viernes, 7 de marzo de 2014

USS Sulaco, 2a parte



Sistemas auxiliares:
La nave posee un sistema computerizado completamente automatizado que la permite regular los sistemas de propulsión, soporte vital, los sistemas de reparación y emergencia, navegación y funciones defensivas. Su eficacia le permite pilotarse sin necesidad de tripulación usando su simplemente su programación lógica.

Para invertir los efectos relativistas en los viajes de supraluz, la tripulación y el personal asignado pasan la mayor parte del este tiempo en las cámaras de hibernación. Durante el hipersueño el sistema automático mantiene las funciones vitales enormemente ralentizadas, reviviéndoles al llegar a su destino. El proceso de revivificación suele tardar 30 minutos y es perfectamente seguro para un cuerpo sano. La nave tiene una capacidad para 90 tripulantes y pasajeros de forma indefinida. En caso de emergencia se pueden instalar en los principales hangares y bodegas de carta hasta 2.000 tropas en hipernación hasta un máximo de 4 días. En caso de emergencia las cámaras de hibernación pueden ser transferidas a un Vehículo de Escape de Emergencia (EEV) Tipo 337, en forma de ‘L’ y una longitud es de 13,2 metros. De los que la nave cuenta con 20 que pueden ser lanzados en cuestión de segundos una vez se toma la decisión de evacuar la nave. Manufacturados por Booenwerke Gemeinschift, tienen una capacidad para 5 cámaras de hibernación.


Los postes frontales, algunos de 90 metros de longitud para no recibir interferencias del casco de la nave, incorporan 2 telescopios ópticos y 2 infrarrojos. Tanto ópticos como espectrográficos (incluyendo el UV) se obtiene con un radiotelescopio suplementario para monitorización pasiva del espectro electromagnético. Los sensores activos incluyen 3 cúpulas con radares centimétricos para navegación y escáneres de espacio profundo, estos pueden detectar un objeto de 2m² en un radio de 1000 kilómetros y de 100m² a 80.000 kilómetros. Cinco radares más con una onda de longitud de matriz escalonada, montados a lo largo de la nave, proporcionan el seguimiento de objetivos a los sistemas de armas. Por último el mástil de la antena dorsal inferior transporta un contado de masa para la navegación a velocidades superluz para cual los sensores se distorsionan por culpa del efecto Rohremann.

Como transporte logístico de flota, la clase Conestoga, tiene una gran capacidad de carga, por lo que en su interior los contenedores suelen ser manipulados por arneses motorizados P-5000. Manejado por un operario situado en el centro del exoesqueleto mecanizado, controla con sus propios movimientos de brazos y piernas, transportando gracias a garras hidráulicas montacargas en forma de brazos los contenedores de una ubicación a otra o a bordo del transporte de forma segura. Capaz de manipular hasta 4.000 kg puede ser manipulado por quien posea una licencia de manipulación de carga civil de clase 2.


Vehículos externos:
La clase Conestoga tiene asignada una dotación de varias naves para operaciones externas, de manera que estas proporcionan a la tripulación y la dotación de maneras la capacidad rápida y segura de viajes entre naves cuando se encuentran en el espacio o descender a la superficie planetaria. Un despliegue de una unidad de marines típica cuenta con varios transportes trans-atmosféricos de descenso utilitario de la clase UD4L Cheyenne. Están situados en la bodega inferior, donde una grúa sitúa la nave en una escotilla estanca, que al abrirse al exterior del espacio permite al vehículo descender en caída libre sobre la zona de aterrizaje o despliegue. Fuertemente armados, estas lanzaderas pueden llevar a bordo un vehículo APC (Armoured Personnel Carrier, transporte blindado de personal) que permite una mayor movilidad a los marines en el planeta. La clase Cheyenne puede ser controlada por control remoto y normalmente una de estas está lista en el hangar para ser lanzada en caso de emergencia y así poder ser usada como vehículo adicional. Para eso es necesaria una conexión remota superficie-nave y alguien con las habilidades necesarias para activar los procedimientos automáticos de la nave, así como los controles de pilotaje de la lanzadera.

El APC asignada normalmente es el modelo M577A3, completamente acorazado, que permite acercar a la zona desinada a una unidad de asalto de marines, completamente equipada y proporcionar gracias a su potente armamento apoyo cercano. Este puede operar como Centro Táctico Operativo, con el líder de escuadrón, normalmente su oficial al mando, coordinando el despliegue, gracias a los dispositivos electrónicos y de video del equipamiento de los marines.

Gracias a la gran capacidad de carga de la clase Conestoga la variedad y número de lanzaderas y vehículos terrestres puede variar mucho dependiendo de la misión asignada a la nave. Los vehículos usuales incluyen tanques Jackson M22 o Ridgeway M40 o las naves cañoneras UD-22 Navaho, así como de ataque AD-19C/D Bearcat o AD-17A Cougar. (1) Además de ambulancias acorazadas, centros de mando móvil, artillería autopropulsada o de zapadores y otros muchos tipos de vehículos, lo que permite a estas naves tener una gran variedad de funciones para el Cuerpo de Marines Coloniales.


Misión fatídica:
Bajo la petición de la Corporación Weyland-Yutani, el USS Sulado partió hacia al Nivel-426 en el año 2179. La luna Acheron, en órbita al planeta Calpamos, acogía la pequeña colonia Esperanza de Hadley formada por los técnicos que estaban terraformando el lugar, situado a 39 años luz de la Tierra en el sistema Zeta II Reticuli. Se había perdido contacto con estos y ante la baja prioridad de la misión se asignó un pelotón de marines para investigar lo sucedido, bajo el mando del teniente Gorman. El grupo lo completaba el ejecutivo de la compañía Carter J. Burke y la oficial de la nave civil USCSS Nostromo Ellen Ripley como asesora civil. Así como el droide sintético como asistente 341-B llamado Bishop.

Al llegar al planeta se verificó que la colonia había sido diezmada por un organismo alienígena xenomorfo de origen desconocido. En la incursión realizada para localizar a los colonos, que aparecían agrupados en el interior del procesador atmosférico, el equipo de marines fue aniquilado en casi su totalidad por las mismas criaturas. Los supervivientes se refugiaron en las instalaciones de las instalaciones de la colonia mientras se hacía descender un segundo dropship desde el Sulaco. Finalmente solo lograron llegar a esta el cabo Hicks, Ripley, una niña, única superviviente de la colonia y el androide Bishop. El cual sufrió daños por culpa de una de las criaturas xenomorfas que había logrado subir a bordo del Sulaco [Aliens].

Durante el viaje de regreso a la Tierra se produjo un incendio eléctrico, lo que provocó la evacuación de las camas criogénicas en la cápsula de escape. La cual descendió hasta la superficie del planeta Fiorina ‘Fury’ 161, donde se encontraba la Unidad de Trabajo Correccional de clase C para criminales de cromosomas Y doble, en una antigua refinería de minal en el Velo Exterior. Tras informar a la central se envió otra nave de rescate, el USS Sephora, también de la clase Conestoga fue enviada al planeta, pero para entonces la única superviviente de la misión a Acheron, había muerto [Alien 3].

Nombre: USS Sulaco
Tipo: Transporte de asalto clase Conestoga
Afiliación: Marines Coloniales
Longitud: 385 metros
Anchura: 50 metros
Altura: 85 metros
Cubiertas: 20
Desplazamiento: 78.000 toneladas métricas
Planta motriz: reactor de fusión Westingland A-59 de litio-hidruro
Propulsión: 0,5 g (1,0 en emergencias)
Velocidad máxima: 0.74 años luz por día sidérico
Tripulación: 90 tripulación y pasajeros (2000 en hibernación)
Capacidad de carga: 20.000 toneladas
Armamento:
            - 8 misiles de largo alcance ASAT
            - 2x800 rayos de partículas neutras MeV (desactiva la electrónica a un alcance de 100.000 km)
            - 4 cañones de rail de energía cinética (2 torres gemelas)
            - 60 minas magnéticas orbitales
            - 80 vehículos guiados de re-entrada con cabezas de alto explosivo, buster bunkers y ojivas nucleares
Defensas:
            - 2x80 defensa de punto láser MW
            - 20 señuelos
            - 2 señuelos zánganos maniobrables
            - Sistema Jamming (alcanza de 6000 km en el espacio y hasta 60 en la atmósfera)
Vehículos auxiliares: 4 lanzaderas de asalto & carga; 8 UD-4L Cheyenne.


Notas de producción:
(1) Estos vehículos y lanzaderas son mencionados en el libro “Aliens. Colonial Marines technical manual” de Lee Brimmicombe-Wood, puiblicado por HarperPrism 1996.


Si Alien: el 8º pasajero (Ridley Scott, 1979) es una película de terror claustrofóbico ambientada a bordo de una nave espacial, la USCSS Nostromo, su continuación: Aliens: el regreso (James Cameron, 1986) es, parafraseando a Vasquez: “una caza de bichos”, con más acción que terror. Y si Alien se trata de la historia de un xenoformo a bordo de una única nave, en Aliens se cambia el escenario a la superficie de un planeta donde hay un gran número de estas criaturas y es probablemente ese cambio entre ambas películas lo que hace la saga única. También cambia la nave que aparecen en pantalla, en vez de un vetusto carguero espacial, ahora vemos una nave de combate avanzada y poderosa. Su nombre hace referencia a la ciudad ficticia de la novela de Joseph Conrad “Nostromo” publicada en 1904, precisamente el nombre de la nave protagonista de la primera película de la saga. El diseño original de la nave, hecho por Syd Mead, tenía una forma esférica, pero James Cameron lo cambio para mostrar algo más agresivo, con un: “bosque de antenas seguido de la enorme masa de la nave”.

Ll. C. H.

2 comentarios:

  1. Ya quisiera ver...(siempre inicio así jajaja) un trabajo (y porque no?)de la Torrens

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luisito, ....

      La Torrens, tendría que jugar a Isolation, no soy mucho de juegos, pero la nave me gusta. No lo descarto.

      Un fuerte saludo

      Eliminar