miércoles, 17 de julio de 2013

Instalaciones borg



Además de la flota de naves, el Colectivo ha diseñado una serie de infraestructuras espaciales que le permiten mantener y ampliar su control sobre el territorio asimilado y extenderlo.
 

Unicomplejo

             Se encuentra situado en el centro del territorio borg, en el cuadrante Delta, alejado de cualquier sistema o planeta y junto a la intersección de una nebulosa naranja. Es una gigantesca trama de cientos de estructuras geométricas de diferentes formas y tamaños que conforman el corazón del Colectivo Borg. Su inusual configuración recuerda a una colmena de insectos, lo que refuerza la teoría sobre su origen insectoide. Esta auténtica ciudad espacial hace que los cubos que circulan por ella parezcan pequeñas lanzaderas.
            Se desconocen muchas funciones o el propósito de este lugar, incluso es posible que se construyera después de la guerra contra la especie 8472, como alternativa a los planetas asimilados que esta especie destruyó durante el conflicto. También puede tener un origen mucho más antiguo y es posible que sirviera como ubicación original de la unimatriz 01, una subsección del Colectivo formada por trillones de zánganos y asociada a la reina borg. Por eso es posible que las funciones del unicomplejo sean el control del propio Colectivo.
            Tiene una configuración modular a modo de edificios capaces de albergar cubos y crecer de forma indefinida. Estas estructuras están unidas unas con otras a través de puentes que, además, contienen un sistema de raíles internos que sirven como transporte entre módulos no solo de zánganos, sino de partes enteras del complejo. En la zona inferior de algunas de estas partes modulares se ha observado un esqueleto triangular que se asemeja a los nodos de distribución de energía del interior de las naves, lo que sugiere una gigantesca producción o reserva de energía.
            El funcionamiento y mantenimiento básico de un complejo como este ha de suponer, por fuerza, un gigantesco gasto de recursos, motivo por el cual su interior tiene una configuración similar a las naves, con alcobas regenerativas para los trillones de zánganos que trabajan en el sostenimiento de los sistemas básicos.
            Su perímetro defensivo no está definido, así que a lo largo de toda las estructura hay rayos tractores y emisores de alta energía, y un número indeterminado de cubos y otras naves patrullan constantemente tanto el interior como en exterior, lo que lo convierte en un lugar extremadamente peligroso y de difícil acceso.
            En el centro del complejo se encuentra una estructura alargada de la cual nacen todos los brazos de unión que se extienden por la ciudad. Aquí se encuentra situada la cámara de la reina. Se desconoce su origen, pero se especula que sea pueda tratarse de una reminiscencia de una sociedad pasada o un programa, parte del Colectivo, que se activa en momentos de crisis o aislamiento. La reina tiene personalidad individual, aunque siempre se refiere a sí misma como el propio Colectivo, por lo que es posible que sea una representación física del mismo. En esta cámara se encuentra un plexus central como el que tienen todas las naves e instalaciones borg, y a través del cual todas las mentes se unen en un solo ser pensante.
            Durante la guerra civil que sumió al Colectivo a finales del 2376 y principios del año siguiente, uno de los zánganos que se rebelaron para recuperar su individualidad mencionó que este era el unicomplejo primario, lo que indica que existen otras ciudades borg repartidas por el cuadrante Delta. Por eso, aunque se tiene la certeza de que este unicomplejo fue destruido en el 2378, y conociendo la capacidad del Colectivo para adaptarse y crecer, es muy probable que vuelva a ser reconstruido.


Eje central de transcurvatura

             Existen cuatro de estas instalaciones repartidas por la galaxia (1). Facilitan el traslado de las naves en cuestión de minutos a cualquier lugar de la Vía Láctea, al permitir que los corredores de transcurvatura permanezcan abiertos de manera permanente, lo que proporciona al Colectivo su ventaja táctica más significativa. La USS Voyager encontró uno de estos ejes en la parrilla espacial 986, en la fecha estelar 54973.4, y lo utilizó para volver a la Tierra.
            La red está formada por miles de estructuras hexagonales, llamadas conectores interespaciales, que se encuentran en el interior de los corredores de transcurvatura y los mantienen abiertos de manera permanente gracias a los campos de fuerza que generan. Son tan importantes para el Colectivo, que estos dispositivos son operados y controlados directamente por la unimatriz 01, que alberga la mismísima reina borg.
            Los ejes centrales de transcurvatura se utilizan como entrada a estos corredores permanentes que desembocan en los cuatro cuadrantes y mantienen en funcionamiento los conectores interespaciales.
            El eje es un gigantesco armazón espiral de cientos de kilómetros de largo, en cuyo centro se encuentra una estructura piramidal que tiene la misma forma que un nodo de distribución de energía, pero de dimensiones kilométricas, y que abastece a todo el complejo de la energía necesaria y a la vez transmite esa energía a los conectores interespaciales. Desde este centro parten numerosos brazos que se bifurcan hasta las cientos de entradas de los corredores transcurvatura, de forma hexagonal y de diferentes tamaños. La cantidad de energía que necesita este complejo es simplemente inconcebible. Para poder conseguirla, el eje central se construyó en la superficie de una protoestrella enana que proporcionaba el combustible necesario para el sistema. (2)
            Su consumo energético es tal, que resulta imposible esconder las emisiones energéticas de estos ejes a los sensores de las naves que pueden pasar cerca de ellos. En dichos ejes se detectan fuertes emisiones de neutrinos, acompañados de flujos intermitentes gravimétricos, lo que indica la presencia de cientos de agujeros de gusano. Por tanto, para proteger estas instalaciones suele desplegarse un número elevado de cubos de asimilación. La Voyager detectó un total de 47 emisiones de tritanium, lo que indicaba la posible presencia de un número equivalente de naves borg de gran tamaño. Además, el eje que encontró la Voyager se encontraba en el interior de una nebulosa, un terreno perfecto para emboscar a cualquier nave que se aproximara de forma imprudente.



Notas de producción

            (1) En el diálogo de Endgame (voy, 7.26) Seven menciona que hay seis ejes en la galaxia, pero en la imagen generada por el ordenador de esa misma escena aparecen solo cuatro, uno en cada cuadrante. He dejado como válida la información del gráfico, ya que me parece más coherente.
            (2) Esto es una especulación, en Endgame I/II (VOY, 7.25/7.26) no se menciona para nada la fuente de alimentación del eje, pero este se encuentra situado encima de una esfera que no se especifica qué es. La imagen recuerda a un asteroide en sus primeras fases de fusión o, como índico, a una estrella en formación dentro de la nebulosa.

Ll. C. H.

2 comentarios:

  1. Muy ingenioso el instalar el ‘transwarp hup’ en la superficie de una protoestrella. Además coincide con la imagen que vemos en pantalla.

    M. S.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, la idea es buscar una explicación cuando en la serie no te la ofrecen.

      Un saludo,

      Eliminar