lunes, 28 de octubre de 2013

Fragata médica



La fragata médica representaba para los miembros de la Alianza Rebelde que caían heridos que podían recibir la mejor atención sanitaria de la galaxia, siendo la salvación o la recuperación de muchos héroes por la libertad.


Diseño:
Para la Alianza era importante proporcionar una asistencia médica de alta calidad para sus integrantes y por tanto era prioritario llevar esta atención a cualquier lugar donde se tuviera presencia. Por  un lado no se podría permitir la pérdida de su personal entrenado y por otro lado ayudaba a la moral saber que si se caía herido, se tenía la seguridad de ser atendido con los más sofisticados equipos clínicos.

De esa manera, cuando la Redención entró a formar parte de la Alianza Rebelde se pensó en modificarla y convertirla en un hospital móvil. Aunque a priori escoger una fragata Nebulon-B EF76, de Astilleros de Propulsores Kuat, para esta función no parece muy adecuado, se trata de una nave de escolta anti-cazas, se quería que esta fuera una plataforma ágil y rápida, capaz de enfrentarse a un inesperado encuentro imperial, hasta poder zafarse de él, protegiendo así a los heridos que transportara. Y para otro tipo de nave esto hubiera sido complicado de lograr.


Pero las Nebulon-B no son vehículos pensados para acomodar a heridos y el espacio necesario para los equipos médicos, así que tuvo que sufrir una profunda remodelación interna. De esa manera se sacrificó el espacio de los 12 cazas TIE de su dotación habitual, tanto el hangar como las instalaciones de mantenimiento y se redujeron su armamento de los 24 puntos de fuego a tan solo a 14. Su dotación quedó formada por 57 oficiales y 433 tripulantes, incluyendo los artilleros, (1) mientras que el equipo médico se completaba con 80 doctores y enfermeras, junto a 30 droides médicos, incluyendo a unidades quirúrgicas 2-1B, que podían atender a 745 heridos simultáneamente. Además contaba con el mejor equipamiento médico que la Alianza pudo reunir: 15 tanques de baca, una unidad de cuidados intensivos, quirófanos, salas de recuperación, morgue, varios laboratorios científicos y una sala de contención para posibles pacientes infecciosos. Estando preparados para atender lesiones comunes, fracturas, heridas de armas desintegradoras, intoxicaciones químicas y exposiciones al vacío. Así como un equipo genético para remplazar miembros amputados, quemaduras y un grupo de euroespecialistas. Todo esto ha logrado tasas de recuperación del 98% de los pacientes atendidos, mucho más altas que la de complejos planetarios similares.


Historial:
Una de las maneras en que la Alianza Rebelde se nutría durante los oscuros años del reinado de Palpatine de naves para su lucha, era la captura o deserción de las tripulaciones con sus naves. La historia de la fragata médica Redención no es muy distinta y participó en numerosos combates, antes que la Alianza se dotara de naves de combate de mayor tamaño y potencia.

Tras su transformación en fragata médica, pronto demostró su valor, tanto táctico, como de su tripulación, que nunca dudó en meterse directamente en situaciones de combate, logrando rescatar a muchos tripulantes, pilotos y personal rebelde, fraguándose una leyenda de no dejar nunca a nadie en la estacada. En el año de la batalla de Yavin participó en la evacuación del personal superviviente de Brigia durante la Operación Strike Fear, permaneciendo en posición hasta que pudieron llegar a bordo todos los heridos de la corveta CR90 Korolev. Tras la evacuación de Yavin participó en la búsqueda, junto a la Flota de la Alianza, de una nueva base principal por el Borde Exterior. Tras el ataque a la Base Eco volvió a unirse al grueso de la Flota, atendiendo a los evacuados de Hoth, entre ellos al caballero jedi Luke Skywalker, que había perdido la mano en la Ciudad de las Nubes de Bespin. Así como a los caza recompensas Zuckuss y su socio 4-LOM, que había ayudado a rescatar a noventa rebeldes del transporte GR-75 Esperanza Brillante.

Poco después y como parte de la fuerza de ataque, la Redención, participó en el ataque a Endor para destruir la segunda Estrella de la Muerte. Durante la batalla que se desarrolló en la órbita de la Luna Santuario, la fragata médica fue atacada por cazas TIE, pero la rápida reacción del Halcón Milenario, al mando del general Lando Carlrissian y varios Ala-X del Escuadrón Rojo, alejó la amenaza de las fuerzas imperiales hasta que lograron destruir la espantosa estación de batalla de Palpatine. Tras lo cual la Redención no tardó en atender a los heridos de las naves rebeldes que había participado en los combates, sin que por ello les impidiera celebrar la muerte del emperador a bordo de su última máquina del terror.



Nombre: Redención
Tipo: Fragata médica
Clase: EF76 Nebulon-B
Manufactura: Astilleros de Propulsores Kuat
Coste: 19,400.000 créditos galácticos (unidad)
Afiliación: Alianza Rebelde
Longitud: 300 metros
Anchura: 72 metros
Altura: 166 metros
Cubiertas: 44 (2)
Desplazamiento: 106.000 toneladas métricas
Propulsión: 7 motores de iones Kuat Galaxy-15
Velocidad máxima: 1.200 G
Velocidad hiperespacial: Triple Taim clase 2
Velocidad atmosférica: 800 km/h
Dotación: 490 tripulantes y oficiales,
Dotación médica: 80 médicos y 30 droides médicos
Pacientes: 745
Capacidad de carga: 6.000 toneladas
Proyector tractor: 2 Phylon Q-7
Armamento:
            - 6 turbolasers Taim & Bak xI7
            - 8 cañones iones RH8 de Borstel Defensa Galáctica
Defensas:
            - Casco de aleación de titanium reforzado
            - Proyectores de escudos Delphus JC-671 mejorado
            - Sistema de escudos Serridge SEAL
Cazas: Ninguno
Vehículos auxiliares:
Aparición: Star Wars capítulo V: El Imperio contraataca; Star Wars capítulo VI: El retorno de Jedi.



Notas de producción:
La fragata médica es un icono en lo que se refiere a los aficionados a la ciencia-ficción y yo no soy una excepción. Su aparición al final del El Imperio contraataca es casi mística: al ver que la Rebelión tiene sus propias naves para luchar contra Darth Vader, sabes que la historia no ha terminado.

(1) Siempre me ha parecido algo exagerado la cantidad de tripulantes que tienen las naves de Star Wars y la cantidad de personal a bordo de la Redención es un claro ejemplo de ello. Según la información está compuesta por: 77 oficiales y 773 tripulantes, así como 66 artilleros y un grupo de 75 soldados. Que sigue siendo la misma dotación de una Nebulon-B no modificada. Teniendo en cuenta que la fragata médica ya no cuenta con sus cazas (y por tanto con su equipo de mantenimiento) y no tiene tanto armamento defensivo, he recortado su dotación para equipararla a la capacidad de llevar a 745 pacientes, a los 80 médicos (y supongo que también enfermeras), los 30 droides médicos y toda la maquinaria clínica para atender a los heridos.


(2) Las imágenes del corte transversal han sido extraídas del libro ‘Star Wars Complete vehicules’ en SU tercera edición que ha caído en mis manos. En este caso la distribución interna da la impresión de ser una nave mucho más grandes de lo que aparente vista en pantalla, dando unas dimensiones de unas 50 cubiertas en la parte frontal. En la guía ‘Star Wars Technical journal’ editada por la revista Starlog en 1994, que contaba con un esquema de la Nebulon-B se mostraba la nave con unas 40 cubiertas, el mismo número que en los planos pertenecientes al Juego de rol de West end games. Pero teniendo en cuenta que en El Imperio contraataca se muestra claramente que la ventana de la sala de cirugía ocupa toda la cubierta, extrapolando de los planos aparece una cifra de 28 cubiertas.
Ll. C. H.

Links:

jueves, 24 de octubre de 2013

Paseando por la Enterprise



Tras la sequía, una larga travesía del desierto, de publicaciones de Star Trek en castellano, estos últimos meses se han lanzado varios títulos en nuestro país de esta saga televisivo-cinéfila.

El primero en hacerlo en abril de 2013, fue ‘Star Trek. La nueva generación. A bordo del USS Enterprise’ a manos de la Editorial Grijalbo. Un libro rubricado por el matrimonio de Denise y Michael Okuda, responsables de la ‘Star Trek. Chronology’, ‘Star Trek. Encyclopedia’ y el último también co-autor de ‘Star Trek The Next Generation. Technical manual’, por lo que estamos hablando de dos responsables de la escenografía de la serie y con un profundo conocimiento del universo de Star Trek (que por otro lado ellos han creado).

El libro nos trasporta a bordo de la USS Enterprise-D, mostrándola con alzados de gran tamaño en desplegables y cada una de las estancias, con explicaciones de funciones de cada uno de los elementos, acompañados de fotografías de los protagonistas de la serie y momentos importantes de esta.

Pero lo interesante del libro es el DVD que le acompaña, en el que podemos ver una espectacular recreación en 3D de algunas de las estancias de la nave:

El puente
La enfermería
La sala del transportador
Los pasillos
Ingeniería
Y la bodega de carga

En una visión en 360º nos permite observar a derecha e izquierda, arriba y abajo desde varias posiciones de cada una de estas estancias. Estas imágenes hay sido creadas por Somchith Vongprachanh & Tobias Richter, este último responsable de http://www.thelightworks.com/ un estudio que se dedica a crear imágenes digitales de gran calidad y que empezó como aficionado a Star Trek, haciéndose en hueco entre los creadores oficiales de merchandising de la saga, que incluye varias imágenes en las calendarios de naves.

La presentación es impresionante: edición en cartoné, un papel de calidad en sus 48 páginas, toda una apuesta para la editorial Grijalbo.



Aproximación personal.
El libro es interesante, pero tiene el problema de no profundizar en los datos más básicos, que hará las delicias de los aficionados, pero que también quedará corto.

Por otro lado la recreación interna de la Enteprise-D es espectacular en sus detalles, pero me faltan estancias ya vistas en la serie y algo más de información. El medio usado, un DVD proporciona espacio suficiente para ampliar datos, permitir más opciones que no solo ver alrededor de una habitación. Falta un poco de interactuación por parte del usuario/lector, no nos permite manipular nuestro entorno, no ofrece información de lo que vemos, nos quedamos como meros espectadores de lo que hay a nuestro alrededor. Y eso es una lástima, porque los imágenes de creadas por Tobias Richter son realmente impresionantes.

Ll. C. H.

viernes, 11 de octubre de 2013

El tamaño sí importa




Dentro de los universos o sagas de ciencia-ficción suelen existir muchos elementos fantásticos que conforman las características de ese lugar imaginario. Pero dentro de esos elementos fantásticos creo, y esta es una opinión personal, que cuanta mayor coherencia y realismo exista, más interesante y atrayente pueden resultar ese mundos ficticios. Obviamente sin olvidar la inherente coherencia interna en toda historia.

Puede que el relato sea de ciencia-ficción o una space-opera, pero sí los elementos que aparezcan en este son creíbles (dentro de los elementos fantásticos que narre la historia), hacen que la trama sea plausible e incluso puede hacer que esos elementos fantásticos tomen mayor interés. Un ejemplo de ello podríamos tenerlo en ‘Canción de fuego y hielo’, donde George R. R. Martin juego con mundo: Poniente y el resto de continentes, muy realistas, donde las relaciones políticas y comerciales son totalmente creíbles, así como las relaciones humanas, pero que está plagado de elementos fantásticos: arcianos, dragones, lobos uargos o magia, encajando perfectamente en su magistral puzle literario.

Y dentro de los elementos que podemos encontrar en las historias de ciencia-ficción son las naves espaciales. Su aspecto, tamaño o equipamiento empleado en ellas pueden dar una idea del nivel tecnológico o el estatus de evolución de las sociedades o culturas a las que pertenezcan. Pero en pocas ocasiones los datos o características de las naves se mencionan en los diálogos o aparecen en pantalla, por lo que la responsabilidad de ofrecer los datos recae en los desarrolladores de juegos o libros técnicos y no en la imaginación de quien creó dicho universo.

En Star Trek esta parte del universo la desarrolla el propio equipo de producción como ya he mencionado en este blog. En Star Wars hay varios libros específicos de naves, pero el primero en el que pude ver este tipo de información técnica y la historia del desarrollo de sus naves, fue en el juego de rol de West & Games, publicado en España por Joc Internacional. En este universo parece que las naves cuanto más grandes y devastadoras, mejor. Empezando por el Superdestructor aparecido en ‘Star Wars V: El Imperio contraataca’, hasta el pesado acorazado espacial clase Eclipse de la serie de cómics ‘Dark Empire’. O el acorazado clase Assertor diseñado por el fan Ansel Hsiao y que apareció en el libro ‘The Essential guide to warfare’ haciéndolo parte del canon de Star Wars. En otros universos la información es más misteriosa: posiblemente originaria de los propios fans y en algunos otros simplemente es inexistente.


No siempre los datos que existen nos pueden parecer realistas, pero hay ocasiones en las que la intención es lo que cuenta. Ya que en muchas otras veces los autores o guionistas este realismo no les parece interesante y supeditan su mundo a su fantástica imaginación o al dramatismo de la historia. Pero creo que no usar o simplemente saltarse las bases de ese mundo creado, es un error de coherencia y al final impide que este se desarrolle de una manera menos efectiva.

Personalmente buscar esta coherencia me resulta todo un ejercicio de inventiva, como creo que ha ocurrido en algunos de las fichas de este blog y en las del libro ‘Star Trek. Guía de naves estelares’, pero también es parte precisamente de la diversión de escribir los textos.

Ll. C. H.

Notas de producción:
Quisiera agradecer a Rafita Oscurevamp y a Josep Ciurana Sauri que me enviaran las imágenes que acompañan este pequeña entrada y que me han servido de excusa para escribirla.