lunes, 9 de marzo de 2015

Cabinas de la tripulación, 1ª parte



Para la tripulación de una nave estelar, esta es su hogar. En ella ha de cumplir con sus deberes y trabajos, permaneciendo a bordo durante las horas que está fuera de servicio, pasando todo el día entre sus mamparos y cubiertas. Por eso existen zonas comunes y de recreo, y obviamente estancias donde descansar, guardar sus objetos personales, la ropa y pasar el tiempo con amigos y compañeros, en definitiva un lugar que pueda considerar su pequeño hogar: los camarotes. Y como ocurre con otras áreas de la nave, a medida que estas iban construyéndose más grades, también permitió que estos alojamientos se ampliaran, hasta convertirse en pequeños apartamentos completamente autónomos. Debido a la economización del espacio y de las responsabilidades y cierta privacidad que el cargo y el rango conlleva, existe la tendencia a que los oficiales superiores tuvieran un espacio más privado y de mayores dimensiones que los miembros de la tripulación de menor rango.

Aun así durante los primeros siglos desde la creación de la Flota Estelar, las cabinas individuales de los oficiales solían ser igualmente reducidas. Contaban con una cama, estantes, una mesa de trabajo, armarios para la ropa y un baño para el aseo personal. Los 87 camarotes, con que contaba la clase NX en el siglo XXII, estaban situados entre las cubiertas B a E [Cold front (ENT, 1.11)], estando reservadas para la oficiales superiores las que contaban con ventanas exteriores. En las cubiertas D y G se encontraban las cabinas para huéspedes [Babel One (ENT, 4.12)]. Mientras que el resto de la tripulación compartía estancias dobles con literas, que tenían además un pequeño escritorio y armarios para los objetos personales [Cold front (ENT, 1.11)]. Todos ellos con sus propios baños para el aseo.
En la clase Constitution las cabinas se concentraban en la cubiertas 4 a 7. Teniendo en cuenta que la nave había sido diseñada para la exploración del espacio profundo durante largos periodos de tiempo, se tuvo un importante cuidado a la hora de diseñar las cabinas de la tripulación, procurando que la mayor parte de la dotación tuviera su espacio individual. De esa manera las cubiertas 5 y 6 estaban ocupadas en su mayor parte por las cabinas de la tripulación. (1) Los camarotes de la oficialidad superior estaban situados en la cubierta 4, cerca de la sala de reuniones y el puente para poder llegar a él más rápidamente. En la búsqueda de la economía del espacio, estas no eran muy grandes y todas ellas eran iguales, incluyendo la de los visitantes o las destinadas a los oficiales superiores. En la década del 2250 las estancias tenían una misma área, donde se encontraba la cama y una mesa de trabajo empotrada en el mamparo. La cabina del capitán Pike contaba además con un armario para guardar objetos personales y que incluía una terminar de acceso al ordenador [The cage (ST, 0.01)]. Una década después se había reformado el espacio interior y las cabinas estaban divididas en dos áreas, una de descanso con la cama y la otra de trabajo con un escritorio [The man trap (ST, 1.01)]. De esa manera la normativa permite la decoración y que los muebles puedan ser adquiridos por sus ocupantes con mucha flexibilidad.
Tras la actualización de la década del 2270, al reducir los pasillos se pudo ampliar el espacio de los camarotes, entre ellos los destinados a la oficialidad superior (el capitán y responsables de departamentos, con la graduación de comandantes o tenientes comandantes). La estancia también estaba divida en dos áreas a través de un mamparo retráctil, una de trabajo y otra de descanso. En esta última se encontraba la cama y el baño, así como el armario ropero. Mientras que en la de trabajo se podía encontrar una terminal del ordenador o una pequeña sala de reuniones con una mesa y sillas [ST: The motion pictures]. 
El capitán podía tener además una estancia más pequeña, con un único espacio con una cama y cerca del puente donde descansar o redactar el diario de a bordo de la nave [ST VI: The undiscovered country]. 
Los camarotes de los oficiales se centraban en las cubiertas 4 y 5, donde también estaban los alojamientos de los pasajeros VIP, como embajadores, representantes de la Federación u oficiales de alto rango, que podían tener dos camas, destinadas a la pareja del ilustre huésped.
Los oficiales de menor rango (tenientes y alféreces) contaban con cabinas individuales más pequeñas, con un única área de descanso con una cama y un baño, que tenía tanto una ducha sónica, como una bañera para el jacuzzi. 
También había camarotes dobles, sobre todo en la cubierta 6, que compartían un baño más sencillo con una ducha sónica, que estaba destinado a suboficiales [ST Mr. Scott’s guide to the Enterprise].
Mientras que para los cadetes u tripulantes alistados sin rango se contaba con estancias múltiples, en este caso equipadas con literas de tres pisos que podían acomodar hasta a nueve tripulantes. En la siguiente generación de naves estelares, encabezada por la clase Excelsior, se mantuvo esta distribución de estancias, tanto para los oficiales, como para el resto de la tripulación, incluyendo camarotes con literas triples, que podían acomodar a nueve personas [ST VI: The undiscovered country] o cuatro tripulantes con literas dobles para oficiales de bajo rango, estas situadas en la cubierta 7 [Flashback (VOY, 3.02)].

Notas de producción:
(1) En algunos planos de las diferentes cubiertas, como el de FASA, consta que las cabinas eran dobles. En el más reciente de Quantum Reality Inc, aunque en estos últimos existen diversos tipos de camarotes, desde dobles, hasta 5 o 6 literas. En todo caso en la clásica solo aparecieron las cabinas de los oficiales superiores, esto no indica que no existieran camarotes para 4 o hasta 9 tripulantes, que sí se vería ya en ST VI: The undiscovered country.

Ll. C. H.

No hay comentarios:

Publicar un comentario