domingo, 27 de julio de 2014

USS Pegasus



La nave que no pudimos ver

En el capítulo The Pegasus (TNG, 7.12) podemos ver la USS Pegasus NCC-53847, que en el 2358 justo antes de su destrucción sufrió el primer motín de la Flota Estelar. Al parecer a bordo de la nave científica se estaba investigando con un sofisticado sistema de ocultación de fase, capaz de hacer que esta pudiera atravesar objetos sólidos. La tripulación, conocedora de la ilegalidad de dichas pruebas al infringir el Tratado de Algeron, tomó el control de la Pegasus, haciendo que el capitán Erik Pressman y ocho miembros de la dotación huyeran con las cápsulas de escape. Instantes después fueron testigos de una explosión, posiblemente producida por un colapso del núcleo de curvatura. En realidad la nave fue materializándose gradualmente, parte de ella dentro de la roca sólida del interior del asteroide 601, en el sistema Devolin.


En pantalla vemos que la Pegasus es de la clase Oberth, pero Rick Sternbach había diseñado otra nave originalmente para el capítulo. Esta era una re-utilización, pero alterada, de la clase Ambassador. Siguiendo la costumbre de modificar su aspecto, el boceto mostraba la sección del plato unida a la de ingeniería sin el cuello de unión, con las barquillas descendiendo a los lados de la nave, y no suspendidas por pilones a la altura del plato, como en la maqueta original. Esta era básicamente la misma configuración ya vista en la USS Phoenix de la clase Nebula en The wounded (TNG, 4.12) o en las variantes de la clase Excelsior como el tipo Curry creadas poco después para A time to stand (DS9, 6.01). Desgraciadamente este diseño no pudo realizarse por motivos presupuestarios o el reducido tiempo para rodar el capítulo, usando de nuevo la maqueta de la USS Grisson creada para ST III: The search for Spock.

Además del aspecto exterior, cuando se construyó el decorado de la sala de ingeniería, los gráficos LCARS mostraban una configuración del sistema de propulsión con cuatro barquillas de curvatura. Por tanto es posible que durante la pre-producción la Pegasus hubiera evolucionado para tener este aspecto exterior, posiblemente una nave de la clase Cheyenne u otra desconocida.


Tipo Pegasus
Durante las primeras décadas del siglo XXIV la Federación experimentó una rápida expansión, que repercutió en un gran incremento de las naves de la Flota Estelar. Por tanto esta requería más unidades con un perfil operativo de múltiples propósitos y se necesitaban con rapidez. De esa manera se recurrió a las tecnologías ya existentes para adaptarlas a nuevos tipos de naves que proporcionaran flexibilidad y de paso se rentabilizaba el esfuerzo invertido en su desarrollo. Los cruceros de la clase Ambassador estaban empezando a salir de los astilleros y se vio una gran oportunidad para crear una nueva plataforma polivalente, pero con una configuración diferente para propósitos específicos.


Las nuevas naves se diferenciaban de sus hermanas mayores sobre todo en su configuración interna. Al eliminar el cuello de unión entre el plato y la sección de ingeniería y modificar los conductos de energía para que pasaran por el plato hasta llegar a las barquillas de curvatura, que colgaban de este, se liberó gran cantidad de espacio en el casco de ingeniería. Esta zona sería utilizada para obtener un hangar más grande y por tanto el incremento del número de lanzaderas o adaptarla para una mayor capacidad de almacenaje para necesidades logísticas o instalar otros equipamientos científicos que requirieran más espacio. (1) Su perfil operativo por tanto se centraba en propósitos logísticos, colonización planetaria o misiones específicas científicas que requirieran un gran volumen interno. Por ejemplo algunas naves se centraron en investigación u observación zoológica, donde se necesitaba espacio para albergar las especies a estudiar. Mientras que otras se especializaron como naves médicas. (2)

Como las naves del tipo Pegasus tenían las prestaciones parecidas a la clase Ambassador, podían ejercer parte de sus funciones, incluyendo su capacidad táctica, por lo que eran excelentes plataformas polivalentes. Aun así para aumentar su capacidad operativa se diseñó un módulo para ser instalado en la parte superior del plato. Este concepto volvería a usarse en la clase Nebula, y como en esta el módulo podía adaptar su equipamiento en sensores y otros instrumentos dependiendo de cada misión, toando por tanto a estas naves en una gran flexibilidad operativa, siendo denominadas claseApollo. (3) Modificaron para ello la parte trasera del plato, así como la popa de la sección de ingeniería, para instalar la torre donde estaba suspendido el módulo de sensores. De esa manera se podían desplegar en zonas de conflicto, realizar patrullas de largo alcance y misiones de exploración, además de colonización y logística por su mayor volumen internos. Otra variante construida a partir de estas naves sería la clase Saipan, una nave de transporte y soporte de planetario para operaciones de asalto planetario. (4)


Constructor: Antares Fleet Yards, Antares IV
Tipo: Fragata pesada
Desplazamiento: 2,912.000 toneladas métricas
Dimensiones:
            Longitud: 427,5 metros
            Anchura: 328,5 metros
            Altura: 99 metros
Complemento: 708 (oficiales & tripulantes)
Planta de energía: un reactor de curvatura M/AM con 2 barquillas LF-11
Velocidad:
            Crucero: factor de curvatura 6.8
            Máxima: factor de curvatura 9.5 durante 12 horas
Armamento: 11 trincheras phaser tipo IX; 2 tubos lanzatorpedos



Notas de producción:
(1) Esta idea de la distribución interna diferente explicaría porque del cambio de configuración para estas naves de una manera factible. Ya que si por tener un aspecto (y características técnicas) similares a la clase Ambassador, estas iban a tener el mismo perfil operativo ¿por qué no construir sencillamente más cruceros de esta clase y no perder tiempo y recursos en rediseñar otra nave basada en la primera? Por otro lado Rick Sternbach esbozó un Master Systems Display (Pantalla principal de sistema) para la Pegasus, donde el espacio de la sección de ingeniería parece ocupado por equipamiento pesado, como depósitos de deuterio.

(2) Mientras escribía este artículo recordé la USS Fleming NCC-20316, de la clase Wambundu, mencionada en Force of nature (TNG, 7.09) como transporte médico, por lo que se me ocurrió que estas naves podían perfectamente ser de la misma clase. Al igual que en The arsenal of Freedom (TNG, 1.21) es la USS Drake con el número de registro NCC-20381. En el ST:TNG Technical manual, el prototipo de la Ambassador tiene el número de registros NX-10521, por lo que coincidirían cronológicamente. Mientras buscaba más imágenes para este artículo encontré la maqueta de una nave médica que usaba esta configuración hecha por un aficionado.

(3) El diseño aparecido en la página Advanced Starship Dedign Bureau, para la clase Apollo guarda las mismas características que el boceto de Rick Sternbach. Aunque en este no aparece, por otro lado, el módulo de la clase Apollo del ASDB. Y la verdad es que me parece que unificar información de producción (que podría clasificarse como oficiosa o incluso canon, a mí siempre me gusta usarla y la considero, si no incurre en contradicciones con lo dicho en pantalla, como datos oficiales) y las creaciones de los fans, en muchos casos tan profesiones como las primeras, es una buena forma de interrelacionar partes de este universo tan rico e interesante que es Star Trek. De esa manera: ¿podríamos considerar la USS Pegasus como una nave de esa clase Apollo? Bien podría ser.

(4) Esta descripción corresponde a la clase Saipan aparece en la página Kitbashedstarships, con un diseño basado los barcos de asalto anfibio actuales. Un concepto interesante que tiene un aspecto parecido al boceto de Rick Sternbach. Con estas variantes, podríamos decir que al igual que sucedió con la clase Constitution, Excelsior y posteriormente Galaxy, existen también una serie de naves derivadas de la Ambassador.

Ll. C. H.

2 comentarios:

  1. Con respecto a este artículo, José Eduardo Quiroz Martínez quiso compartir conmigo sus impresiones y se lo agradezco mucho. Tal vez mi contestación inicial no fuera muy correcta, en todo me gustaría compartir con todos lo que me escribió:


    Saludos cordiales.

    Notarás la familiaridad de esta carta pues, tengo ya tiempo de visitar tu blog. Por cierto te felicito por el primero (en el mes de marzo pasado) de, ojalá, muchos aniversarios más.

    Mención especial a ti por el contenido, claridad, calidad, seriedad y cariño que dedicas a tus artículos.

    Para mí es fuente de información de todo STAR TREK (no sólo las naves) y de otras maravillosas series que traes a mi memoria y, de otras que desconocía.

    Espero con ansia las próximas guías de tus capítulos (los buenos y, por qué no, los malos) de TOS, TAS, TNG, DS9, VOY y ENT. La explicación que haces de cada episodio enriquece mi perspectiva.

    ¡Ah! y el motivo que me animó a escribirte, tu reciente entrega de la USS Pegasus. Este capítulo es de mis favoritos y me gustó la tensión que maneja la trama, cómo se refieren a la nave perdida que, cuando la encuentran, sentí un poco de decepción cuando vi que era clase Oberth. De la manera como hacen mención de ella creí que sería un modelo novedoso o fuera de lo común. Lástima que el tiempo y el presupuesto fueron más fuertes. El diseño original que muestras ya lo había visto y es hermoso. Una feliz coincidencia pues deseaba mucho saber sobre esta nave.

    Espero tengas el tiempo de leer mi carta; quisiera compartir alguna duda o comentario si tú me lo permites.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ante todo José Eduardo agradecerte tus comentarios de ánimo. La verdad es que se me escapó el aniversario del blog, en todo caso estoy mirando de hacer un resumen de lo publicado. Un día de estos… Me alegro que veas los artículos con buenos ojos, en ocasiones yo creo que tendría que repasarlos un poco más, pero no siempre tengo el tiempo para hacerlo de manera adecuada. En todo caso, espero que perdones y el resto de los lectores los posibles errores y fallos. Siempre intento expresarme de manera clara y sencilla, sin ser retorcido, pero porque yo soy el primero que quiero entender lo que escribo. Aun así: gracias. Y sobre todo me alegro ser una fuente de información (todos esos años ante la televisión, repasando los libros, recreando el universo de Star Trek en la mente por lo menos no han sido en balde y compartirlos es algo que me divierte, por lo que otros gocen de ese trabajo, me parece que es la mejor recompensa) y hacerte recordar y conocer series nuevas. La verdad es que el blog está más centrado en Star Trek, pero al final “la cabra tira al monte” y aunque tengo un montón de ideas sobre artículos de otras series, de alguna manera siempre acabo escribiendo sobre Star Trek. Prometo ampliar horizontes. Y sí, en mente está hacer un repaso a todas las series de este universo, y quien sabe si de otras series. Por ahora me centro en una por mes.

      The Pegasus es un gran capítulo, que quiso explorar el lado oscuro de la Federación (en DS9 apareció la Sección 31, ¿quién sabe si el almirante Pressman fue el germen de ella?). Lo interesante es la disyuntiva moral de la historia y como cambiamos (en lo que hizo y piensa Riker tras los años). Nunca es fácil hacer lo correcto y sobre todo, ¿qué es lo correcto? La verdad es que me fastidió que usaran esta historia para el capítulo final de Enterprise: These are the Voyager (ENT, 4.22).

      Por otra parte soy un enamorado de la información (tanto de datos, como sobre todo de imágenes) procedentes de la producción y siempre que puedo la incorporo a mis textos, ya que esta nos muestra el camino de la creación de lo que vemos en pantalla y la uso como si eso mismo hubiera ocurrido en el universo de Star Trek. Y sí, la constante repetición de la maqueta de la Reliant o la Grissom (Miranda & Oberth) me carga. Supongo que al equipo de producción les ocurría lo mismo, ¿sino para que molestarse en diseñar la Pegasus si luego sería la misma Oberth de siempre?

      Espero José Eduardo que sigas el blog y disfrutes al leerlo tanto como yo me divierto al escribirlo (para quien tenga mi libro dedicado esta es la frase que utilizo, pero simplemente porque es la pura verdad). Y que no dudes en compartir cualquier duda o comentario.

      Un fuerte saludo

      Eliminar