que el daño a un ecosistema de otra especie, los jah’sepp, me parece la mejor solución para justificar su desaparición. Una jah’sepp era la insoportable “amiga invisible” de Tilly que habíamos visto convertirse en una extraña pelota de playa en Point of light (DIS, 2.03). Pero para comunicarse con este ser ¿era necesario una trepanación de Tilly con una broca? ¡Estamos en el siglo XXIII! Ni los doctores del hospital de San Francisco vistos por el doctor McCoy en ST IV: The voyage home hubieran sido tan sádicos. ¿No había un método menos intrusivo? Fuera de este momento “dramático”, me pregunto si era absolutamente necesario utilizar el encuentro con la Esfera para conocer que May era un jah’sepp y el motivo por el que estaba a bordo de la Discovery. ¿No era posible encontrar otra manera de crear confusión que permitiera a jah’sepp escapar, infestar a Tilly y luego raptarla? Toda esta historia lo único que provoca es quitar metraje a la situación que parecer ser el centro del capítulo, y que nos hubieran podido explicar más sobre la Esfera, su origen y sus propósitos.

Número Uno
Parece que el personaje interpretado por Majel Barrett-Roddenberry en The cage (ST, 0.01) por ahora se quedará sin nombre. Su aparición se ciñe al espíritu por el que fue creado en la serie original [y rechazado por los directivos de la NBC de los 60’s (1)]. Que la describían como: “Una mujer eficiente como un glaciar en su imperturbabilidad y precisión, que desempeña como el Oficial Ejecutivo de la nave. […] Oficial extremadamente eficiente”, cuyos rasgos heredó nuestro vulcano. Es un personaje que tiene recursos escondidos y que le deben muchos favores, que le proporciona a Pike la información necesaria para inicial la persecución de Spock y descubrir que ha ocurrido. Como curiosidad indicar que la diseñadora de vestuario, Gersha Phillips, ha indicado que los uniformes de color rojo, azul y dorado, son los nuevos y que su cambio se ha iniciado en las naves de la clase Constitution. Por lo que tendremos que esperar a que se retiren los viejos uniformes azules a bordo de la Discovery.

La persecución
Es de suponer que la Flota Estelar está bajo mínimos tras la guerra contra los klingons, ya que a pesar de todo el misterio que rodea el internamiento y luego fuga de Spock, la cual ha sido clasificada de Nivel Uno (se ha de suponer que muy alta y rara), nadie le está persiguiendo. O por lo menos no nos lo dicen. ¿Tal vez la Sección 31? Y eso que desde la Base Estelar 5 tienen la señal de curvatura de su lanzadera con su ruta. Por ahora solo la Discovery, y sin autorización, está tras él.

Rápido, rápido, rápido
Como he dicho creo que en el capítulo ocurren cosas muy interesantes: el encuentro con la Esfera, el descubrimiento de la verdadera naturaleza de los kelpianos y el anuncio de que el motor de “champiñones” está dañando el ecosistema de los jah’sepp, con el posterior rapto de Tilly. El resultado es que todos estos importantes sucesos reunidos en un solo episodio, explicados de manera rápida, provoca que no se profundice en lo que nos están relatando. Entiendo que la narrativa actual es muy rápida ¿pero es necesario hacerla a golpe de tweets de 280 caracteres? ¿Obligándonos a quedarnos solo con el titular? Además como la acción se desarrolla en lugares separados, se pasa de escena a escena sin mucha fluidez, montándolo todo a base de cortes, sin darnos tiempo a asimilar lo que ocurre. Incluso en el primer visionado parece que todo ocurra deprisa, corriendo y sin sentido. Por ejemplo Pike y la Número Uno se encuentran en la cantina y en la escena siguiente se puede ver que la nave ya viaja a velocidad de curvatura. Solo gracias una breve frase de Burnham sabemos que estaban en un dique espacial, ¿no podían habernos enseñado como la Discovery lo abandona o mostrándonos que ya están viajando a curvatura a modo de introducción? O cuando Burnham y Saru sugieren crear un anticuerpo del virus y dicho y hecho ya aparecemos que este está funcionando. O que en el puente nadie se preocupe que en ingeniería Tilly haya sido infestada de nuevo por el jah’sepp. Me considero un simple aficionado al cine y televisión y me gustan las historias que estén bien interpretadas y bien realizadas (y no solo que me entretengan). Y creo que para explicar bien lo que sucede, se ha de ir paso a paso y no querernos contar todo a la vez. Discovery está rodada en un momento en que las historias ya no son autoconclusivas y duran 45 minutos, sino que es un solo arco argumental que se alarga los 14 capítulos de la temporada, por lo que se tiene más de 10 horas de metraje para explicarnos las cosas sin prisas. Eso es precisamente lo bueno que tiene esta manera de plantear la serie. Por lo que no entiendo ese afán de querer ir tan rápido en An Obon for charon (DIS, 2.04), de explicar tantas cosas a la vez. Creo que tendrían que tomarse el tiempo necesario para profundizar en los temas que están tocando, ya que sería mucho más interesantes su desarrollo y sobre todo el resultado final. (2)


Ll. C. H.

Notas de producción:
El Obon u óbolo era la moneda de plata ofrecida a Caronte (Charon), el barquero de Hades encargado de guiar a los difuntos para pagar el cruce del río Aqueronte.

(1) Como anécdota, en los créditos de The menagerie (ST, 1.15/16) el personaje de Número Uno aparecía interpretada por  M. Leigh Hudec, posiblemente para ocultar a la NBC que Majel Barrett, la actriz que la había interpretado en The cage (ST, 0.01) aún seguía involucrada en la serie como la enfermera Chapel.

(2) En junio de 2018 recogí el despido de Aaron Harberts y Gretchen J. Berg, debido a “crecientes problemas presupuestarios” y por las múltiples quejas entre el equipo de producción, precisamente a partir del 5 capítulo… ¿Tal vez esta sensación que me ha dado An Obon for charon (DIS, 2.04) de desorganización tenga algo que ver?



Links relacionados:
Reseña: Brother