miércoles, 26 de junio de 2013

Tipo Raven



Las pequeñas naves de tipo Raven (1) han sido construidas por la División Skywalker de Marin County Starfleet Yards (2), para el mercado civil, como un transporte multipropósito de medio y largo alcance.

 
Diseño:
La expansión de la Federación, con la incorporación de un mayor número de planetas y la creación de nuevas colonias, genera la necesidad de una importante flota de transporte, ya sea de pasajeros o mercancías, que pueda alcanzar destinos cada vez más alejados. De esa manera Marin County Starfleet Yards inició el desarrollo de una nave tamaño medio que pudiera satisfacer esa demanda.

Se pensó en un casco sencillo, que posteriormente inspiraría a las runabout, como la clase Danube, cuyo interior fuera fácil de customizar y modular. De esa manera se instalaron los sistemas de impulso en los pilones que unían el casco con las barquillas de curvatura. Mientras que el reactor principal se ubicó en el centro de la estructura, para poder colocar a su alrededor y en paralelo al casco exterior un espacio adaptable, desde cabinas para la tripulación laboratorios o almacenes, dependiendo del uso final de la nave. Otras características básicas fueron proporcionar la capacidad de aterrizaje planetario, así como la instalación de un pequeño hangar posterior que albergaba una lanzadera. Los modelos civiles no contaban con defensas agresivas, aunque el sistema básico de distribución de energía sí era capaz de instalar cuatro phaser de tipo VI colimado.
 
De esa manera del tablero de diseño surgieron varias configuraciones básicas. La nave de transporte de pasajeros, otra de carga, una especializada en colonización, una nave científica y una nave médica de despliegue rápido.


Variantes
De las diferentes versiones diseñadas, el modelo científico fue el vehículo más complejo y completo de todas. Contaba con los adelantos técnicos más avanzados, sobre todo en su sistema computerizado. Era un procesador M-12 Isolinear III diseñado para los análisis científicos y con gran capacidad de memoria para la base de datos. Y como estas naves podían ser asignadas a científicos inexpertos en el manejo de la nave, se configuró para que pudiera ser pilotada por tripulación mínima. En su máxima expresión podía ser incluso pilotada por dos personas sin formación técnica (3). Para hacer el manejo más sencillo se diseñó un LCARS más sencillo e intuitivo, que en muchos aspectos estaba más avanzado que el estándar con el que se equipaba a las naves de la Flota Estelar y que sirvió de test para su ulterior desarrollo (4). En posteriores actualizaciones se ha modernizado el ordenador a un procesador M-15 Isolinear III, así como los sistemas ODN y se espera que se instalen pack bioneurales. También se ha añadido una holocubierta para simulaciones, que en los modelos originales no tenía. Contaba con una enfermería y los laboratorios podían ser adaptados a las especificaciones de cada misión.
 
Se diseñaron paquetes de sensores para que pudieran ser reemplazables dependiendo de la función específica. Y esta variante contaba con un lanzador de sondas Mk 43 situado en la parte frontal de la cubierta 4. El equipamiento estándar era dos ejemplares de Clase II, aunque se podía preparar uno de los laboratorios para el ensamblaje de más sondas si fuera necesario para su lanzamiento. No estaba diseñado para ser un arma ofensiva, pero también podía ser usado para lanzar torpedos de fotones, aunque el guiado, al carecer de adecuados sensores de tiro, no era muy preciso.

La tripulación estaba pensada por estar formada por 2 o 3 técnicos, que eran los responsables del manejo de la nave, tanto el pilotaje como los sistemas de ingeniería. Mientras que la dotación científica podía ser variable, adaptando las cabinas para su uso doble, llegando a caber más de una docena.

La configuración de este modelo fue usado, con algunos cambios en su equipamiento de sensores, como nave médica de despliegue rápido. Esta ambulancia espacial contaba con varios quirófanos, salas específicas, laboratorios específicos y espacio para 100 hospitalizados. Su tripulación era de 3 técnicos y 12 médicos y enfermeras, uno de los cuales era además el capitán de la nave. Con la instalación de los pack bioneurales se podría activar el programa Médico de Emergencia Holográfico.

El transporte de pasajeros no contaba con sofisticados sensores ni equipos, incluyendo la instalación de un ordenador más sencillo que solo ocupaba una cubierta, adaptando la mayor parte de su interior a cabinas privadas. La tripulación, incluyendo al capitán, estaba formada por 4 miembros y podían llevar hasta 50 pasajeros en camarotes dobles e individuales. En algunos ejemplares dedicados a viajes de lujo o cruceros de recreo se instaló una holosuit civil para hacer los viajes más distraídos. El hangar también era opcional, aunque muchas de estas naves lo mantuvieron.


En la configuración del transporte de mercancías se mantuvo la tripulación de 3 miembros, incluyendo el capitán, eliminando el resto de habitaciones y sistemas superfluos, retrasando hacia popa el reactor principal para instalar una gran estancia en la cubierta 3 y 4 como bodega de carga. Así como se instalaron dos transportadores no orgánicos adicionales.

La nave de colonización era una mezcla entre el transporte de carga y el de pasajeros, aproximadamente repartiendo el espacio en un 50% para cada cometido.

Durante el desarrollo de esta nave la Flota Estelar vio la posibilidad de poder retirar del servicio las veteranas clases Sydney y Oberth como naves de transporte y científicas, respectivamente. Pero el diseño resultante fue en ambos casos insuficiente por el espacio disponible para pasajeros y equipos de sensores que tenían ambas naves. Finalmente se adquirieron unas pocas unidades para sustituir a las Sydney, aunque debido al diferente tamaño, la Flota decidió a convertir otros modelos de naves más grandes para funciones de transportes. Así como algunas Oberth más antiguas, aunque solo para misiones de corto alcance y poca importancia, normalmente cerca de las bases y dentro de territorio propio. Aunque sí se adquirieron numerosos modelos médicos para el Departamento Médico de la Flota, así como para el Consejo Médico de la Federación.


Nave perdida:
Tras el regreso de la USS Voyager del cuadrante Delta se supo que una de estas naves, la SS Raven NAR-32450 (5), que había desaparecido en el 2354, había terminado entre aquellas lejanas estrellas. Entregada al matrimonio de científicos Hansen, en la fecha estelar 32611.4 tras la aprobación del Consejo Exobiológico de la Federación, habían partido del puesto avanzado Drexler para investigar los rumores de la existencia de una raza cibernética que rondaba por los cuadrantes inexplorados del cuadrante Alpha. Sin presentar un plan de vuelo, los Hansen pusieron curso 234 marca 74, según los registros de Deep Space 4. La nave estaba preparada para la tripulación mínima, a la que se habían añadido reservas de anti-materia y cristales de dilithio, para poder mantenerse autónomos como un gran número de tiempo. Ahora se conoce que la Raven desobedeció la orden directa de no cruzar la Zona Neutral siguiendo las lecturas y ecos de una posible nave de esta raza. Aunque su tenacidad tuvo sus frutos y tras ocho los Hansen localizaron un cubo borg, el cual al activar un conducto transcurvatura, los absorbió llevándolos al cuadrante Delta en la fecha estelar 32629.4.

Allí, y durante los siguientes 3 años, hasta el 2356, su curiosidad científica les hizo seguir investigando sobre el borg, desarrollando un escudo multi-adaptable que le hacía invisible ante la tecnología del colectivo. Aunque su osadía les costó caro cuando una tormenta de iones dañó el dispositivo, siendo detectados y perseguidos hasta que fueron finalmente asimilados, junto a su propia nave. La Voyager la encontró sus restos en la superficie de un mundo B’omar, en el 2374.

 
Tipo: Nave científica
Comisionada: 2340-2350
Desarrollo: Marin County Starfleet Yards, la Tierra
Producción: 487 (perdidas 54)
Desplazamiento: 5.300 toneladas métricas
Tripulación: 2 a 14 (según configuración)
Máxima en evacuación: 140
Dimensiones:
            Longitud: 90 metros
            Envergadura: 35 metros
            Altura: 16 metros
            Cubiertas: 5 (1 semi-cubierta)
Planta de energía:
            Curvatura: un reactor principal M/AM alimentando 2 barquillas de curvatura LF-32
            Motores de impulso: 2 unidades subatómicas
Capacidad de Curvatura:
            Velocidad de crucero: factor 5
            Máxima velocidad de crucero: factor 5.5
            Máxima de emergencia: factor 6 por 12 horas
Armamento:
            4 emisores phasers tipo VI colimado (según configuración)
            Lanzador de sondas Mk43 frontal
Sistema Defensivo:
            Sistema de escudos deflectores
            Casco estándar de duranium/tritanium
            Sistema estándar de campos de fuerza estructurales
Computadora principal: Procesador M-12 Isoliear III (original)
Vida útil estimada: 60
Mantenimiento:
            Autonomía: 2 año
            Estándar: 10 años
            Actualización en astillero: 30 años
Vehículos embarcados:
            Un hangar con la capacidad para una lanzadera media Tipo-6
Naves: SS Raven NAR-32450


Notas de producción:
La Raven me parece un modelo muy interesante por dos motivos: primero su aspecto poco agresivo y alejado de la Flota Estelar con su característico casco en forma de plato. Y por otro su afiliación como nave civil, lo que permite adaptarla a otros perfiles que no solo sean los científicos. Desgraciadamente en el momento en que pareció esta nave la información adicional había prácticamente desaparecido, por lo que no conocemos ni el nombre de su clase, ni apenas nada más. La nave, dañada y estrellada en un planeta, apareció en The Raven (VOY, 4.06) volviendo a verse en los flashbacks en Dark Frontier (VOY, 5x15/16). En el perfil de Annika Hansen, más conocida como Seven of Nine, aparecido en The gift (VOY, 4.02) la nave se llamaba Jefferies.

(1) En el juego de rol de Decipher de 2003 esta clase la denominan Aerie, como nave de investigación (surveyor) mientas que en el juego ST: Armada II la clasifican como nave colonial.
(2) La idea de que fueran desarrolladas por Marin County Starfleet Yards recae en que al igual que la clase Olympic, las Raven tienen una consola circular en el puente. Este dato puede parecer superfluo, pero da un toque de coherencia y continuidad.
(3) En el diario de Magnus Hansen leído en Dark Frontier (VOY, 5x15/16) este indica que a bordo de la nave solo hay tres personas: su esposa Erin, su hija Annika y él mismo. Personalmente se me hace raro que una nave pueda ser pilotada por dos exobiólogos por sí solos sin ningún técnico para llevar ingeniería, por ejemplo, pero eso es lo que  de manera que diseñamos un ordenador capaz de hacer el trabajo de estos.
(4) Los LCARS no coinciden con la época de la partida de la Raven en el 2354. Tendrían que haber sido más parecidos a los de las películas, ya que la nave se construyó contemporánea a la Enterprise-C destruida en el 2344. O si hubiera sido actualizado, serían entonces contemporáneos de la Enterprise-D de la TNG botada en el 2363, peros u configuración en la misma que la USS Voyager o la USS Equinox, ambas naves activas en el 2370. Y es una lástimas ya que este tipo de detalles suelen cuidarse mucho mejor en la serie.
(5) En The Raven (VOY, 4.06) se indica que la nave tiene prefijo SS Raven, mientras que en los diarios que se ven en Dark Frontier (VOY, 5x15/16) se aprecia USS Raven. Pero como su matrícula es civil, realmente su prefijo ha de ser «SS».

He usado las especificaciones que aparecen en Daystrom Institute Tecjnical Library. Donde el tamaño de la nave fue calculado basándose en la escotilla que aparece en The Raven (VOY, 4.06).

LL. C. H.

Links de interés:
Daystrom Institute Tecjnical Library

viernes, 21 de junio de 2013

Remasterizaciones



La crisis económica que estamos padeciendo todos, ha hecho que los grandes estudios modifiquen sus presupuestos y que los aficionados padezcamos los recortes. Un ejemplo de ellos es la serie de Galactica Blood & Crome, que se creó como un webserie. Otras como Stargate Universe se canceló por su bajo resultado de audiencia, aparcándose las películas planeadas de SG-1 y Atlantis. Con el rodaje de las películas de J.J. Abrams se ha quedado en standbay otra posible serie de televisión. Parece que la única que no nota la crisis es Star Wars, que ha anunciado nuevas películas y nuevas series (animadas como Star Wars: Rebelion) tras la compra de la Disney. Y por tanto, a tiempos de crisis, imaginación. Y si esta es muy cara, se rescata del cajón lo ya rodado y tras sacarle brillo se comercializa, que es barato y rentable. Así que se sacaron de la manga las remasterizaciones.


Star Wars:
La primera (mucho antes incluso de la crisis) fue Star Wars, que de la mano de George Lukas, tuvo un lavado de cara y sobre todo se incorporaron modificaciones a las escenas eliminadas. De esa manera se pudo ver una escena del ‘Episodio IV: Una nueva esperanza’ con Jaba. Pero como este personaje en 1979 era humano, el resultado fue sobreponer la imagen digital del hutt sobre el actor humano. La escena es bastante cutre, todo hay que decir, más que nada, porque el Jaba que todos vimos en el ‘Episodio VI: El retorno del Jedi’ era mucho más grande el que aparece en la remasterización. Será que los hutt se encojen y se engordan a voluntad, alergia o cualquier otra excusa. Además en la escena de la cantina de Mos Eisley, se creó un disparo hecho por Greedo antes de que Han Solo abriera fuego, cuando en la versión original el contrabandista le mataba sin provocación alguna. Junto a estos cambios se centraron en hacer de Mos Eisley una ciudad más grande y bulliciosa, con más naves, droides, aliens y criaturas. Personalmente me pareció interesante la aparición de la lanzadera Centinel en el desierto.

En ‘Star Wars V: El Imperio contraataca’ la Ciudad de las Nubes de Bespin se le añadieron ventanas y escenas exteriores, que daba la sensación de amplitud y grandeza. En ‘Star Wars VI: El retorno de Jedi’ se insertó la celebración de la muerte de Palpatine en Coruscant, Bespin o Mos Eisley, de manera que daba a aquel acontecimiento una visión más global. Pero para mí faltó algún retoque en la batalla espacial de Endor (posiblemente una de las mejores jamás rodadas), como añadir algún caza Ala-B en combate (eliminados en el original por que no se veían bien), más cazas y naves rebeldes y sobre todo eliminar los cargueros Gallofree (que no sé qué pintan en el ataque de la Estrella de la Muerte o por lo menos en la primea línea de fuego, como se aprecia perfectamente en pantalla si apenas están armados).

Y como esto era demasiado poco, ahora sacará todas las películas de 3D… y es que Lukas es el único ser capaz de venderte el mismo producto 5 u 8 veces diferentes.


Star Trek:
En 2001 se remasterizaron las películas empezando lógicamente por ST: The motion Picture en una edición del director, digitalizándose la imágenes y pasándolas a calidad HD. Se mejoraron algunas escenas, añadiendo decorados o mejorando la perspectiva de V’Ger. En el resto de películas no se hizo cambio alguno.

En 2006 le tocó a la serie original. Confieso que el resultado me gustó. No se tocó nada del metraje original, salvo el parpadeo de gorn en Arena (ST, 1.19), tan solo se cambiaron las escenas de efectos especiales, sobre todo de los exteriores de las naves y planetas. En ese sentido hay que destacar algunos de estos cambios, como la SS Aurora del capítulo The way to Eden (ST, 3.20), que dejó de ser una reutilización del modelo de la nave tholiana, por otra nave genuina de la Federación. Pudimos ver la nave medusiana en Is there in truth no beauty? (ST, 3x.07) y se cambiaron las escenas, siempre respetando el ángulo original, de la USS Contellation de The doomsday machine (ST, 2.06), así como de la misma Máquina del Juicio Final. El resultado en este capítulo es magnífico, viendo con claridad los daños infligidos a la nave de la clase Constitution y el cambio en la máquina del juicio final. Los cambios en ese aspecto son múltiples y el resultado notablemente interesante.

El pe-último en apuntarse a la moda de la remasterización es Star Trek: The Next Generation, que ya ha comercializado varias temporadas de la su remasterización. La edición ha sido supervisada por el matrimonio Okuda, lo que significa que el producto ha sido hecho por gente que ama la serie y el universo trek. El resultado de las primeras temporadas es encontrar un limpiado de cara importante, incluyendo los efectos especiales, pero de manera inalterada al original. Las naves son las mismas (cosa que no siempre ocurría en la clásica, que pudimos ver algunos modelos nuevos, como ya hemos indicado), aunque podemos verlas mucho mejor, con más detalles y claridad como como el marauder ferengi en The last outpost (LNG, 1.05) o The battle (LNG, 1.09) o la nave tarellian de Haven, (LNG 1.11).

El único cambio notable es la recuperación de escenas eliminadas del metraje original en los capítulos: The measure of a man (LNG, 2.09), Evolution (LNG 3.01) o The wounded (LNG, 4.12). De todos los extras el único que me ha parecido realmente interesante eran precisamente las escenas suprimidas, ya que muchas veces no se podía encontrar explicación lógica por el que había sido cortada del metraje original (en una serie, con un tiempo limitado, eso ya es más fácil de deducir). En muchas ocasiones aportan información importante para un personal o incluso para la trama.



Conclusión:
El tema de la remasterizaciones es altamente delicado. ¿Es lícito cambiar el aspecto de la película o capítulo? Si se ha quedado obsoleta por su antigüedad, obviamente en la parte visual, o se puede mejorar notablemente la calidad al digitalizar la imagen y hacerla más nítida y clara, junto a un mejor sonido, creo que es aceptable optimizar ese producto.

Y si durante esa remasterización se pueden actualizar los efectos especiales, incluso añadir algún elemento nuevo (siempre que no altere el argumento o el sentido de la historia) es una oportunidad única para ampliar el universo o subsanar errores, inconsistencia o recursos limitados que salpican estas producciones. Los mejores ejemplos son las remasterizaciones de Star Wars (excluyendo tal vez la escena de Han Solo y Geedo) y Star Trek la serie clásica. Si solo se limita a limpiar la imagen, como parece que está ocurriendo en The Next Generation, creo que se pierde una ocasión para rematar la serie.

Algunos cambio que creo que se podrían haber hecho es el cambio de la Base Estelar 173 que aparecen en The measure of a man (LNG, 2.09), que no es más que la reutilización de la estación de los Astilleros de San Francisco aparecidos en ST: The motion Picture y reusada, a su vez, para ST II: The wrath of Khan, como el puesto científico de Regula I, pero agrandada como por arte de magia. Es curioso que sí cambiaran el aspecto de la Base Estelar 6 en The ultimate computer (ST, 2.24). Otros cambios que hubieran tenido que hacerse (y que por ahora no han sucedido) son algunas naves alienígenas repetidas en exceso: como el Batris de Heart of Glory (LNG, 1.20) usada, con algunas modificaciones en Symbiosis (LNG, 1.22), The outrageous Okona (LNG, 2.04) y hasta en 15 capítulos más de todas las series y épocas. Es curioso que esto no esté ocurriendo en la remasterización de La Nueva Generación y sí en la de la clásica y es una auténtica lástima, que deleitaría a más de un aficionado. Alguna sugerencia que haría sería el cambio del modelo del USS Pegasus de The Pegasus (LNG, 7.12) de la clase Oberth a un modelo de 4 barquillas de curvatura, como se apreció en los gráficos de ingeniería.  Pondría más naves en la flota de Redemption II (LNG, 5.01), un diseño diferente a las naves klingon de la clase K’Vort en The defector (LNG, 3.10) o sustituir el modelo Excelsior del USS Crazy Horse en The Pegasus (LNG, 7.12) también por el de la clase Cheyenne, como indicaba la ST Enciclopedia tras su mención en Descent (LNG, 6.26).

sábado, 15 de junio de 2013

Caza Ala-B



Un solo Ala-B tiene la potencia de fuego equivale a una corveta espacial, por lo que su aparición no suele ser un buen augurio para sus enemigos.


Desarrollo:
Su diseño y construcción se remonta a los oscuros años de gobierno del Emperador Palpatine, cuando la incipiente Alianza Rebelde luchaba en inferioridad de medios contra el aplastante poder del Imperio Galáctico. Por aquel entonces las distintas células de resistencia poco a poco habían ido organizándose y recabando apoyo, haciéndose cada vez más fuerzas y coordinadas alrededor de algunos pocos líderes. Uno de estos fue el experimentado calamariano Ackbar, que tras ser liberado de su cautiverio como esclavo del Moff Tarkin, empezó a trabajar en el diseño de un nuevo caza de asalto capaz de enfrentarse y doblegar la poderosa maquinaria Imperial.

Los trabajos empezaron antes de la batalla de Yavin, junto a los hábiles ingenieros verpines de la compañía Slayn & Korpil instalados en el cinturón de asteroides Roche, dentro del Proyecto Shantipole. Entre otros diseños empezaron a trabajar en el desarrollo de una plataforma de combate pasada capaz de enfrentarse contra adversarios muchos mayores, para poder incrementar así el poder ofensivo de la Rebelión sin tener que recurrir a naves de grandes dimensiones y por tanto menos flexibles, caras de mantener y difíciles de obtener en aquel tiempo.

La cápsula de pilotaje se encuentra en el extremo de la nave, unida por un estrecho cuello al motor principal, de donde se alarga una estrecha vela, en cuyo inicio se nacen dos alas secundarias en forma de cruz, que durante el vuelo permanecen plegadas, desplegándose para el combate. En las puntas de estas se encuentra lo que solo se puede considerar un armamento aterrador: una batería triple de cañones iónicos medios, un cañón blaster pesado, un cañón auto-plaster doble y dos lanzadores e torpedos de protones con ocho proyectiles. Pero para aumentar el daño causado se ideó un sistema servo-giroscópico que hace que las alas roten 360 grados alrededor de la cabina de pilotaje, convirtiendo a esta en el centro de la nave. De manera que los diferentes puntos de fuego disparan a lo largo de la circunferencia que proyectaban al girar denominado “barrido”, logrando un devastador daño sobre el objetivo al lograr múltiples impactos en una misma zona muy cercana. Como es de suponer, este mecanismo de rotación es una pesadillo para su mantenimiento, al sufrir tremendas tensiones durante su uso, llegando a fallas si no se les realiza un cuidado seguimiento por parte de los mecánicos de la Alianza. En el caso de fallo el ala puede permanecer inmóvil, lo que minimiza notablemente su efecto ofensivo en el ataque.

Para poder alimentan tal ingente energía, se equipó con un reactor Quadrex Kyromaster que además alimentaba las cuatro motores sub-lumínicos, las armas y a las pantalla deflectoras del caza. Para aumentar su refrigeración se instalaron cuatro válvulas a cada lado de la placa de escisión, que disipan la energía y el calor del escape, aun así la firma infrarroja del caza es fácilmente detectable. En modelos posteriores se sustituyó por cuatro reactores de fusión JZ-4 de Slayn & Korpil, que aumentaba la fiabilidad al crear un sistema de impulsión redundante. El Ala-B cuenta con un solo computador de tiro, que utiliza un láser para fijar el objetivo y el vector, momento en que se dispara el resto del armamento de inmediato, lo que aumenta las posibilidades de alcanzar el blanco al primer disparo. Aunque por desgracia advierte el vector de aproximación del caza a su objetivo, por lo que muchos pilotos lo han retirado, usando el poco ortodoxo control manual. En la cabina también se sitúa el sistema de soporte vital y aunque está diseñada para un solo piloto, se puede adaptar para un pasajero, aunque a costa de reducir su autonomía a la mitad.
 

Historia:
La doctrina por la que el Ala-B fue creado era la de “negación del espacio” al Imperio: haciéndole insegura su presencia fuera de sus zonas de protección y obligarle a desplegar sus fuerzas de manera extensa y por tanto debilitarles, permitiendo la consolidación de las diferentes células rebeldes por toda la galaxia. Este caza, con su poder ofensivo demostraba a la Marina Imperial que ahora tenían un adversario al que debían de, no solo tener en cuanta, sino también temer. Por esa razón su perfil operativo fue mayoritariamente de ataque: su presencia imponía respeto y era un aliciente para disuadir a muchos adversarios de enfrentarse a la fuerzas de la Alianza Rebelde y posteriormente de la Nueva República.

A pesar de la propaganda, el Ala-B no era tan flexible como los otros cazas. Tras las primeras batallas, el terror que infundían fue disminuyendo, sobre todo tras el desastroso ataque al Cinturón de Fara, donde se demostró que estos cazas tenían fallos explorables (1). Debido a su baja velocidad sub-lumínica y su poca maniobrabilidad cuando el objetivo se conocía que estaba custodiado por un importante número de cazas TIE, era aconsejable una escolta de otros modelos más rápidos y maniobrables como los pequeños Ala-X o Ala-A. Aun así su presencia, sobre todo por su gran potencia de fuego, se impuso rápidamente allí donde aparecía. De esa manera el Imperio tuvo que iniciar una serie de contramedidas dentro de su estrategia y despliegue a lo largo de todo su territorio para contrarrestar la cada vez mayor presencia de los cazas de la Alianza Rebelde. El mayor de estos cambios fue el desarrollo de naves capaces de enfrentarse a esta nueva amenaza, como la fragata de escolta de clase Nebulón-B EF76 o Lancero diseñadas para proteger sus convoyes y repeler a cada vez mayor y mejor fuerza de cazas rebeldes.

El primer escuadrón que usó los nuevos Ala-B fue el Escuadrón Daga, siendo los siguientes escuadrones equipados con este modelo fueron el Azul, Lanza, Nova y Viento Solar. A pesar de su limitado número de ejemplares fue desplegado en la batalla de Endor, donde logró la destrucción de un destructor de la clase Imperial II y estuvo presente en el contingente desplegado en Bakura poco después. Así como en la liberación de Coruscant, en las batallas de Almania y Adumar, así como en la defensa de Mon Calamari o la lucha contra los Yuuzhan Vong, entre otros muchos combates (2).


· Nombre: Ala-B
· Tipo: Caza pesado de asalto
· Constructor: Slayn & Korpil
· Afiliación: Alianza Rebelde; Nueva República
· Altura: 16,9 metros
Anchura: 11,3 metros
Longitud: 6,5 metros
· Cubiertas: 1
· Planta motriz: 1 motor Kyromaster Quadex (3)
· Hiperpropulsión: Clase 2
· Aceleración máxima: 2,390 G
· Velocidad atmosférica: 950 km/h
· Autonomía: 1 semana
· Tripulación: 1 (piloto)
· Capacidad de carga: 45 kilos
Armamento:
                - 3 cañones de iones AeMek SW-7
                - 1 cañón láser pesado Gyrhil R-9X
                - 1 auto-blaster gemelo Gyrhil 72
                - 2 lanzadores de torpedos de protones Krupx MG9
                - 8 torpedos de protones
Defensas:
                - Generador de escudo Zr-41 Sirplex
                - Casco de duracero reforzado
Aparición: Star Wars. Episodio VI. El retorno del Jedi.

 Ll. C. H.

Notas de producción:
                Es difícil poder añadir algo nuevo al extenso universo de Star Wars, ya que existe una ingente cantidad de información gracias a su universo expandido y los datos sobre las naves no son una excepción. Así que he decidido mostrar en el blog aquellas naves que más me gusten. Los textos, aunque apoyados en la información disponible intentaré que sea lo más original posible, usando los datos más coherentes, así como mi propia lógica y conocimiento. Ta vez de esta manera se cambie un poco la información oficial, pero también es parte de mi visión del universo de Star Wars.

                Y la primera nave en aparecer es el caza Ala-B, para mí: el mejor caza de toda la saga. Fueron diseñados para aparecen en el ‘Retorno del Jedi’ pero solo se puede ver durante la aproximarse a la Estrella de la Muerte II, ya que su delgada forma se confundía con el fondo estelar, lo que hizo que fueran suprimidos de la versión final. Y es una lástima que no pudiéramos verlos en  ninguna de las Ediciones Especiales, que tanto le gustan al señor Lucas.
                Los datos son un resumen de la información aparecida en el libro ‘La guía’ y (1)La Alianza Rebelde. La guía’ del juego de rol de West and Games, aparecida en castellano en 1990 & 1996 respectivamente. Aunque (3) las especificaciones corresponden al libro ‘Complete cross-sections(2) y su historial operativo de la Wikipedia.